Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 24 de febrero de 2008

LA SOPA CON HUESOS AJENOS





- El amor a primera vista es la màs perniciosamente engañosa de todas las emociones, debido a una primera impresión positiva uno luego olvida todas las otras-generalmente malas-que le siguen.
- El màximo desprecio se compone de la mera falta de aprecio.
- -El arrepentimiento puede adquirir una sonrisa fugaz pero nunca compra la absolución.
- Tus crisis pueden ser cìclicas pero mi perdòn no es una rueda.
- El rencor, como afrodisìaco, no funciona.
- -La esencia de la estupidez lleva como ingrediente principal la falta de consideración hacia los demàs.
- La misma piedra nos hace tropezar siempre porque nunca nos tomamos la molestia de eliminarla, solo la movemos de lugar.
- La ineficiencia siempre se verà recompensada con la continuidad, mientras que el eficiente por ser pensante es un peligro en potencia.
- Es màs fácil seguir pagando poco a un ineficiente que un poco màs por alguien que sepa hacer las cosas porque el segundo podrìa convertirse en jefe.
- Nunca le dijo si le gustaban las sopas o la direcciòn exacta de su casa, quizàs usando el “misterio” como señuelo. Pero ella mirò esta reticencia como síntomas agoreros, y mas bien se corriò.
- Si yo fuera solo para resolver emergencias serìa bombero. No soy sacaclavos asì que vaya a mearse bajo otro palo.
- -Querès ver a un hombre muerto de miedo? Miràlo evadir a una mujer que le quedò demasiado grande!
- El cobarde nunca da la cara, quizàs porque hace mucho tiempo la perdiò.
- Ay los aprovechados! Alà, o los iluminàs para que dejen de joder, o los eliminàs lo antes posible.
- Si hubiera un dios le pedirìa que se lleve a los mediocres del mundo…incluso estarìa dispuesta a ayudarle al dios con la faena, mandàndoselos yo de un bazucazo certero.
- Si acaso buscase un gigoló, señor, lo querrìa como un Luis XIV de quince años, desnudo sobre un lecho de seda, pensante como un Blaise Pascal, valiente como un Lautaro… y no como usted.
- El NO es permitido. Solo los pusilánimes no saben pronunciarlo!
- Es regla infalible que mientras màs se risotea en clase mientras el maestro da la lecciòn, màs se gimotearà durante el examen final.
- Yahvè no sabe contar chistes. Por eso a las mujeres nos hizo la mala broma de crear al hombre.
- La humanidad creò a dios para echarle el muerto de todas sus estupideces, por eso los creyentes son los màximos exponentes de la estupidez.
- Si cuando te veo esbozo una sonrisa no es esa mueca màs que el inicio de un aburrido bostezo.
- La màxima estupidez del macho es asumir que las hembras somos màs estùpidas que èl.
- Entre la sonrisa de saludo y la carcajada de burla solo media poca dentadura.
- Yo adoro a mis animales porque al dar la vuelta, nunca ninguno de ellos me ha hecho la guatusa(el finger gringo).
- La naturaleza le dio cojones a quien menos sabe usarlos: el hombre.
- No puedo esperar que usted lea entre lìneas si ni siquiera lee de corrido.
- Las làgrimas podràn ser el baño del alma, pero le dejan la cara a muchas peor que la de un payaso barato.
- La serpiente fue el primer master en mercadeo para promover el consumo de la manzana.
- Si leès la Biblia como ficciòn te divertiràs horrores, pero no olvidès que al igual que una novela, nada de lo leìdo es real.
- La mujer lloraba a mares porque el príncipe con quien se fue al lecho desde antes del coito se le convirtió en un asqueroso renacuajo que no paraba de croar.
- Hay quienes nacen decapitados y navegan asì por la vida pues nunca aprendieron a usar la cabeza.
- Desde que el dios echò del paraìso al hombre por gozar del sexo, todo hombre desea castigar a la mujer por el mismo motivo.
- El acta matrimonial es el documento de compra-venta mediante el cual el hombre hace pagar con esclavitud a la hembra por haberle pagado con su apellido.
- Al casarse dos personas se convierten en cuatro: dos esclavos y dos amos, todos infelices.
- Los hombres deberìan venir en un sobre y como las jeringas ser descartables después del debido uso.
- Si la vida se rìe de vos, tiràtele un pedo en la cara.
- La mitad del planeta està poblado por humanos; por eso los animales viven tan atribulados.
- Uno se casa para ser feliz, e inmediatamente procede a aguarle la fiesta a la pareja.
- Los antojos son las nostalgias del estòmago.
- Por irse viendo embelesados el uno al otro al caminar se fueron en un hoyo.
- El peor analfabestia es aquel que cuando ya tiene el diploma en mano, cree que ya tiene todo aprendido.
- El hastìo es la correcciòn que la maestra vida le pasa al examen de nuestra experiencia para confirmarnos cuànto nos equivocamos!
- Si los hombres trajeran grabadora incorporada en su organismo, no correrìan largo antes de pedir su extirpación para evitar oìrse sus disparates.

martes, 12 de febrero de 2008

El papi involuntario del croissant


El buen Rey que salvo a Viena :Juan Sobieski
Cecilia Ruiz de Ríos

Entre los hombres más valientes, honestos, galantes e íntegros que se han ceñido una corona figura un barbudísimo polaco llamado Juan Sobiesky, quien en la sucesión de soberanos de Polonia figura como Juan III. Gracias a su rauda intervención a lomos de su aguerrido corcel Salvador en 1683 para salvar a los Habsburgos de Austria Europa es hoy mayormente cristiana y no musulmana.
Juan Sobiesky vino al mundo en medio de una tormenta en que poco faltó para que llovieran lagartos rosados un 17 de agosto de 1629 en el castillo familiar de Olesko, hijo de la matrona Teófila Janina y su esposo Jacobo Sobieski. Teófila era una mujer de armas tomar y patriota ardiente.Apenas dio sus primeros pasitos tambaleantes, Juan y su hermano mayor Marcos obtuvieron pequeñas versiones del curvo sable que portan los guerreros polacos. Su padre los entrenó en las lides de la lucha, y la madre de los muchachos tras llevarlos a misa les acompañaba a que oraran en las tumbas de sus ancestros guerreros en Zolkiew. A los 11 años, Juan y su hermano se fueron a cursar estudios a Cracovia. Juan se destacó como buen alumno, mientras que Marcos era apenas promedio.Tras completar sus estudios, en 1646 su padre los envió en una gira europea para adquirir conocimientos más mundanos. Hicieron buenas migas con la familia Estuardo que estaba exiliada en Francia.
En 1648 los cosacos hicieron una revuelta, obligando a Juan y Marcos a regresar a casa arriesgándose al cruzar las líneas cosacas. El padre de ambos, Jacobo, había muerto en las turbulencias y la madre instó a sus retoños a que cumplieran con su deber de defender la patria, advirtiéndoles que no tuvieran miedo en combate.Ambos chicos obedecieron a la autora de sus días y regresaron cubiertos de gloria. En 1651 Juan y Marcos regresarían al campo de batalla contra cosacos y tártaros, y Juan resultó herido en la Batalla de Beresteczko. Para su convalescencia, Juan fue llevado a Lvov, donde se enamoró de una bella lituana que le sirvió de enfermera. Lo malo era que la lituana ya estaba prometida al noble lituano Michael Pac, quien retó a duelo a Juan. Michael al fin se quedó con la dama, pero siempre guardó malos recuerdos del futuro rey de Polonia.
En 1652 Juan no pudo estar en la Batalla de Batoh contra los cosacos porque aún estaba convalesciente de sus heridas habidas en el duelo de amor. Para colmo, los polacos se vieron sopapeados en esta batalla, y Marcos Sobieski fue asesinado y decapitado en ella. Cuando la madre de Juan se enteró que Juan no solo no había estado en la batalla, sino que la cabeza de su otro hijo se había extraviado en mano de los cosacos, su ira contra Juan fue tan grande que tradó años en volverle a hablar.
En 1665, Juan por fin se casó por amor, ayudado por la orden de la reina de Polonia de lavar el buen nombre de su dama de honor. La monarca polaca había encontrado a Juan Sobieski y a la francesa María Casimira de la Grange d´Arquien, quien había nacido en Nevers en 1641 en tremendo arrumaco.Ma. Casimira al llegar al altar para darle el sí a Juan ya llegaba viuda de su primer marido, un noble polaco de modales patanes y bolo consuetudinario llamado Zamoyski. Antes de saborear las mieles con Juan, Ma. Casimira había aguantado por 7 años a su desastre de marido y le había parido 3 criaturas que murieron siendo bebés.Su único consuelo había sido escribir cartas secretas a Juan mientras su marido empinaba la botella o sus hijos morían prematuramente.
En abril de 1665 Juan fue nombrado Hetman(general al mando) de las fuerzas armadas polacas.Juan tenía 36 años y María Casimira apenas 24, y estaban destinados a ser obscenamente felices. Juan aún conservaba excelente figura, una dentadura pareja, unos ojos azules sonrientes y una erudición capaz de cautivar a cualquiera. Ella era bella, voluntariosa, y muy letrada.
En 1673 una maltrecha armada polaca de unos 30 mil caballeros se hincaron en la nieve para rezarle a la Virgen de Czestochowa y luego procedieron a vencer a un ejército turco de más de 70 mil hombres. Al regreso de la batalla, Juan pasó echándole un ojo a su adorada esposa, quien había estado enferma. Fue recibido en Polonia como héroe, sobre todo que había tráido 60 banderas turcas y un buen botín. El 21 de mayo de 1674 Juan fue coronado rey de Polonia obedeciendo a un unico código de caballería que permitía que cualquier noble caballero fuera ungido rey por sus méritos, no por derecho dinástico. Juan III de Polonia aún cosecharía más glorias, sobre todo en 1683 cuando a lomos de su adorado corcel Salvador y con 400 mil hombres bajo su mando, le sacaría las barbas del fuego a la dinastía de los Habsburgo en Viena al llegar justo a tiempo cuando los autríacos estaban a un pelito de rendirse ante los otomanos. Los turcos bajo el mando de Kara Mustafá había entrado a Europa por lo que hoy es Serbia, montando un sorpresivo sitio a la ciudad de Viena. Aunque Juan ya era un señorón de 54 años y respetable barriga, seguía siendo tan excelente guerrero como cuando joven y pronto le mostró a los turcos con cuántas papas se hace un guiso. El 11 de agosto de 1683 Juan derrotó a los turcos con la facilidad con que se bebía una buena copa de vino. La tierra quedó empapada con la sangre de los turcos.Unos 2 mil efectivos de Juan murieron, mientras que el conteo para los otomanos fue de más de 10 mil vidas perdidas. Los panaderos de Viena, burlándose de la media luna que es el símbolo del Islam, presentaron a las tropas de Juan los famosos croissants, o cachos de hojaldre, Y la leyenda reza que entre Juan y su caballo se comieron unas 10 sartenes de ellos.Juan como rey de Polonia fue conocido por sus patronatos de las artes, su apoyo a los artesanos y por ser un rey bromista y campechano al cual todo mundo tenía acceso. Sus cartas a la idolatrada María Casimira muestran un hombre dotado de gran sentido del humor, fina destreza poética y un estilo propio que lo hubiera llevado a ser gran escritor si el reinado le hubiera dejado más tiempo para escribir.Juan murió el 17 de junio de 1696 en el Palacio de Wilanow.Una súbita apoplejía lo atacó súbitamente tras haber ido a misa y aunque María Casimira mandó a llamar a un médico y un cura, Juan solo recobró el conocimiento para despedirse de su mujer y familia. Murió al atardecer. María Casimira quedó como cúcala desarbolada, quedando con el título de Duquesa de Jaroslav y dedicándose a viajar por Europa para vivir luego por unos años en Roma. En 1716 María Casimira moriría en Blois, Francia. Fue enterrada con honores dignos de su rango. Pero poco después en el monasterio de los capuchinos en Cracovia pasó algo raro: a medianoche un alto hombre de negro apareció y tocó al portón de los capuchinos. Nada dijo y solo dejó un ataúd negro. El ataúd fue llevado adentro y cuando los monjes lo abrieron, habían los restos de una vieja coronada y con un cetro en la mano. Dentro de la boca de la difunta estaba un medallón con el nombre María Casimira grabado. De esta forma, Juan y su adorada consorte pudieron juntarse tras la muerte. Fueron sepultados en tumbas conjuntas en el Castillo de Cracovia, y hasta hoy la tumba siempre está cubierta de flores frescas.

Augusto Nicolàs Calderòn Sandino



Sandino:Ni Cesar, Ni General, Ni Hombre Libre
Cecilia Ruiz de Ríos

Ni general, ni hombre libre, ni césar:Augusto Calderón Sandino.Nacido en Niquinohomo un 18 de mayo de 1895, era el producto de amores de conejo asustado del hacendado Gregorio Sandino con una empleada agrícola suya, Margarita Calderón.Una vez saciado, Gregorio dejó abandonada a su suerte a la joven Margarita, y Augusto Nicolás Calderón Sandino vendrá a pasar penurias en su infancia.Margarita por su parte no aprenderá la amarga lección de la vida de no andar teniendo hijos por accidente, y a menudo estará nuevamente embarazada de distintos sujetos.Sandino tendrá que trabajar desde muy chico para ayudar a su irresponsable progenitora, quien parece poseer una líbido descomunal. Tras casarse don Gregorio con una estirada señora llamada América Tiffer-quien al igual que muchas "madrastras improvisadas" detestan al hijo espurio habido en el pasado del esposo-don Gregorio por fin acoge a Sandino y lo reconoce cuando el chavalo ya tenía 11 años de edad. Lo mete a estudiar secundaria, donde será Augusto C. Sandino -pasando ya el Calderón a una gaveta de disimulo de donde luego emergerá esa C. nuevamente convertida en César-y ahí Sandino prueba ser pésimo alumno.Dos impactos políticos le marcan la adolescencia: cuando en 1909 los yanquis botan a Zelaya, y tres años luego, el asesinato del caudillo Benjamín Zeledón.
Cansado de los estudios Sandino llega hasta el segundo año del ciclo básico para meterse de ayudante de su papá en los negocios de éste. Posteriormente, Sandino llegará a tener su propio negocito de granos, pero pronto la aventura le llama. Se sube a un barco en San Juan del Sur y se va a ver mundo. No regresará hasta en 1919 para instalarse como comerciante de granos de forma independiente.Todo parecía ir bien, hasta que la manía de Sandino de meter narices en faldas prohibidas le gana una enemistad con su camarada Dagoberto Rivas, quien teme que Sandino solo deshonre a su hermana y no quiera casarse. Sandino en una riña le mete un tiro en la pierna al que hubiera sido su cuñado y sale huyendo primero para la Costa Atlántica de Nicaragua y luego hacia Honduras.Entre 1921 y 1926 trabajará en diversos empleos en Centroamérica, desde ingenios hasta bananeras.En 1923 en Honduras se lió con una mujer comprometida y tuvo que salir huyendo nuevamente, esta vez hacia Guatemala. Luego proseguirá hacia México, donde en 1926 acepta un trabajo en la Huasteca Petroleum Company.Ahí estaba cuando un mejicano acusó a los nicas de ser todos unos vendepatrias.Sandino, quien al no tener más vicio que la entrepierna femenina ha ahorrado mucho en su estadía en México, siente que el destino le llama a regresar a Nicaragua. Piensa casarse con su prima Mercedes, con quien ha tenido un romance intermitente a través de los años.Sandino reconoce que aunque en agosto de 1925 se han buena parte de los gringos de Nicaragua tras 13 años de ocupación, aún hay mucho que hacer.Un primero de junio arriba Sandino a Nicaragua, y el 26 de octubre de 1926 se suma al alzamiento de trabajadores en la mina San Albino.El dos de noviembre del mismo año se enfrentará a las tropas conservadoras en El Jícaro para saborear su primera derrota.Considera a Díaz un vendepatria, y su lucha es contra los conservadores, no contra los yanquis en sí. No cumple su palabra de boda a Mercedes ni se dedica al comercio de abarrotes. En la Costa Atlántica se ha sumado a las fuerzas de Moncada,pero se quedará vestido y alborotado cuando el mismito Moncada firme un 12 de mayo de 1927 la paz con el gringo Stimson en Tipitapa. Este pacto deja a Díaz sentado como títere, y Sandino enardecido hasta llega a solicitar al jefe de destacamento marine en Jinotega que Estados Unidos ponga un gobernador militar yanqui para mientras se hacen elecciones libres.Esto revela lo "libre" que era este hombre que se autollama general sin haber cursado entrenamiento militar en ninguna West Point o Annapolis, y quien ya se encamina a convertir la c de su apellido natural en César como si fuera alguien con humos de emperador romano. No es hasta que los gringos a fines de mayo de 1927 rechazan la propuesta de Sandino que éste comienza a darle camorra a los norteamericanos.Es ahí que Sandino saca machete y fusil contra cualquiera que acepte a los gringos o a sus títeres.
Sandino se siente identificado con el espíritu de Bolívar y se acerca a la masonería, algo que le dará un giro increíble a su triste final años luego.Tras varias batallas sangrientas en el norte de Nicaragua, el 2 de septiembre de 1927 constituye lo que él llama el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional de Nicaragua.En diciembre de ese mismo año el presidente Coolidge de Estados Unidos y Adolfo Díaz deciden convertir el Constabulary en la Guardia Nacional, una especie de hija bastarda de las fuerzas de ocupación. El 28 de enero 1928 los marines por fin alcanzan el Chipote solo para descubrir que las "tropas" son muñecos de zacate. El 22 de junio de 1928 se suma el dirigente comunista salvadoreño a las tropas de Sandino.
En medio de tanto ajetreo, Sandino se ha casado un 18 de mayo de 1927. Contrae nupcias con Blanca Aráuz-ya considerada como solterona en San Rafael del Norte y de oficio telegrafista. Amor a primera vista?Quién sabe. Al parecer la reputación de esta maciza muchacha se vio tan comprometida por las horas que Sandino pasaba en su compañía que éste se vio obligado a pagar por un plato que no consumió, o apenas probó.Tres días luego de la boda él habría de regresar a su azarosa lucha, dejando a Blanca preñada de la niña que al ser parida le costará la vida a la pobre telegrafista.Como marido, Sandino se anota otro reprobado, ya que en medio de sus rebatiñas, tuvo tiempo para andar zanganeando con la guerrillera Teresa Villatoro, entre otras féminas.
Un 6 de noviembre de 1928 saldrá electo en elecciones vigiladas por los gringos el traidor Moncada.Sofocado, Sandino sale a México a buscar apoyo del presidente Portes Gil mientras sus "generales" quedan bailando con la loca de la guerrilla.Regresará alicaído en mayo de 1930.Dos años luego, Juan Bautista Sacasa queda electo presidente nica, y aunque este nuevo presidente antes de juramentarse pide que le manden a los cheles marines, esta vez Washington le canta cero.El 1o. de enero de 1933 los invasores deben retirarse.Sacasa se sienta en su taburete presidencial y el general Anastasio Somoza García-quien aún no es masón ni lo será-se queda con el cargo de la Guardia Nacional. Sandino, quien tantas argucias tuvo para engañar a sus mujeres, cae como ingenuo creyendo que Somoza es masón y por eso no le hará daño. En Managua, Sandino firma tratado de paz,el cual será como papel higiénico para Somoza, quien sigue atacando a las "huestes" de Sandino.Sandino repite su visita a Managua para acusar con Sacasa los desmanes de la guardia, pero el 21 de febrero de 1934, tras suntuosa cena en la loma de Tiscapa, es capturado con Francisco Estrada y Juan Pablo Umanzor. Sócrates Sandino, hermano de Sandino también, recibirá su postre mortal por orden de Somoza al ser asesinados a traición. Solo Santos López logra escapar.Triste final para un hombre ególatra que ya había dado a acuñar monedas con su nombre y efigie, fue un irresponsable con sus mujeres y hasta se cambió el apellido de su bastardaje para convertirlo en la C de un César que ni hecho cucaracha iba a llegar a ser.

Le negra ironìa del superhombre rubio


NIETSZCHE:LA IRONIA DEL SUPERHOMBRE
Cecilia Ruiz de Ríos

Resulta curioso que el hombre que para muchos fue precursor del nazismo y promulgó la teoría del superhombre... fuera un dechado de malestares y problemas, pero Federico Nietszche, filósofo alemán que murió de una apoplejía un 25 de agosto de 1900, reunió en sí mismo a toda una serie de aberraciones y dolencias que resultaba casi irónico que la idea de un superhombre y hasta la muerte de Dios saliera de su atorbellinada existencia.
Federico Nietszche vino al mundo en Sajonia, Alemania, un 15 de octubre de 1844 y le pusieron ese nombre con esperanzas que tuviera un poco de la grandeza de esa monumental figura prusiana que fue Federico el Grande. Su padre era un pastor luterano muy ceñudo, y dos años después del difícil parto que fue Federico, habría de nacer su hermana Elisabeth-quien dominaría la siquis de Federico cuando ambos fueron adultos. El padre de Federico duró poco, merced a una serie de dolencias entre las que se contaba la migraña y miopía, y Federico se vio inmerso en su niñez en un mundo de faldas, muchas de ellas castrantes y posesivas. El niño Federico fue un almanaque de enfermedades como para que un patólogo se diera gusto...desde meningitis, rubeola, jaquecas, reumatismo y posteriormente una infección sifilítica, pero aún así nunca perdía la vitalidad y la alegría. Siendo muy niño estudió piano y escribía poemas, era el orgullo de su nutrida parentela y a los 14 años fue a parar becado a una institución de los frailes cistercienses(los herederos del famoso e intransigente San Bernardo de Clairvaux). En su juventud formó con unos amigos un grupo musical llamado Germania. En 1866 se topó por accidente con un libro de Schopenhauer, y la lectura de esos escritos filosóficos iban a incidir en la disminución de la fe religiosa de Federico. Un 9 de octubre de 1867 Federico ingresó a un regimiento de caballería para cumplir con su servicio militar. Ya para entonces tenía un bigote de escobillón y buena musculatura, pero su servicio se vio interrumpido cuando se cae de un brioso corcel y se rompió una costilla. Se refugió en la lectura y la autocomplacencia sexual, dos cosas que muchas veces realizaba al mismo tiempo. Un 8 de noviembre de 1868 conoció al gran compositor alemán Ricardo Wagner, en Leipzig. Así se inició una gran amistad entre estos dos odiadores de judíos, admiradores de las viejas leyendas de la Germania bárbara, y ególatras de cuidado. Cuando concluyó su servicio militar en octubre de 1868 su maestro Wilhelm Ritschl lo propuso para que impartiera la cátedra de Filología en la Universidad de Basilea, pero como Federico aún no tenía su doctorado, ese nombramiento no es efectivo hasta el 13 de febrero de 1869.Federico no duda en dejar su nacionalidad germana a un lado para hacerse suizo, condición para poder ejercer en Basilea. Wagner y Federico se hacen yunta inseparable, y la posesiva Elisabeth Nietszche se hace cargo de los hijos del matrimonio Wagner para que su hermano pueda salir tranquilo con el genio operático. Federico sintió una incipiente infatuación con Cósima Liszt Wagner, la segunda esposa de Wagner, pero nunca le dijo nada. Pero la felicidad con Wagner es breve, pues al estallar la Guerra Franco-Prusiana Federico se ve obligado a irse a Prusia para integrarse a las tropas como conductor de ambulancia. En el fragor del combate, se contagia de difteria y disentería. Tras restablecerse bajo los mimos de su madre, Federico publica su primer gran ensayo un 31 de diciembre de 1871: El Nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música. Esta obra no hizo mucha cosquilla, y en 1873 sale a luz Consideraciones Intempestivas, seguido en 1878 por Humano, demasiado humano, en su primera parte(la segunda parte saldrá en 1880).
En 1878 Federico rompió sus relaciones con Wagner, y muchos especulan que esta ruptura se dio tras un intento de estar solos en la cama...En 1878 publicó Un Libro para Espíritus Libres, dedicado a la memoria de Voltaire. En 1881, ya contagiado de una sífilis galopante por sus relaciones con damas de la noche, publica Aurora.Reflexiones sobre los prejuicios Morales. En 1882 el amor flecha de una vez por todas a Federico. Conoce a una joven judía rusa de 20 años con un cerebro brillante y piernas flacas y feas:Lou-Andreas Salomé. Al encontrarla, cree olvidar el rechazo que un 11 de abril de 1876 le había propinado Mathilde Trampedach al negarse a casarse con él. Federico pierde el sentido por Lou, la idolatra y vive 8 meses de felicidad a tres(porque Federico, Lou y el filósofo Paul Reé viven con la rusita en un extraño ménage a trois en el cual cualquier variante sexual se practica, menos el acto en sí...), pero ella tampoco querrá hacerse cargo con anillo y todo de un genio enfermo y cuya sífilis le hace pasar por arranques de locura. Elizabeth, la posesiva hermana de Federico, trató de agriar las relaciones entre la judía y su adorado Federico y al final logró separarlos. Esta relación incestuosa entre Federico y su hermana quedará plasmada en el libro de confesiones Mi Hermana y Yo de Federico. Los raros amores entre Federico y su hermana fueron unas relaciones tormentosas que alternaban entre pleitos y bochinches y escenas de pasión y ternura. En 1883 Federico publicó su obra más famosa, Así Hablaba Zoroastro, cuya última parte no saldrá a luz hasta en 1891.Otras obras como Más Allá del Bien y del Mal le siguieron en la década de los 1880s, y cuando Wagner muere en 1883 suelta lágrimas a escondidas. En 1889 la locura por fin se adueñó de él de una forma total.
Un 3 de enero de ese 1889 el creador del Superhombre que tanto exaltaba al chacal Hitler en este siglo cayó al suelo en la Plaza Carlos Alberto en Turín, tras haber protagonizado un aparatoso ridículo abrazando mientras lloraba a gritos a un aterrorizado caballo cuyo dueño había maltratado. Luego aporrea un piano con los codos y lo hallan cantando a gritos. Después de este incidente, Federico fue llevado a una clínica en Basilea, y al diagnosticársele parálisis progresiva su madre se lo llevó a Jena. El hombre que había hablado de una superraza de hombres de ojos azules y en su obra El Anticristo, maldición contra el cristianismo osó pronosticar la muerte de Dios, murió en Weimar en medio de pavorosos dolores, autoacusándose de incesto con su hermana Elisabeth y maldiciendo en contra de la "mona asquerosa y judía"(léase Lou Andreas Salomé, su gran amor.)

La Chica de las mil apendectomìas


Escándalo Made In USA: La Bella Evelyn Nesbit y sus pasiones
Cecilia Ruiz de Ríos
Quizás una de las peores cosas made in USA sea la doble moral que les lleva a mirar con desprecio las sábanas rojas de nuestros paísitos cuando las que hay en casa ya tiran a moradas. Uno de los grandes escándalos sexuales de los Estados Unidos lo protagonizó a inicios del siglo XX una gringuita bella como una diosa pero más corrupta que todos los dictadores latinos con todo y sus meretrices de turno: Evelyn Nesbit.
La Nesbit vino al mundo como regalo de Navidad un 25 de diciembre de 1884 en Tarentum, a pocos kilómetros de Pittsburgh, en el seno de una familia de pocos recursos. Desde que debutó en este valle de lágrimas, todos se percataron que se trataba de un bebé de inusual belleza. El padre de la niña murió cuando ella estaba muy chiquita y la madre tuvo que hacer de tripas corazón para criarla a ella y a un hermano menor.
La falta del padre haría que Evelyn durante toda su vida buscara apoyo en señores mayores que representaran la figura paterna. A menudo su madre tendría que hacer una mudanza imprevista al faltar el dinero para pagar el alquiler, y le debían a Raimundo y medio mundo. Al llegar a la adolescencia Evelyn resultó ser una chica muy bien dotada y la madre optó por buscar cómo esa belleza pagara las cuentas de la casa. Comenzó a promover el modelaje de Evelyn-cosa que en aquel entonces no era lo que una buena chica haría sin manchar su reputación. El famoso artista gringo Charles Dana Gibson la dibujó de perfil con el lustroso cabello rojizo bajando por la nuca en rizos como signo de interrogación.
Evelyn no solo fue popular como La Chica Gibson sino que también promovió buena cantidad de artículos de belleza, prendas de vestir y salones de belleza. Todo este dinero iba a manos de la golosa mami. Los productores del show llamado Floradora vieron la importancia de la belleza de Evelyn y decidieron darle partes menores en el musical. Evelyn fue ascendiendo hasta ser parte del famoso sexteto de coristas. Para 1901, centenares de hombres la esperaban a la salida del teatro para proponerle desde boda hasta retozones ligeros.
Un perseverante caballero fue nada menos que Stanford White, un amostachado y seductor arquitecto que era de la crema y nata de la sociedad neoyorkina. Stanford White había nacido en noviembre de 1853, lo cual lo coloca como cincuentón cuando Evelyn tenía 17 años. Provenía de una de las familias más ricachonas de Nueva York, y era conocido como un sátiro que le encantaba hacer de las suyas con chavalonas.
Que Stanny-a como ella le llegó a llamar en medio del affaire- fuera casado y con hijos poco le importó a Evelyn, quien además de gustarle el hombre tenía devoción por su bolsillo. Evelyn sabía que entre sus antecesoras estaba Susie Jonhson, una chica que había brotado desnuda de un pastelote en una de las orgías de Stanny. Stanny logró conquistar a Evelyn con joyas y rosas y a la madre de ésta con dinero. Evelyn perdió su virgo una noche en que Stanny la atiborró de licor y comida gourmet.
Tras este estreno, Stanny y Evelyn se hicieron inseparables y era a menudo que la chica se mecía desnuda en el columpio que Stanny tenía en su penthouse neoyorkino. Desde entonces la tildaron de La Chica del Columpio. Al no haber píldoras antibaby entonces, cuando Evelyn salía pipona recurría a misteriosas apendectomías que no eran más que disimulados abortos provocados, y de esa forma, si le creyéramos a la madre de Evelyn, su hija sería un fenómeno médico dado que a menudo le extraían el apéndice una y otra vez.
Dado que a Stanny le llovían trabajos como arquitecto, en un descuido Evelyn conoció al millonario Harry Thaw, quien solo le llevaba 13 años. Era oriundo de una adinerada familia de Pittsburgh y tenía afición por las coristas. Harry comenzó a perseguir de tal forma a Evelyn que la golosa madre de ésta, con signos de dólares en las pupilas, la urgió a que lo aceptara. Sabían que padecía de mal genio, que era irritable y tenía «mal guaro»(léase violento), pero con montañas de dinero como las de Harry cualquier cosa era tragable.
Al negarse a ir a la cama con él, Evelyn volvió loco a Harry, quien optó por proponerle matrimonio, aún sabiendo que era conocida como la concubina de Stanny. Evelyn por fin consintió en casarse con su enardecido millonario después que éste llevó a Evelyn y su madre al extranjero en un tour de lujo. Harry alternaba arranques de pasión con momentos de locura en que azotaba y gritaba a Evelyn, exigiéndole saber todos los lúbricos detalles de su relación sexual con Stanny. Luego de sopapearla, Harry se lanzaba al piso gritándole «Perdón boofuls!», solo para agarrarla a latigazo limpio cuando ella cedía. La boda en sí se dio poco después de una de las misteriosas apendectomías de Evelyn, un 4 de abril de 1905. Mamá Nesbit recibió de regalo de bodas 1 00 mil dólares en efectivo por haber vendido a su muchacha.
El 25 de junio de 1906 Evelyn y su celoso Harry habían bajado al pueblo a comer en uno de los mejores restaurantes neoyorkinos. Harry a estas alturas estaba convencido que Stanny había sido un perverso fauno que había pervertido a su inocente mujercita, y estaba listo para pasar la cuenta al arquitecto. Cuando se toparon a Stanny en Madison Square Garden, Harry decidió acabar de una vez por todas con Stanny. Harry Thaw disparó 3 veces con su pistola mientras el show de Mamzelle Champagne estaba en su apogeo. Evelyn gritó como enloquecida.
Dos juicios se darían por este crimen pasional. El primero acabó cuando el jurado no pudo ponerse de acuerdo. Al final del segundo juicio remitieron a Harry al Asilo para los Locos Criminales en Matteawan, donde gozaba de gran libertad. Luego en la prisión de Tombs tuvo incalculables privilegios, entre ellos a la hora de comer pues sus platos eran guisados en el famoso restaurante neoyorkino Delmónico. El gran amor que Harry decía sentir por su Evelyn se evanesció como alcanfor y al firmarse el divorcio, tampoco apareció el millón de dólares que Harry le había prometido a Evelyn en arreglo prenupcial.
A Evelyn no le fue demasiado bien tras su divorcio. Le tocó volver a ganarse la vida en actuaciones musicales y filmes, llegando a verse en las garras del alcohol y las drogas. Estuvo casada nuevamente por breve tiempo con un actor llamado Jack Clifford,y tampoco funcionó ese matrimonio.En 1955 quiso hacerse la ofendida cuando salió el film La Chica en el Columpio Rojo de Velvet con Joan Collins en el papel estelar. Evelyn Nesbit murió el 17 de enero de 1967 sola, olvidada y molesta porque la edad la tropelló con arrugas igual a cualquier otro mortal. Harry Thaw por su parte murió a los 76 años en 1947 tras haber publicado un libro llamado El Traidor en 1926, obra en la cual trataba de justificar el haber asesinado a Stanny.
Bella, irresponsable, codiciosa y amoral, la historia de Evelyn Nesbit ha servido de ejemplo para lo que puede suceder cuando en medio del país más capitalista del mundo, una joven decide escalar sobre las cabezas de otros a pesar de hallarse en una nación que proclama su «amor desmedido por la moral y las buenas costumbres.

El papi de la Tabla Periòdica de elementos


EL GRUÑON DE LOS UTILES SUEÑOS: MENDELEIEV

Cecilia Ruiz de Rìos

Hace 22 años, cuando estudiaba mi secundaria, un airado profesor de química le espetó a mi mejor amiga, Marianne, que el aula de clases no era sitio para cabecear como somnoliento caballo de carretonero... al menos que fuera Mendeleiev y estuviera pariendo la tabla periódica durante el pesado sopor.
Nacido en 1834 en Rusia, el gran científico Dmitri Mendeleiev es el hombre a quien debemos el perfecto orden de ese monumento de la química, la tabla periódica. Lo curioso es que este hermosísimo macho de ojos azules concibió la tabla periódica mientras sus hipnóticos ojos descansaban por un rato.
Mendeleiev llevaba varios meses quebrándose el coco en cuanto a cómo ponerle orden a los elementos en una tabla. Barajaba sus tarjetas como naipes, y en ellas tenía anotadas todas las características de cada uno de los elementos hasta entonces conocidos. Tenía lo que los nicas llamamos "el pálpito" de que había cierta relación entre ellas. Una noche, agotado de tanto pelear con sus tarjetas, Dmitri se fue al lecho al filo de la madrugada. Ni se desvistió al lanzarse sobre el diván. Roncó como olla de nacatamales y en sueños, vio la tabla periódica exactamente a como debía ser. Inmediatamente se despertó, saltó a su escritorio y antes que el diablo supiera y la revelación se le olvidara, anotó todo lo que vio en sueños en detalle. El resto fue cosa de confirmaciones. Las piezas habían caído todas en su sitio.
Dmitri era un hombre que los gringos podrían bien tildar de workaholic, un fanático del trabajo arduo. No tenía un átomo de pereza en su cuerpo de oso siberiano. Si la salud salía perjudicada, ni modo. Ante su mesa de trabajo, era un especímen muy expresivo. Joteaba a diestra y siniestra a gritos, gruñía, refunfuñaba y le pegaba arastradas verbales a las fórmulas matemáticas. Un alumno suyo recuerda que cualquiera que lo escuchara pensaba que estaba en una riña de cantina. A los 26 años, cuando estaba haciendo su libro de Química Orgánica, pasó dos meses ante el escritorio, casi sin comer ni beber y vociferando como loco.
Al igual que el norteamericano Edison, quien afirmaba que el genio era el resultado de 10% de talento y 90 por ciento de esfuerzo, Dmitri no admitía que le llamaran prodigio. "Bah, tengo que ser bueno, si solo trabajando vivo, algún resultado tiene que haber!"solía decir. Y a como se exigía a sí mismo, así esperaba que otros dieran lo mejor de sí, lo cual convertía a este buen profesor en un redomado gruñón. Regañaba a Raimundo y medio mundo, muchas veces en los pasillos. Nadie estaba a salvo de ser levantado como pato. Como profesor, a pesar de sus agrias pulgas, sus alumnos lo veneraban como a un dios porque sabían que debajo de tanto gruñido y grito había un hombre pavorosamente tierno y sensible. En una ocasión alguien le preguntó por su mal genio, y sencillamente contestó que era una manera de mantenerse sano y sin úlceras, e incluso citó a un colega suyo de apellido Vladislávlev que se murió de un infarto después de haberse pasado media vida sin gritar y con una sonrisa artificial dibujada en su rostro."No voy a morirme de cortesía porque otro viva," reía.
Si había algo en el mundo que transtornase a Dmitri aparte de su química eran los niños y los animales. Era capaz de quitarse un bocado de la boca por ofrecerlo a sus mascotas, era asiduo visitante de los zoológicos y quizás como resultado de su niñez infeliz, Dmitri era un manantial de risas y bondad ante los menores. Por muy ocupado que estuviera, siempre se alegraba cuando un chiquillo entraba a su laboratorio. Amaba jugar con las criaturas, haciendo de caballito para pasear a un niño sobre sus anchas espaldas. A menudo les organizaba festines, meriendas, guisaba para ellos (y dicen que hacía una sopa de col y un borscht para relamerse). Sus pocas horas de descanso las invertía en salir a pasear con niños y niñas a ferias y parques.
Si algo le ponía los pelos de la barba de punta era tener que dar experimentos en público. Aún siendo ya un científico mundialmente famoso, Dmitri sentía que sus manos se helaban como ranitas de estanque cuando iba a hacer un experimento en público. Temía que algo saliera mal. Como maestro, Dmitri siempre estuvo consciente de las necesidades -y no solo académicas- de sus pupilos. Fue a él a quien los furiosos estudiantes pidieron que entregara una petición protesta dirigida al zar. Dmitri llevó el pliego de peticiones hasta el ministro Deliánov, quien devolvió los documentos a Dmitri con esta nota: "Por orden del ministro de Instrucción Pública, el papel que se adjunta se devuelve al Consejero de estado, profesor Mendeleiev, ya que el ministro ni ninguno de los que están al servicio de Su Majestad Imperial tiene derecho de recibir esta clase de papeles... "Indignado, Dmitri dejó las aulas de la universidad. Era el punto final y triste a tantos años de enseñanza, durante los cuales vivió una agitada vida. Quizás por ese incidente, Dmitri optó por permanecer al margen de la política y no involucrarse con el estado.
Dmitri tuvo una gran pasión en su vida: una joven estudiante que se enamoró perdidamente de él. Para colmo ya Dmitri era un honorable científico de trayectoria internacional, profesor de tantos, y abnegado padre de familia. El amor de Dmitri por su estudiante lo martirizaba, le escribía cartas incendiarias, luego la mandaba a irse lejos... Dmitri se tiraba a sí mismo de sus luengas mechas castañas, aúllaba como lobo mal tirado en su laboratorio pensando en ella, y se pasaba días sin dormir. Durante cuatro años este romance le puso las hormonas en estado de alerta y los nervios de punta, y Dmitri para huir de su obsesión amorosa hasta llegó a abordar un barco para irse al Africa huyendo. Una vez a bordo miraba el agua y sentía deseos de tirarse a ella para regresar al nado donde su amor. Finalmente, no fue al Africa y se fue a Roma donde estaba su joven amada.
Cuando Dmitri murió en 1907, dejaba tras de sí una reputación de genio formidable, las noches de tertulia de miércoles en las cuales reunía a músicos, escritores, pintores y otros hombres de ciencia en una especie de salón, y las cartas de amor en un cajón junto a su testamento. Cuando el féretro conteniendo el voluminoso cuerpo de Dmitri avanzaba entre miles de sollozantes ex alumnos y dignatarios rumbo al cementerio de Vólkovo, adelante de la procesión fúnebre que abarcó varias cuadras iba su inmortal obra que fue concebida en sueños: la tabla periódica.

un general en su laberinto del ego


MACARTHUR: GUERRERO VENCEDOR, PERDEDOR EN LA VIDA
Cecilia Ruiz de Ríos
Que MacArthur fue un tamaño "loser" en la vida, es innegable.De nada le sirviò ser quien rindiò al Japòn aquel 2 de septiembre de 1945 en horas de la madrugada. El regusto a castigador lo dejò jodido de la azotea, y luego le hubiera gustado extender la Guerra de Korea hacia una Tercera Guerra Mundial, y caro le costò insolentar al feo chino Chiang Kai Chek de que iban a ir a sacar a patadas a Mao de China, porque a Eisenhower la idea le supo a diablos.
Una de las figuras que el occiso José Mercedes Morales Darce, eximio militar y hombre de buenas lecturas, admiraba por su sagacidad militar era el controversial general norteamericano Douglas MacArthur, quien precisamente nace un 26 de enero de 1880.
Douglas MacArthur fue un guerrero astuto, invencible, de voluntad férrea aunque en el campo de batalla de la vida se vio derrotado a menudo. Nacido un 26 de enero, Douglas vino al mundo con el olor a polvorín en lugar de talco de bebé. Su padre había sido general en la sangrienta guerra de secesión y el muchacho vino al mundo en el arsenal de Fort Dodge, en Little Rock, Arkansas. La madre de Douglas, acostumbrada a que su marido la manejara a punta de corneta y pistola, aplaudió entusiasmada las inclinaciones de Douglas hacia las armas, algo que manifestó desde chiquito.
Douglas estudió en la Academia de West Point, de donde salió el mejor alumno de su promoción. En la Primera Guerra Mundial estuvo al mando de la 42 División de Infantería Arco Iris, quienes estaban en Francia. Posteriormente, Douglas ostentó el cargo de jefe de estado mayor del ejército norteamericano durante la administración de Herbert Hoover y durante el primer año del mandato del presidente Franklin Delano Roosevelt. En 1937 pasó a la reserva del ejército, pero pronto lo asignaron al cargo de mariscal de campo en las islas Filipinas, puesto que le ofreció el presidente de dicho archipiélago, Manuel Quezón.
Douglas se convirtió en el militar mejor remunerado de la historia con ese nombramiento, y su palabra era ley. Al entrar en 1942 los Estados Unidos en la II Guerra Mundial después que los japoneses le habían deschincacado su flota en Pearl Harbor en diciembre del 41, el ahora general Douglas MacArthur aceptó ser el comandante supremo de las fuerzas aliadas en la zona del Pacífico. En 1945 se saboreó la golosina de ser el hombre que arrodilló al Japón al hacer firmar al hasta entonces arrogante Hirohito la rendición del Imperio del Sol Naciente. Fue prácticamente el dictador de los nipones en el período de reconstrucción de la posguerra.
En 1950 le tocó ir a comandar las tropas de la ONU enviadas para "apaciguar" el conflicto entre las dos Coreas, pero Douglas, quien ya estaba ebrio de soberbia y con deseos de ampliar la guerra para sentirse más heroico que un Napoleón, metió las de andar al dar declaraciones que el presidente Harry Truman consideró funestas, ya que Truman no había quedado con ganas de tirar más bombas después de las dos que regaló a Hiroshima y Nagasaki en 1845... En abril de 1951 Truman destituyó a Douglas de su cargo y lo mandó a traer a los Estados Unidos. Tras ser recibido como héroe, Douglas cumplió aquello de almorzar con la vergüenza tras desayunar con la soberbia a como dice Gabo, y se vio frustrado en su intento de aprovechar su fama de guerrero para irse a la Casa Blanca. El que estaba destinado a ser presidente después de Truman fue el gran rival de Douglas, el general Dwight "Ike"Eisenhower, y Douglas se quedó hueliendo el dedo para morir desilusionado en 1964.
Si en el campo de batalla Douglas imponía respeto y hasta pavor, este arrogante macho de casi metro ochenta de estatura y cuerpo enjuto en las lides del amor daba lástima. Frío, calculador y desalmado, era un brillante estratega y un soldado que no conocía el miedo ni en foto. Solía sentarse fumando cigarrilos en una boquilla enjoyada, ataviado en kimono japonés con nada debajo. Era fan de los espejos, y había mandado a colocarlos hasta detrás de su escritorio.
Hasta en los charcos se detenía a contemplarse, todo un ególatra de cuidado. Lógicamente, un hombre tan soberbio y egoísta estaba destinado a ser pésimo novio, odioso amante y una desgracia como esposo. Su primer amor fue Luisa Cromwell Brooks, una rica heredera divorciada de rancio abolengo que amaba el licor, las fiestas, el jazz y dar shows. Douglas se la topó en una fiesta y se casaron en una suntuosa fiesta el 14 de febrero de 1922, nupcias a las cuales la posesiva mamá de Douglas se negó a ir porque consideraba a su nueva nuera una perdida. Luisa era tufosa, y cuando se fue a acompañar a su marido en Manila, se ganó el odio de la sociedad filipina. Luisa quiso convencer a Douglas que colgara el uniforme militar, que era como pedirle a un ganso que no graznara... y comenzaron las peleas. En 1929 Luisa dejó a Douglas y pidió el divorcio. En Reno ella acusó de haber sido un mantenido!
En su segunda escaramuza con el amor, Douglas tampoco tuvo suerte. En Manila había iniciado discretamente relaciones con Isabel Rosario Cooper, corista de un teatro de Shanghai que se autollamaba actriz. Fue la querida de Douglas instalada en una suite de hotel en la Calle 16, donde vivía semireclusa porque Douglas, en su afán de que la liviana híbrida de china con escocés no saliera a la calle solo la mantenía en negligée y ropa de encaje para dormir. Cuando Douglas andaba fuera de Manila, ella salía a fiestas y le ponía opíparos cachos. Douglas la conservaba para sí en secreto, pero al ganarse éste la inquina de dos reporteros, éstos hurgaron en la intimidad del general y le descubrieron su turbia relación.
Aunque Douglas ya había mandado a Isabel a morir lejos al darse cuenta de la ramazón que andaba puesta, los periodistas se aprovecharon del escándalo para hacer añicos al general. Pearson, uno de los periodistas, localizó a Isabel, quien andando escasa de fondos tras su ruptura con Douglas, accedió a vender su información y varias cartas de florido amor. Douglas se moría del bochorno, y decidió comprarle el silencio a Isabel y Pearson por 15 mil dólares cash en diciembre de 1937. Douglas recibió los originales de las cartas con Pearson conservando las copias. Isabel se fue de Washington y en 1960 en Los Angeles se suicidó.
Douglas solo fue feliz con su segunda esposa, Jean Marie Faircloth, una chaparrita y bella sureña. Douglas la conoció a bordo de un barco rumbo a Shanghai, y cuando la nave llegó a puerto, ya estaban hechos dos palomitos en celo. Se matrimoniaron el 30 de abril de 1937 en sencilla ceremonia. En 1938 Jean le dio un hijo a Douglas, a quien le puso Arthur (por el legendario rey Arturo, con quien Douglas se identificaba), el único legítimo ya que recientemente por doquier han salido supuestos hijos bastardos del gran héroe.
Tras tanto ajetreo y casi como la heroína de Jorge Amado, Tereza Batista Cansada de Guerra, Douglas pudo gozar de paz en su segundo matrimonio y el león feroz ronroneaba como gatito en manos de Jean. Pero la imagen de este general sigue siendo vista como nefasta para miles que lo vieron arremeter contra los veteranos de guerra de la I Guerra Mundial cuando estos exigían sus pensiones en Washington, y en Japón abundan anécdotas sobre su sed de venganza y abusos de poder.

Huy!madame Dèficit : una compulsive shopper


DE BIEN AMADA A ODIADA: Ma. Antonieta de Habsburgo, reina de Francia.
Cecilia Ruiz de Ríos
Quizás porque es una de las personas más obnoxias que han pasado por este mundo, he venido ignorando la figura de la altiva Ma.Antonieta de Habsburgo, pero han sido tantos los que me la han solicitado que no tengo más remedio que escribir sobre ella. María Antonia de Habsburgo, que era el nombre real de esta monarca, prueba que no todo hijo de tigre sale rayado, pues su madre era una mujer de ñeque.
Esta rubia chavala era la hija menor de nada menos que la formidable emperatriz Ma. Teresa de Austria-una de las mejores estadistas de la historia-y de su zanganete maridito Francisco de Lorena.Vino al mundo un 2 de noviembre de 1755 y creció muy mimada. Siendo apenas una chiquilla, recibió su primera oferta de matrimonio: cuando el prodigio infantil Wolfgang Amadeus Mozart llegó a tocar ante la familia real austríaca, el muchachito que era el futuro genio se cayó y comenzó a llorar. La emperatriz Ma. Teresa corrió a chinearlo y Ma. Antonieta lo besó. El agradecido chiquito expresó su gratitud ofreciéndole boda a la archiquesa niña, y muchos, sabiendo el triste final de Ma. Antonieta, opinan que quizás hubiera sido mil veces más feliz con el alegre músico que con su sonso y feo marido Luis XVI. Apenas había tenido Ma. Antonieta su primera regla cuando sehicieron los amarres finales para una boda con el delfín de Francia, el futuro rey Luis XVI, y en 1774 Ma. Antonieta(quien optó por llamarse así afrancesando su nombre)se vio matrimoniada sin amor con el fofo Luis.
Al inicio, Ma. Antonieta fue muy amada por todos, aunque no por su marido quien no le puso la mano encima en la noche de bodas ni en años posteriores porque padecía de fimosis.La joven era idolatrada por su bondad y dulzura con los menos privilegiados. A veces se disfrazaba e iba con sus doncellas por los barrios pobres de París para conocer las vicisitudes del pueblo. En su fuero interno, Ma. Antonieta fue muy desdichada al ver que su marido no podía consumar el matrimonio con ella. Luis debería ser operado antes que pudieran relacionarse comno marido y mujer, pero en el diario de su noche de bodas quedó plasmado el fatídico NADA. Pasarían 3 años antes que Luis pudiera operarse para quedar "servible." El trauma que le dejó a Ma. Antonieta la impotencia inicial de su esposo la haría fría y distante en sus relaciones personales, y se hizo muy discriminativa en cuanto a quiénes eran dignas de sus confidencias. Muchas damas de la corte le cobraron odio y se encargaron de regar las más lúbricas historias en cuanto a su comportamiento.
Para colmo, Ma. Antonieta al estar lejos de la disciplina férrea de su madre, se había echado " a la calle de en medio" en cuanto a sus formas de vestir y comportarse. Era extravagante en sus gastos, comprando ropas y joyas a más no poder. La abundancia de su vestuario no significaba que anduviera elegante, e hizo gala de un mal gusto altamente criticable. Al no encontrar solaz en su lecho matrimonial, comenzó a tener amantes que pudieran satisfacer su insaciable líbido. El populacho, odiando su derroche y malas costumbres, comenzó a llamarla "la p...austríaca" y "Madame Déficit". Cuando estalló el escándalo de un costosísimo collar que ella compró mientras el pueblo se moría de hambre, el resentimiento del pueblo francés no tuvo límites. Nunca se ha podido comprobar si en realidad Ma. Antonieta espetó "Pues que se harten tortas!" cuando un funcionario le mencionó que los pobres de París no tenían pan, pero la leyenda negra en torno a esta chela cada vez se fue haciendo peor.Entre los amantes de la reina se mencionan a Arthur Dillon, el Duque de Lauzun y el enamoradísimo Axel von Fersen(quien la pronunció "absolutamente deliciosa y fogosa"), sin obviar a Barón de Besenval, el Príncipe de Ligne y el conde de Vaudreuil. María Antonieta en una ocasión confesó estar llevando peor vida que una meretriz despreciable, y la noche antes de la coronación en 1775, ella estuvo en la Porte de Neuve en Reims ataviada como bacante. En esa noche pasó tres horas completas copulando desenfrenadamente con un joven a quien ella llamó Hercules, mientras su tonto esposo Luis suponía que estaba rezando al igual que él. Posteriormente, se supo que se encerró con el conde de Artois en Le Trianon con varios manuales de técnica sexual oriental para aprender posiciones nueva e inventar algunas propias. El colmo fue cuando se dijo que también le gustaban las mujeres y que algunas de sus damas de compañía le servían además para refocilarse con ella.
Ma. Antonieta además era una ludópata que podía pasar horas y días enteros con los juegos de azar apostando cantidades navegables. Luis XVI, su marido, era el hazmerreír de todos. Lo llamaban "La Corona de Cuernos" y se mofaban de su carácter manso y pusilánime. Los ecologistas de odian al atolondrado Luis pues salía a cazar indiscriminadamente en los bosques de París, y se cree que él llevó a la extinción a varias especies locales. En 1789, Ma. Antonieta pudo saborear la amargura del desprecio público.Al pasar por una muchedumbre, todos gritaban en contra suya y pedían su muerte. El hecho de que ya había parido varios herederos a Luis XVI no servía de atenuante. Cagliostro, un charlatán que frecuentaba el círculo de la nobleza francesa, le predijo a Ma. Antonieta y a su esposo una muerte violenta.
El 14 de julio de 1789 una enfurecida muchedumbre parisina asaltó la fortaleza de la Bastilla, liberando un puñado de prisioneros entre los cuales iba pegando gritos el rubio Marqués de Sade. La revolución francesa avanzaba entre sangre y violencia, y cuando la monarquía absoluta se abolió en Francia, eso fue el inicio del fin de esta altiva señora.La familia real fue encerrada en el temple bajo vigilancia de la comuna. La princesa de Lamballe, una de las amigas más fieles de Ma. Antonieta, pagó por su devoción siendo llevada a la guillotina. Su cabeza fue colocada para que la reina pudiera ver el macabro cuadro cada vez que se asomara a la ventana. Tras la ejecución de su cornudo marido, Ma. Antonieta fue trasladada junto a sus hijos el 21 de enero de 1793 a la Conciergerie. Una vez ahí, fue separada de los retoños a los cuales nunca les había puesto mucha atención cuando era feliz y frívola. El 16 de octubre del mismo año, tras ocho meses de cautiverio, fue llevada a la guillotina tras haber apelado a las madres francesas para que no la mataran, lo cual resultó ridículo ya que como madre Ma. Antonieta no fue de las mejores.Una vez ante la muerte, se entregó con dignidad y luciendo una pinta bastante sobria, lo cual contrastaba con su habitual lujo.

...ycomo plaga los propaga Hollywood!


LOS DESCABELLADOS Y DIVERTIDOS MITOS DE LA MUSICA
Cecilia Ruiz de Ríos
En ocasión de celebrarse en Nicaragua una efemérides más del Día Nacional del Músico en honor a Santa Cecilia, la santa patrona de los Hijos de Orfeo, vamos a desempolvar varios mitos que se han difundido en torno a la música debido a la falta de lectura y documentación de muchos que dicen conocer el pentagrama a fondo, por no mencionar las horribles distorsiones cortesía de la consumista máquina de mentiras de Hollywood.
Hace poco leía que a Francisco José Haydn, padre de la sinfonía y la sonata a como la conocemos hoy, le llamaban "papá" porque tuvo-según el articulista-"cachimbo de chavalos" de sus numerosas mujeres. Haydn lleva el honorífico Papá por haber engendrado al cuarteto de cuerda, la forma de sonata y la sinfonía a como le conocemos actualmente, no porque haya sido un Príapo en la cama engendrando miles de cipotes. Con costo tuvo dos hijos, y uno se le murió chiquito. Para más, Haydn solo se casó una vez y vivió para lamentarlo, pues su relación se deterioró a tal punto que aunque jamás se divorció de la doña, nunca más quiso tener asunto serio con Cupido. La vida que llevó como maestro de música de la poderosa y acaudalado familia Esterházy tampoco le dejaba tiempo como para andar de falda en falda. Al pobre Haydn le tocó vestir de librea como un criado más, y en una ocasión en que sus patrones olvidaron mandar a la orquesta de vacaciones, tuvo que insinuársele por medio de la Sinfonía de los Adioses, o La Despedida, para que se dieran por entendidos los Esterházy. Esta sinfonía en ningún momento,a como se ha dicho a veces, es unas despedida del músico a la vida, ya que jamás albergó tendencias suicidas.
Otro mito que ha servido para sacar pañuelos y lágrimas sacarinas es que Franz Peter Schubert no haya acabado su Sinfonía Inconclusa porque la muerte le impidió terminarla. Este mito tan baratamente sentimentaloide se viene a pique conociendo la dura realidad de Schubert, quien compuso los dos celestiales movimientos estando en las garras de la pasión amorosa por una meretriz apodada La Golosa. Cuando se acabó el dinero de Schubert, el pobre gordito miope vio partir a su amor pagado y no recuperó el nivel de inspiración, por lo cual estimó altamente inconveniente pegarle de cola los dos movimientos que faltaban si estos no iban a tener la gran calidad de los iniciales. Schubert moriría años más tarde de haber escrito su famosa Inconclusa, así que lo siento por los que erróneamente han rapsodizado sobre el canto del cisne que se supone que sea esta bellísima obra.
Joaquín Rodrigo, autor del Concierto de Aranjuez.
Yo no sé porqué muchos aprendices de musicólogos aman inventar las más trágicas historias sobre las vicisitudes de los músicos. Cuesta mucho creer que Claudio Monteverdi, gran cumbre italiana de la polifonía renacentista, haya sido "un muertecito de hambre". Estimado por el papa de turno y dueño de una vinatería, al genial Monteverdi jamás le faltó la buena mesa, la excelente cobija y la mejor compañía. No murió en la lipidia, y detesto estropearles la telenovela, pero tampoco lo hicieron músicos como Alberto Kettelby(a quien le debemos obras sacarinas como En Un Mercado Persa ) o el arpista, terrorista y compositor árabe Daniel de Armati en el siglo XX.
Si bien es cierto que muchos críticos consideran que la obra de Kettelby es bastante liviana, el bolsillo de este inglesito jamás anduvo ligero de monedas porque llegó a acumular tremenda cuenta bancaria. Armati, por su parte, al morir asesinado en Líbano en la década del 70, dejó una fortuna de más de 500 millones de dólares, la cual fue equitativamente repartida entre sus diez hijos habidos de dos matrimonios y tres relaciones más o menos estables.
Curiosamente, ninguno de los herederos tampoco se fue a tiradera de mechas con sus hermanos para cobrar su parte, contrario a lo publicado en baratos tabloides de la prensa amarillista. Joaquín Rodrigo, genial español a quien tuve el inmenso honor de conocer ya viejito en Madrid en la década del 80, tampoco fue protagonista de ninguna historia triste en cuanto a su ceguera. Resulta que el músico siendo muy niño tuvo una dolencia con mucha fiebre, y como resultado de la misma, quedó no vidente. Lejos de la verdad está la leyenda de que un golpe en el occipital a manos de soldados de Francisco Franco lo haya dejado ciego después de la Guerra Civil Española. El no ver nada no fue impedimento para que este guapo y talentoso señor encontrara la felicidad a la medida al casarse con una talentosa pianista turca, o crear obras tan importantes como el inolvidable Concierto de Aranjuez. Solo que viendo sus fotos de cuando estaba chavalón, uno no puede evitar opinar que fue una lástima que no haya podido verse en un espejo para confirmar lo elegante que estaba!
A pesar de que hay quienes afirmen que Claudio Debussy sirvió como padrino para lanzar a la fama a Igor Stravinsky, esto no puede catalogarse más que como una de tantas falsedades que rodean al gran padre del impresionismo musical. Claudio Debussy, quien fue tan iconoclasta en su juventud que su profesor Leo Delibes lo sacó de las mechas del aula en el conservatorio parisino, ya siendo famoso era bastante remilgado. Cuando Igor Stravinsky, siendo un dientón y flacucho joven ruso, le presentó una de sus obras, el gran Debussy solo se rascó la barba, lo quedó viendo con cara de desmayo y le dijo,"Bueno, niño, por algo se comienza. Hay otros que comenzaron por más, sin embargo!" El tesón y el amor al trabajo fue lo que hicieron maravillas por Stravinsky, quien aprovechó que el haraganazo de su compatriota Alejandro Glazounov no le pudo completar una música encargada al homosexual empresario de ballet Sergio Diaghilev, para presentarle El Pájaro de Fuego e irse arriba con el mandado.
El colmo de las leyendas y mitos que se tejen en torno a músicos es la que rodea al inmarcesible Salvador Cardenal Arguello, mi maestro a quien le debo 99% de lo que soy en musicología. El fundador de Radio Gueguense jamás estudió en el Conservatorio Juilliard, a como apareció hace poco en una disparatada fuente de Internet. El eximio musicólogo se formó a sí mismo gracias a su voracidad por la lectura y a su humildad para reconocer qué sabía y qué no(una lección para aquellos que creen que nacieron aprendidos).Era contador de profesión, pero sus Pequeñas Lecciones de Música causaron asombro y deleite cuando yo las presenté traducidas al francés a grandes catedráticos del Conservatorio Superior de París, quienes no podían creerme que el autor no había estudiado con alguien similar a Nadia Boulanger o Nicolás Slonimsky.

Las peripecias del Honesto Abe


LA LLEGADA DE ABRAHAM LINCOLN A LA PRESIDENCIA
Cecilia Ruiz de Ríos

Aunque yo no pueda votar(porque nunca me dieron la cédula), no paro de soñar con el día en que en nuestro país los comicios electorales lleven limpiamente al poder a alguien como mi adorado Abe(dispensen la confianza, Abraham Lincoln), quien se encargó de emancipar a los negros. No sé si es porque John Lennon dijo en una canción que "women are the niggers of the world"(las mujeres somos los negros del mundo), Abe ha sido una de las figuras que más me han agradado de los presidente gringos.Pero cómo fueron las elecciones que llevaron al gran estadista al poder en 1860?
En primer lugar, las cosas se estaban poniendo color de hormiga en los Estados Unidos debido al asunto de la esclavitud de los negros. Habían muchos que optaban por la abolición de tan horrible mancha social, pero en los estados sureños los morenos sudaban siempre la gota gorda y Dios guarde se hablara de liberar la fuerza de trabajo esclava!
Abraham Lincoln, quien había nacido un 12 de febrero de 1809 en el seno de una familia muy humilde, sabía lo que era luchar por ganarse la vida y buscarse una buena educación. Aunque fue un autodidacta, el destino le tenía reservado un arribo aparatoso a la presidencia de los Estados Unidos... tras muchos sufrimientos. Antes de pensar en la presidencia, Lincoln había calentado taburetes como el de la legislatura estatal de Illinois en 1834 y entre 1847 y 1849 fue miembro de la Cámara de Representantes. En la campaña electoral de 1848 Lincoln había sudado abundantemente para que Zachary Taylor ganara su nominación y posterior presidencia. Sus esfuerzos sin embargo le habían dejado un cierto regusto amargo, distanciándose entonces un poco de la política que hasta ese momento lo había apasionado.
En 1852 Abe tomó parte en la campaña electoral sin mucho entusiasmo, pero en 1854 el asunto de la esclavitud lo sacó de su letargo. En 1856 Lincoln se acercó a los republicanos con cierta desconfianza, ya que anteriormente anduvo en buenas migas con los Whigs. Pero no había llegado la hora para que Abe fuera nominado para presidente y el que se enfrentó al demócrata solterón James Buchanan para luego morder el polvo de la derrota fue un tal John C. Frémont.
Para 1860 el nutrido círculo de amigos estaba urgiendo a Abe para que se lanzara para presidente. Para el 16 de mayo de 1860, al darse la convención republicana en Chicago, ya los chances del flaco barbudo eran mejores que las de otros. A favor de Lincoln también obraría una rencilla que llegó a términos mayores entre los demócratas, dado que al desunirse una facción nombró a John Breckinridge y la otra echó su suerte a favor de John Bell como candidato de lo que se llamó Partido de Unión Constitucional.
Abe contaba con una inmensa simpatía entre los sectores populares, mientras que la oligarquía lo miraba con malos ojos, criticando su porte desgarbado, la falta de apostura de galán romántico(casi un requisito extraoficial para los candidatos), su falta de gusto para escoger sus sombreros de fieltro, y las botas sin lustrar. Otros le echaban en cara su falta de educación formal, su origen humilde, y la ausencia de un currículum rimbombante cuajado de cargos públicos.
Al llevarse a cabo los reñidos comicios en 1860, con mucha gente tirándose de las mechas porque Lincoln no ocultaba sus ideas en contra de la esclavitud, Abraham Lincoln acabó siendo presidente de los Estados Unidos con 1865,593 votos populares y 180 votos electorales, mientras que su rival John C. Breckinridge quedaron a la saga con 848,356 votos populares y 72 votos electorales. El que acabó más sopapeado fue John Bell, quien a pesar de tener apellido de campana se quedó sonando como pito barato con 592,906 votos populares y 39 votos electorales. El que llegó cerca de la jugosa cifra obtenida por el gigantesco Abe fue Stephen A. Douglas, con 1,382,713 votos populares pero apenas 12 votos electorales. Como vicepresidente de Abe quedó Hannibal Hamlin en esta ocasión, pero en 1865 su compañero sería el célebre Andrew Johnson. El 11 de febrero de 1861, un día antes de su natalicio, Lincoln se fue de Springfield para asumir su banda presidencial. rascándose la cabeza, reconoció que le esperaba "una tarea mayor que la que le tocó a George Washington." 7 estados del sur se habían separado de la unión, y los delegados sureños reunidos en Montgomery habían formado un gobierno por separado. Antes de que Abe luciera su huesera en la capital nacional, Jefferson Davis hizo su inauguración como presidente de los Estados Confederados de America, lo cual constituyó una enorme bofetada política contra Abe. Los cuatro estados sureños que aún no se había separado parecían estar a punto de hacerlo, y habían sentimientos encontrados en los estados de Maryland, Kentucky y Missouri. Al arribar a Washington un 23 de febrero, Abe encontró el gobierno national agarrándose la cabeza a dos manos. El erario estaba más ralo que talón de guatuza, y obviamente pocos presidentes gringos llegaban a tomar las riendas en semejante estado de caos. Abe tuvo que entrar a la capital casi a hurtadillas, como ladrón por casa ajena, tras un viaje de medianoche partiendo desde Harrisburg, Pennsylvania. Cuando la prensa se enteró de este episodio, fue atacado sin piedad. Algunos ciudadanos osaron llamarle cobarde y hasta marica. Para colmo, era un rostro virtualmente desconocido entre los ricos. De esta forma, Abraham Lincoln, quien hoy en día es reconocido como uno de los estadistas más humanistas, brillantes y honestos de todos los tiempos, entró casi por la puerta de atrás a la Casa Blanca.Pero la lealtad y respeto que se supo ganar del pueblo norteamericano no solo le garantizaron apodos como "El Honesto Abe", sino que lo catapultaron hacia un segundo término como presidente cuando ganó las elecciones en 1864 por 2,206,938 votos populares y 212 votos electorales, mientras que su rival George McClellan tuvo que conformarse con perder el cojín presidencial con 1,803,787 votos populares y 21 votos electorales a pesar de que había jurado hasta con los deditos de sus pies que sería él y no Lincoln quien pusiera el punto final a la pavorosa Guerra de Secesión.

la libidinosa màs bella de la historia


LADY JANE ELLENBOROUGH: ¡QUE SEÑORA MAS ALEGRE!

Cecilia Ruiz de Rìos
En Inglaterra, una de las formas vernáculas de llamar a las menudencias femeninas es Lady Jane, sobriquet que incluso el célebre D. H.Lawrence utilizó en su erótica novela El Amante de Lady Chatterley. Pero son poquísimos los que conocen de que este término de Lady Jane para la pudenda de la hembra humana se debe a una señora bella, rubia, alegre y muy libidinosa que figura en la historia de Inglaterra como una de las mujeres que más amantes tuvo: Lady Jane Ellenborough.
Bautizada en la fe anglicana como Jane Elizabeth un 23 de octubre de 1807 en el seno de una familia muy estirada, siendo su padre el almirante Sir Henry Digby y su madre Lady Andover, la segundo esposa del militar. Desde el momento en que debutó en este valle de lágrimas y pasiones, Jane deslumbró a todos por su belleza y su magnífica disposición a sonreír. Estos atributos, conjugados con una inteligencia poco común, un apetito sexual voraz y una adaptabilidad fabulosa, le iban a atraer a los hombres como abejas a un panal, y entre sus amantes más célebres estarían el escritor francés Honorato de Balzac, el rey Luis I de Baviera, el rey Otto de Grecia, varios nobles y hasta un caudillo revoltoso.
A los 16 años de edad, después de ser presentada prematuramente en sociedad, Lady Jane conoció al hombre que sería su primer esposo, Edward Law, Lord Ellenborough, quien para entonces ya tenía la edad de Cristo y ya tenía cuatro años de haber sepultado a su linajuda primera esposa. El matrimonio de la hermosa Lady Jane con el odioso Lord fue uno de conveniencia para ella, aunque él sintió ardientes deseos desde la primera vez que la vio. Una vez que la novedad del asunto se gastó, a él le interesaba más la política que la cama, y pronto Lady Jane se vio buscando con quien pasar sus abundantes ratos libres.Su primer amante fue un pusilánime de apellido Madden, empleado del Museo Británico, y cuando éste huyó de Lady Jane debido a la insaciabilidad de la misma, ella se consoló con un primo,el coronel George Anson.
En 1828 después de parirle a regañadientes un varoncito a su aburrido esposo, Lady Jane le cerró las puertas de su alcoba en las narices. El escándalo estalló cuando Lady Jane se apasionó por un apuesto príncipe austríaco de apellido Schwarzenberg, quien no solo tuvo relaciones a la vista y paciencia de todos sino que también la preñó. En otoño de 1828 Lady Jane huyó de su furioso esposo, quien tuvo que pasar la verguenza pública de pedir el divorcio al parlamento (en aquel entonces los pares del reino no podían divorciarse así nomas). La pipona Lady Jane se fugó hacia París con su amante, pero una vez allá la barriguita no fue impedimento para que ella le hiciera ojos de almíbar a cuanto varón le pasara por delante.
Schwarzenberg se hartó de ella y la abandonó, dejándola libre para comenzar una de las odiseas de sábanas más aparatosas de la historia. Su ruidoso affaire con Honorato de Balzac no solo la tildó como bastante ligera de cascos, sino que el mismo Balzac la inmortalizó al basar su personaje de Lady Arabelly Dudley de su novela El Lirio del Valle en Lady Jane. De París, Lady Jane salió rumbo a Munich, donde el Rey Luis I de Baviera hacía de las suyas a los 45 años de edad. El monarca, quien coleccionaba mujeres bellas con la asiduidad que adquiría objetos de arte, no pudo dejar pasar a Jane sin probarla y declararla exquisita. Luis I la hizo retratarse con el pintor de la corte y sumó su lienzo a la Galería de Beldades.
El hecho de que Lady Jane se casara con el Barón Venningen, alto dignatario de la corte bávara, no fue impedimento para seguir refocilándose con otros hombres, y por eso cuando dio a luz a un niño 6 semanas después de la boda, se habló que el bebé era del rey y que Carl era solo una pantalla de humo. Jane le fue fiel a Venningen por 3 años, pero luego le puso los cuernos con un conde griego de apellido Theotoky. Venningen se dio a la tarea de perseguir a Lady Jane cuando ésta quiso huir con el griego, y todo acabó con un aparatoso duelo que casi le cuesta la vida a Theotoky. Venningen se divorció amigablemente de Lady Jane y pasaron 5 años antes de que el conde griego se casara con la bella inglesa. Este matrimonio acabó cuando Lady Jane no pudo adaptarse a las pobres condiciones de vida que le diera el guapo heleno. Posteriormente Lady Jane se hizo amante del rey Otto de Grecia, hijo de su ex amante el rey Luis I de Baviera.
La princesa Amalia de Oldenburg, consorte de Otto, le hizo la vida imposible. Como un extraño desquite, Jane se fue a vivir con un viejo caudillo griego, el general Hadji-Petros, quien era bastante imbañable y luego acabó bebiendo la leche y maldiciendo la vaca cuando dijo que si estaba con la inglesita era por su fortuna y no por sus atributos de mujer. La golpeaba y humillaba en público. Decepcionada de sus aventuras griegas, hizo un viaje por Italia, Suiza y Turquía, donde la leyenda le atribuye haber conseguido un puñado de amantes y numerosos esposos. Una vez en el Medio Oriente primero se fue al lecho en una noche de luna llena con Saleh, un árabe muy joven y atractivo. Luego se topó a quien sería su última marido y el gran amor de su vida, el oscuro Medjuel, un árabe que era mercader de caballas, camellos y cabras.
Medjuel era bajito, oscuro, encantador, hablaba francés y era muy erudito. Lady Jane se encontró la horma de su zapato. Medjuel se divorció de su esposa para casarse con Jane, y se establecieron en Siria. Lady Jane Elleborough se convirtió en Jane Digby El Mezrab, a los deslumbrantes e inmarcesibles 48 años... y su marido era 3 años menor y la idolatraba. Lady Jane por fin halló la paz con su atento y gentil marido, se dio el lujo de tener animales a montones, y se vestía cómodamente como árabe. Adoraba atender a su esposo, cocinar para él y lavarle los pies cuando entraba sudoroso y fatigado.
Lady Jane Ellenborough murió a los 74 años de edad en agosto de 1881, y fue enterrada en la sección protestante del cementerio judío de Damasco, y los que la conocieron relatan que esta mujer al morir apenas tenía arrugas, siempre sonreía y se dedicaba a ayudar a los pobres. En la literatura universal, vive en el personaje de Lady Arabella Dudley en la obra inmortal del francés que la adoró: Balzac.

lunes, 11 de febrero de 2008

El erudito padre de Hungrìa


LAJOS KOSSUTH: UN PATRIOTA COMO POR ENCARGO
Cecilia Ruiz de Ríos

Uno de los hombres más íntegros, valientes y elocuentes de toda la historia es el gran caudillo independentista húngaro Luis "Lajos" Kossuth, cuyo ejemplo de nobleza y deseo de autodeterminación para su país ha inspirado películas, relatos y hasta un poema sinfónico compuesto por el gran compositor húngaro Béla Bartók.
Luis nació el 10 de septiembre de 1802 en Monok, al norte de Hungría. Cuando apenas era un sonrosado bebé, su familia se mudó a Olaszliszka, donde fue bautizado en la fe luterana, y en 1808 la familia entera pasó a Sátoraljaujhely. Al bachillerarse, Luis se fue a estudiar alemán y leyes a Eperjes, estando entre 1821 y 1824 como interno de leyes en Pest, donde pasó su examen de barra de abogado con altas notas. En 1825 Luis trasladó su oficina a Sátoraljaujhely, donde también su amor por la literatura floreció al escribir un drama llamado András y Béla, el cual fue montado para escena. Entre 1832 y 1835 Luis fue miembro de la delegación de nobles representando al condado Zemplén ante la Dieta Nacional emn Pozsony, siendo además periodista empírico que editó el boletín parlamentario de entonces. Cuando en 1836 se mdudó con su gente a Pest, editó el Reporte Jurisdiccional y el 4 de mayo de 1837 se ve arrestado y encarcelado en el Fuerte Buda. Lo sentenciaron a 4 años de tabo, saliendo hasta el 13 de mayo de 1840. Poco después de salir de prisión, Luis conoció a quien sería la mujer de su vida, Terezia Meszlényi, con quien acabaría casándose un 9 de enero de 1841.
El 15 de julio de 1846 Luis se llevó la gran satisfacción de inaugurar la primera línea férrea húngara en el tramo de Pest a Vác, y un año más tarde lo eligen para representar al condado de Pest en la Dieta Nacional. El 17 de octubre de 1847 Luis presentó el conocido plan para promover la autodeterminación y autogobierno húngaro para librarse de la opresión de los odiosos Habsburgo de Viena. Entre 1848 y 1849 ostentaría varios cargos gubernamentales, entre ellos el de ministro de finanzas, y el 14 de abril de 1849 la Dieta aprueba su resolutción de destronamiento de los habsburgos como amos y señores de Hungría. Pero el 11 de agosto de 1849 Luis renunció a la presidencia en favor del general Gorgey y seis días más tardem bajo el seudónimo de James Brunswill cruza el Danubio en Orsova con rumbo a Turquía. estará en el exilio nhasta 1851 , cuando el día de su cumpleaños acompañado por su familia inmediata y seguidores, aborda la fragata a vapor de correos gringa "Mississippi" en Esmirna. Este viaje concluiría cuando el 5 de diciembre de 1851 Luis arriba a Staten Island, Nueva York a vbordo del Humboldt y 25 días más tarde arriba en la capital estadounidense. Luis viene dispuesto a dar a conocer la causa por la libertad total de su adorada Hungría, y por doquier es recibido con aplausos y admiración. Da detalles de la derrota de sus tropas entre 1848 y 1849 a manos de una coalición de tropas de los Habsburgos y ejércitos zaristas rusos, exponiendo que a pesar de que no fue una derrota total(porque a partir de entonces se habló del Imperio Austro-Húngaro), y el pueblo norteamericano le abre su corazón. Pronuncia su famoso discurso en el cual menciona que "Todo debe ser por el pueblo, para el pueblo y nada debe ser sin el pueblo...eso es democracia!", antipándose con estos ideales al famoso discurso conmovedor de Lincoln en Gettysburg en 1863. KLuis tendría la distinción de haber sido el primer estadista extranjero oficialmente invitado a los Estados Unidos desde que arribó el internacionalista francés Marqués de Lafayette. A pesar del raro acento con que Luis hablaba el inglés(lo aprendió mientras estuvo preso), Luis se vio inundado de simpatía. Sus largas patillas y sombrero elegante iniciaron una moda en Estados Unidos, pero al momento de abandonar gringolandia, un 14 de julio de 1852 a bordo del bote Africa bajo el seudónimo de Adán Smith en compañía de su esposa como Lady Smith, Luis se iba a casa sin nada más que aplausos yc ero ayuda monetaria para su causa. El 5 de mayo de 1859 se reunió con el emperador Napoleón III en París y ese mismo año fue elegido presidente del Directorio Nacional Húngaro. Sin embargo, la desilusión le acechaba, e incapaz de conformarse con lo que consideraba eran migajas de la independencia húngara, se fue en 1861 a Milán, y luego a Turín en Italia. A pesar de estar en el exilio, las ansias de libertad de Luis para su país no le dejaban tener un momento de quietud, e insistente y tan hiperkinético a como era, en mayo de 1862 formuló planes para lo que él llamaba Federación del Danubio, una especie de coalición de naciones de Europa central.
Luis habría de morir un 20 de marzo de 1894 en la Villa de Mille 22 en Turín, Italia, soñando con la autodeterminación para su pueblo.
Curiosamente, una de las personas que más admiración sintió por Luis Kossuth fue precisamente Elisabeth de Wittelsbach, la ex princesa bávara quien se convertiría en Sissy Emperatriz al casarse con el emperador Francisco José I de Habsburgo, mandamás del imperio Austro-Húngaro. Sissy, quien en su propia forma fue también una víctima de la crueldad de los Habsburgos, era una mujer demasiado brillante y de pensamiento demasiado progresista para su época, y no se medía la lengua al expresar en público su admiración por el hombre que precisamente quería acabar con el poderío despótico de los Habsburgo. Sissy fue tan amada por el pueblo magyar que fue invitada para ser reina de Hungría, honor que no le ofrecieron en bandeja de plata a su odioso esposo. Reza la leyenda que Luis Kossuth, quien correspondía a la admiración de Sissy, sabiendo que la hermosa soberana era amante de los animales le envió un precioso corcel rojizo llamado Afrodita, animal que la emperatriz idolatraba con particular pasión a pesar de ser dueña de numerosas criaturitas.
Luis además de ser un gran independentista, fue un hombre con un gran gusto por lo artístico. Escribió numerosos himnos, dramas y poemas, y le encantaba ataviarse con sencilla elegancia, consciente del impacto que causaba en las hembras de la especie. Autodidacta, poseía un bagaje intelectual increíble, y su erudición deslumbró al gran poeta Ralph Waldo Emerson cuando Luis arribó a Concord, estado de Massachussetts el 11 de mayo de 1852. A pesar de que no logró que los gringos le financiaran su proyecto democrático)mostrando que los yanquis no ponen a veces sus reales donde ponen su boca, y mostraron estar al igual que muchos dizque mecenas del arte rapsodizan en público sobre sus donaciones pero al momento que el artista pide patrocinio hacen operación cusuco), la estatua de Luis hoy puede apreciarse en el Capitolio de los Estados Unidos con el título de Padre de la Independencia Húngara., aunque ahora dicho honor de poco le sirva. Otras estatuas del patilludo prócer magyar decoran las ciudades de Nueva York y Cleveland, la oficina postal de Pennsylvania lleva su nombre, y en Indiana hay un poblado con su nombre.

Què tipo màs pendenciero!


El Odioso padrastro de la magna carta: Juan sin Tierra
Cecilia Ruiz de Ríos

Hace muchísimas lunas cuando era estudiante de secundaria, en la blanqueadísima y censuradísima historia(o atol) que nos daban nos pusieron al rey inglés Juan Sin Tierra como el sonriente monarca que redactó la primera real constitución de su país, por lo cual no me dio molestia que mis condiscípulos me llamaran Juan Sin Tierra a mí porque la rama paterna de mi alborotada familia me había deprovisto de mi herencia...Cuando ya fui a estudiar a Francia, la venda cayó de mis ojos y como allá no hay tapujos y al pan se le llama pan, descubrí que el tal Juan Sin Tierra fue uno de los soberanos más asquerosos de la historia, para gran decepción mía.
Juancito vino al mundo como producto de un parto difícil -por cierto el último-de la bellísima y sesuda reina Leonor de Aquitania, habiendo sido engendrado por el pavoso y desafortunado esposo de ésta, Enrique Ii de Plantagenet, rey de Inglaterra. Nacido un 24 de diciembre de 1167 como mal regalo de Niño Dios, era el favorito de su papi, pero le tocó presenciar las tiraderas de mechas entre sus padres, quienes comenzaron a pelear como ratones en celo durante su infancia. Dado que era el 4to. hijo macho, ya la cobija no dio para él y no se le destinaron tierras como herencia, por lo cual le llamaron Lackland(Sin Tierra). En casa del fiscal aprendería lo básico para gobernar y en el castillo de su hermano mayor Enrique lo necesario para las lides caballerescas. En ninguno de los dos sitios destacó por su brillantez. Juan, siendo el cumiche de la familia, a menudo se veía tropellado por sus hermanos mayores, entre los cuales estaban Guillermo, Enrique, Matilda, Ricardo(futuro Corazón de León), Geoffrey, Leonor y Juana La Malcriada.
A los 22 años, Juancito se casó con Isabella, apodada Hadwisa, hija del Earl de Gloucester. En 10 años de matrimonio la fea Hadwisa no pudo darle hijos a Juan, aunque por parte de una amante logró procrear a la bastarda Juana, quien posteriormente sería entregada en boda al rey de Gales Llywelyn. Juan estaba casado con Hadwisa cuando conoció a la bellísima y lujuriosa Isabella de Angulema, quien estaba destinada a casarse con Hugo de Lusignan. Ayme de Taillefer, conde de Angulema y papá de Isabella, desbarató el compromiso de su hija y optó por darla como segunda esposa de Juan en 1200.
Con esta mujer Juan tendría a sus hijos Enrique, Ricardo, Juana(repitiendo el nombre de su hija mayor bastarda) Isabella y Leonor, y al convencerse de que Isabella le odiaba y no le era fiel, procrearía por lo menos 11 bastardos más con diversas mujeres que iban desde criadas hasta condesas. El matrimonio de Juan con Isabella logró ser un genuino pozo de hiel, a pesar de que Juan se casó tan infatuado. Isabella se las pegaba hasta con el mozo caballerizo, y Juan a menudo le ató los amantes desnudos al pie de la cama para que presenciar cómo él los azotaba y humillaba. Juan a menudo se desquitaba en su esposa los desaires y derrotas sufridas... y vaya que tuvo numerosas, incluso antes de ser un hombre casado. En 1184 había enlazado cuernos con su hermano homosexual Ricardo, quien se negó a obedecer al padre de ambos que solicitaba al maricón que entregara las tierras de Aquitania a Juancito. En 1185 el viejo rey había mandado a su cumiche a gobernar Irlanda, donde Juan se enemistó tanto con la clase dominante como con los campesinos celtas. Cuando en 1189 Ricardo por fin se aplastó en el trono como rey, trató de ganarse la confianza de Juan entregándolo cantidades navegables de tierra, pero Juan ya llevaba en su corazón gran ponzoña contra su rubio hermano mayor. Tanto fue el rencor de Juan que cuando Ricardo se fue a las Cruzadas y fue capturado por los germanos en camino de regreso, Juan hizo todo lo posible por quitarse de encima a los administradores de Ricardo y casi usurpa la corna. Cuando Ricardo fue puesto en libertad en 1194, Juan tuvo que arrodillarse ante él pidiendo perdón y vivió como el sapo bajo la piedra por 5 años más.
Cuando Juan por fin se vio coronado un 27 de mayo de 1199 en la Abadía de Westminster, estaba apenas comenzando lo que sería uno de los reinados más turbulentos de la historia. Un pleito con la Iglesia Católica resultó en que Inglaterra fuera colocada "en capilla" por el Papa en 1207, siendo Juan excomulgado 2 años después cuando se negó a aceptar al candidato papal Stephen Langdon como arzobispo de Canterbury. Juan tuvo que bajar la frente ante Inocencio III. Los súbditos odiaron intensamente a Juan cuando ordenó el atroz asesinato de su sobrino Arturo de Bretaña, a quien hizo castrar previamente. No solo le odiaron en Irlanda, sino que los vasallos franceses le detestaron a tal punto que en 1205 perdió la última de sus posesiones francesas. Los 10 años finales de su reinado se agotaron en la búsqueda de formas para recuperar las tierras francesas perdidas. Tras incrementar los impuestos para poder pagar sus campañas bélicas, los barones hicieron una revuelta y capturaron Londres en mayo de 1215. El pueblo inglés, los nobles y la iglesia asediaron a Juan, logrando que por fin firmara la Magna Carta, o sea la constitución propiamente dicha de Inglaterra. Es falso que Juan haya redactado este documento, y probablemente solo estampó un garabato como firma pues su letra no era muy buena ya que era casi analfabeto. Los nobles, aún después de lograr queJuan firmara la Magna Carta, siguieron haciéndole la vida imposible y llegaron hasta a ofrecerle el trono a Luis, el hijo del rey galo Felipe II. Juan acabó su vida en medio de la turbulencia que había vivido, y durante la invasión de los franceses por el lado sur y la rebelión de sus barones en el norte, expiró agotado. Su trono fue heredado por su hijo Enrique III, quien siendo menor de edad fue coronado con una diadema de su lujuriosa madre Isabella. Isabella por su parte, ya libre del marido a quien tanto aborreció,desbarató el compromiso entre su hija Juana y Hugo de Lusignan, su primer prometido, y se quedó con el mandado casándose en segundas nupcias con quien fue el genuino amor de su vida. Hoy en día, muchos historiadores juzgan en otra perspectiva a Juan Sin Tierra, recordándole como un atribulado hombre que fue víctima de su propio carácter y quien llegó sin justicia a una corona que obviamente le quedaba demasiado grande.

"Mi medida de amor es amarte sin medida!"



Juan Alejandro de Normandia, el favorito que nunca traicionó
Cecilia Ruiz de Ríos

"Donde hay un monarca mariposa, ipso facto hay por lo menos un favorito aprovechado,"solía decir la lenguaraz novelista hindú Kamala Napurdalah. Sin embargo, en la historia de Francia se ha rendido tributo al amor que un favorito sintió por su rey cuando se emplea la expresión" vachement mordu como un Jean"(perdidamente enamorado como un Juan)cuando un amante está loco por su pareja.
Jean Aleixandre Rolland de Normandie fue el favorito que más amó al atribulado rey francés Enrique III de Valois.Jean reunía en sus venas la sangre azul de los Plantagenets a través de su madre Ymaud Jeanine y descendía directamente de Roberto(el ex pirata Rollo a quien el rey Luis el Bobo le otorgó el ducado de Normandía en 911 de la era cristiana para que dejara de saquear los pueblos costeros)a través de su padre, Rolland Aleixandre.Nació prematuramente un 24 de junio de 1545 en Rouen, por lo cual le bautizaron como Jean.Jean llamó la atención de todos desde chico pues al igual que nuestro Rubén Darío, aprendió a leer y escribir a los 3 años de edad. Era un sonrosado muchachito pelirrojo con el atractivo contraste de haber heredado unos intensos ojos negros de una abuela materna gitana.Vivaz, dotado de buen humor y gran simpatía, su padre le buscó los mejores tutores y a los 10 años ya hablaba y escribía con fluidez su francés natal, español,inglés, alemán, flamenco e italiano. Antes de cumplir los 15 años ya había añadido a los lenguajes que dominaba el árabe, el portugués y el holandés. Antes de cumplir los 16 años, fue presentado ante la reina Catalina de Médicis, quien siendo muy erudita, sintió inmensa e inmediata simpatía por el joven Jean. Jean a menudo jugaba con los hijos del rey, y en 1566 conoció al hombre que sería el gran amor de su vida:el futuro Enrique III de Valois. Varios chicos, entre ellos los hermanos y primos mayores de Enrique, aprovechando que el futuro rey era muy enclenque, lo habían revolcado y golpeado, dejándolo en medio de un gran charco cubierto de barro.
Jean, quien era ya un robusto muchacho 6 años mayor que Enrique, lo sacó del fango, lo llevó chineado a sus habitaciones y ordenó a los criados que llevaran abundante agua caliente y ropas frescas para asear al golpeado cipote.Enrique nunca habría de olvidar el trato cariñoso, las manos suaves y la sencillez de Jean, quien le enseñó posteriormente a jugar ajedrez.
En 1567, Jean tuvo que regresar a Rouen. Su padre había muerto de un infarto, y aunque era el segundo hijo debía de hacerse cargo de la familia mientras su hermano mayor Jacques Adrien regresaba de Venecia.Enrique montó una pataleta ante la partida de su amigo, pero unas buenas nalgueadas de parte de su madre le hicieron comprender que Jean tenía cosas más importantes que hacer.Jacques Adrien regresó de Venecia 9 meses después de la muerte del padre de ambos, y lo hizo a tiempo de ver el cadáver de su madre, quien en una crisis depresiva se había lanzado desde lo alto de un torreón en un exitoso intento de suicidio. Tras haber sepultado a la señora, Jacques Adrien permaneció solo un año en Normandía y luego, siendo más vago que un perro callejero, se enrumbó de nuevo para Italia prometiéndole al joven Jean que regresaría muy pronto.
Cuando Enrique de Valois fue enviado a Polonia como rey electo, Jean ardía en ganas por ir a despedirlo le impidió poder viajar a París. Harto de esperar que su irresponsable hermano mayor regresara de Italia, Jean en el verano de 1574 se dirigió a Venecia para ir a buscar al primogénito.Dejando a su prometida Rachel Levi vestida y alborotada al incumplirle la palabra de boda, Jean nomás llegar a Italia se fue a buscar a su hermano.Lo encontró en el salón de la famosa cortesana y poetisa Verónica Franco. Jean y Verónica Franco trabaron muy buena amistad, y cuando Jacques Adrien renunció a sus derechos sobre la vasta propiedad de la familia, ella sirvió de testigo ante los notarios que plasmaron todo por escrito.Un día antes de que Jean saliera de Italia, Enrique, quien venía huyendo de Polonia dejando el trono vacío para enrumbarse a Francia y asumir el mando galo, se topó en casa de Verónica Franco a Jean. Fue tan grande la alegría de Enrique de encontrar a su amigo que existe testimonio que ambos lloraron como plañideras en el reencuentro.Enrique invitó a Jean a que se uniera a su séquito para el viaje, pero Jean declinó tal honor alegando que debía regresar a Rouen para poner en orden asuntos de familia. Enrique no lo dejó partir hasta que Jean le prometiera que llegaría a su coronación. Cuando el 13 de febrero de 1575 Enrique fue coronado, y dos días luego lo casaron con Luisa de Vaudemont, Jean estuvo presente.Curiosamente, Luisa nunca sintió celos de Jean, a quien en una ocasión le dijo,"Cada vez que miras a Enrique, confirmo que el amor con mayúscula existe.Gracias por amarlo más que yo."
Jean y Enrique por fin consumaron su amor en la noche del cumpleaños número 31 de Jean, y reza la leyenda que Jean antes de poseer al rey le preparó el baño a como lo hizo cuando ambos eran chiquillos.Luego durmieron en una cama cubierta de pétalos de rosas y jazmines, y al amanecer el rey le juró amor eterno a Jean a pesar de que en historia amorosa habría cabida para mignons como el Duque de Epernon, Francois DÉpinay, Louis Berenger(quien antes fue amante de Margot, la hermana de Enrique) y Jacques de Levis entre otros. Enrique III nunca estuvo demasiado ocupado o malhumorado como para no recibir a su amado Jean, quien le daba sabios consejos y le sacudía la melancolía cantándole madrigales que él mismo había compuesto. Jean compuso más de 400 canciones, algunas de ellas de contenido decididamente erótico, inspiradas por Enrique. Cuando un 12 de mayo de 1588 un populacho furibundo hizo huir al rey a Chartres, Jean se fue tras de él.Cuando Enrique hizo asesinar al Duque de Guisa en diciembre de 1588, Jean le dijo, con lágrimas en los ojos,"No lloro por él, sino por tí pues éste es tu final."
En enero de 1589, un horrorizado Jean regresó a Rouen y se casó con Rachel Lévi tras convertirse al judaísmo.Rachel comprendió que su esposo cumpliría su deber con ella pero que nunca lograría que Jean la amara. Le dio 4 hijos y murió de parto en 1596, dejando a Jean a cargo de los 4 niños. Antes de eso, Jean había sufrido horrores cada vez que recibía correspondencia de Enrique, quien le rogaba que regresara. Un 1o. de agosto de 1589 la turbulenta historia de amor entre Jean y el rey acabaría cuando un fanático monje católico asesinó en Saint Cloud a Enrique.Jean afirmó en su diario que nunca se perdonaría no haber estado con Enrique en los últimos momentos.Cuando el corazón del último rey de la dinastía Valois fue remitido a su última morada en la iglesia de Saint Denis, Jean a menudo fue visto llorando silenciosamente ante esta tumba.Jean fue un padre ejemplar para sus cuatro hijos, quienes al llegar a la juventud tuvieron oportunidad de escuchar de sus propios labios su cándida confesión de cuánto había adorado al rey. Jean fundó dos orfelinatos y se dedicó a muchas obras sociales una vez que sus hijos crecieron y se casaron.Jean murió de un ataque al corazón mientras chapoteaba en una bañera en 1640, siendo sus últimas palabras,"Aguárdame, Enrique, ya llego."Su legado más valioso indudablemente fueron los 1500 poemas de amor que le escribió a Enrique, además de más de 500 canciones y 300 composiciones para laúd solo,por no mencionar una pasión incandescente que hizo del monarca galo Enrique III uno de los hombres más tiernamente amados de la historia.