Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 13 de abril de 2008

Abelardo y Eloisa


QUE FINAL MAS TRISTE

Cecilia Ruiz de Ríos
Un 17 de mayo de 1164 se fue de este valle de lágrimas Eloísa, considerada como una de las mujeres más fascinantes, eruditas y hermosas de la Edad Media. Nacida en Paris en 1101, Eloísa perdió a sus padres siendo muy niña, por lo que pasó a manes de su tío Fulbert, un canónigo de muy malas pulgas. A pesar de ser un avaro, Fulbert le proporcionó a su sobrina una esmeradísima educación con la esperanza de contar con ella como asistente cuando Eloisa fuera mayor, cometiendo así el error de muchos padres que creen que los retoños son cuentas
bancarias en las que se invierte de todo para luego cosechar intereses en tiempos venideros...Eloísa aprendió matemáticas, hebreo, latín, griego, filosofía, todas cosas increíbles para una era en que las mujeres solo cosían, parían y cocinaban. Fulbert, reconociendo algunas de sus limitaciones intelectuales, quiso proporcionarle a Eloísa un toque final educativo fabuloso cuando ésta arribó a la adolescencia, y le contrató a nada menos que a Pedro
Abelardo.
Nacido cerca de Nantes, ciudad donde siglos después el rey galo Enrique IV iba a emitir un edicto que permitiera el libre ejercicio de cultos religiosos, Abelardo era un genuino genio. Su padre lo quiso hacer militar, pero
él prefirió ser un intelectual. Hablaba y escribía varios idiomas (en una
época en que casi todo mundo era analfabeto), era diestro en dialéctica
y teología, y cuando a los 19 años apareció por Paris los sabios lo
colmaron de elogios. A los 22 años de edad fundó su primera escuela en Corbeil. Desafió al erudito Guillermo de Champeaux y luego su fama se
extendió por toda Europa como maestro de maestros. Añádase a esta
tremenda mollera de Abelardo un rostro hermoso, una silueta a-lo-Dolph Lundgren, juventud y un bolsillo siempre abultado... Abelardo experimentó el gran flechazo de su vida al conocer a Eloisa, y pronto la pasión fue tan grande que Abelardo le pidió a Fulbert que le arrendara una habitación en su casa, servicio que pagaría "en especies" dándole clases a la muchacha. Fulbert, siempre gustoso de ahorrarse gastos, accedió encantado sin sospechar que las grandes lecciones las daba Abelardo en materia de erotismo. Pronto, dado que estábamos a muchas siglos de que el doctor Pinkus hiciera la píldora antibaby, los retozos be los amantes dieron fruto en un embarazo. Estalló el escándalo! Fulbert puso de patitas en la calle a Abelardo, pero Eloisa y su amante se escaparon a Bretaña,
donde les nació un varoncito al cual le pusieron Astrolabio. Fulbert exigió
satisfacciones y Abelardo se tuvo que casar con Eloisa, quien aborrecía
ser esposa en un tiempo en que las amantes eran las amadas y las esposas
las criadas del hombre. Abelardo pidió que el matrimonio permaneciera secreto para no verse afectado en sus labores de canónigo y Eloisa regresó
a casa de su avaro tío. Pero Fulbert soltó sus "tapitas premiadas" y divulgó
la noticia del matrimonio. Al fin y al cabo, se sabía que Eloisa ya tenia un hijo y no quería que la tildaran de fácil y ligera madre de un bastardo. En casa, Fulbert maltrataba a Eloísa. Abelardo, furioso, se llevó a la muchacha al convento de Argenteuil, donde ella se puso el hábito de monja sin profesar.
Fulbert cada día echaba más humo por la actitud de Abelardo y su sobrina. Dando oídos a chismes de que Abelardo andaba con otras, Fulbert contrató a unos delincuentes para vengarse de Abelardo. Los maleantes sobornaron al criado de Abelardo y una noche mientras éste dormía, subieron a su habitación, le sujetaron bien y chas! le cortaron las menudencias! De esta forma Abelardo quedó castrado, con la suerte de no morirse de una gangrena en tiempos en que ni se soñaba con los antibióticos ni la cirugía reconstructiva que permitió al gringo Bobbit recuperar sus partes nobles... París entero lloró ante la desdicha de
Abelardo, quien entró al monasterio de Saint Denis tras recuperarse de la castración. Eloísa también optó por los hábitos aunque seguía enamorada de su Abelardo, y con el el paso de los años fundó un convento que llamó Paráclito. Las cartas que se cruzaron entre estos esposos convertidos por la tragedia (léase la maldad de Fulbert) en religiosos forman parte de la herencia cultural de Francia. Abelardo murió un 21 de abril de 1142 y Eloísa le sobrevivió en más de una veintena de años. Cuando Abelardo murió, Eloísa solicitó que le llevaran su cadáver para enterrarlo en el jardín de su Paráclito. Ella cuidaba de la tumba de su esposo como si fuera el mismito Santo Sepulcro, y lo siguió amando hasta que murió un 17 de mayo. Con el correr de los siglos los cuerpos de
Eloisa y Abelardo fueron echados en una misma cripta en el cementerio parisino de Pére Lachaise, donde su tumba constituye todo un monumento al amor que es visitado por los enamorados del mundo entero.