Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 20 de abril de 2008

la tumba de la amada


LA HISTORIA TRAS UNA JOYA DE AMOR: EL TAJ MAHAL
Cecilia Ruiz de Ríos
Hace poco, un pupilo mío me solicitó-ante tanta desinformación que a veces es proporcionada por quienes oyen cantar el gallo pero no saben en qué patio- que le diera los detalles tras una de las joyas más grandes de la arquitectura: el precioso Taj Mahal de la India. La realidad es que este edificio-al igual que el Mausoleo, donde yace el rey Mausolos, es un memorial al amor que unió a una pareja de cabezas coronadas.
La dinastía de los emperadores mugalos reinó en la India desde 1526 a 1858. Babar fue el fundador de esta dinastía, y era descendiente de dos grandes guerreros, Timur Lang el Cojo por parte de padre, y Genghis Khan por parte de su mamá. Los monarcas mugalos fueron Babar, sucedido por Humayun (hijo de Babar), Akbar (nieto de Babar), Jehangir (hijo de Akbar y mandamás desde 1605) y luego Sha Jehan (hijo de Jehangir y quien protagoniza la historia del Taj Mahal al haber sido su constructor).
Sha Jehan fue un moreno hombre de elegante barba, musculatura a lo Dolph Lundgren y voz de barítono.Rigió como soberano desde 1628 hasta 1658 cuando su propio retoño lo apeó del trono, muriendo Sha Jehan en 1666 de cavanga, ya siendo un pobre e impotente hombre, encarcelado y depuesto por su propio hijo el cruel Aurangzeb. Sha Jehan fue un gran patrono de las artes, pintura y arquitectura, un fino bardo al componer poesía erótica. Cuando Sha Jehan subió al trono los intelectuales se regocijaron. Adornó las fortificaciones de las ciudades de Agra y Lahore. Como defensor de sus territorios, Sha jehan le dio muchas jaquecas a los europeos, en particular a los portugueses que ansiaban cumplir sus sueños de expansionismo en Asia.
Sha Jehan, al igual que otros emperadores mugalos, había nacido en 1592 con el nombre del príncipe Khurram y cuando arribó a la espléndida adolescencia, lo casaron por motivos políticos con una señora que no le gustaba mucho. Un buen día en 1612, siendo aún príncipe, Khurram se topó en un bazaar a una joven encantadora, Arjumand Banu, quien por feliz casualidad era la hija del primer ministro de jehangir, el soberano padre de Khurram. La chica tenía apenas 14 añitos, pero ya estaba como para ser una reina de belleza, y Cupido los flechó de inmediato. Khurram compró un diamante de diez mil rupees,(un dineral en aquel entonces) y se fue directo donde papi a anunciarle su deseo de convertirla en su esposa. Jehangir, viendo lo ilusionado que estaba su hijo, consintió a que se casara. La boda se realizó en 1612 y desde entonces Arjumand y Khurram fueron inseparables. Compartían muchos gustos, pasatiempos y la muchacha resultó ser dulce y trabajadora. En 1628, Jehangir murió y Khurram se vio convertido en emperador. Al ascender al trono, Khurram escogió como nombre el de Sha Jehan.
Arjumand pasó a ser llamada emperatriz Mumtaz Mahal("Joya del Palacio"), y poco después de la coronación Sha Jehan le confió el sello real a su idolatrada consorte.Mumtaz no solo adorado retozar con Sha Jehan como dos tigres en celo, sino que lo acompañaba en campañas militares, lo aconsejaba en asuntos de estado y fue ferozmente amada por los súbditos porque se dedicaba a obras sociales y a mediar en problemas en los cuales su esposo no lograba decidir medidas de inmediato. Mientras vivió, Mumtaz fue un modelo de esposa y madre, y extrajo cuatro promesas de su hombre: primera, que construiría el Taj, segunda, que se casara de nuevo cuando así lo deseara, tercera, que fuera tierno con todos sus hijos y cuarta, que siempre visitara su tumba en el aniversario de su muerte si ella moría primero.
Sha Jehan habría de cumplir la primera y la segunda.La fertilidad de Mumtaz era prodigiosa, y en pocos años tuvo trece hijos. Le encantaba complacer a su hombre hasta en lo más mínimo, y a menudo le mandaba palomas mensajeras con flores a su despacho en el palacio. Una vez en casa, Mumtaz Mahal gustaba de guisarle algunos antojos predilectos con sus propias manos, y entre los pasatiempos eróticos de la pareja estaba el embadurnarse mutuamente con almíbar de frutas para después pasar a otros juegos más pícaros. Muchas veces se los escaparon de comer vivos las hormigas y cucarachas, y los sirvientes hacían chistes entre ellos cuando les tocaba llegar a retirar almohadas con restos de miel. Mumtaz para conservar su silueta solía caminar dos kilómetros en los jardines del palacio, y a menudo se sumaba a los agitados juegos de sus hijos como una chiquilla más.
En 1630 la muerte tocó a la puerta del feliz hogar de Mumtaz y Sha Jehan. Mumtaz, embarazada por décimocuarta vez, había acompañado a su marido en campaña militar en Burhanpur en el Deccan. El parto se presentó con muchas complicaciones, y ni la rauda intervención de varios médicos pudieron rescatar de las garras de la muerte a la bella Mumtaz, quien se murió desangrada durante el parto. Sha Jehan quedó como cúcala desarbolada llorando por varios días.La muerte de Mumtaz envejeció a Sha Jehan en cuestión de días. No quería comer, y la barba se le puso blanca.Aún así, quiso cumplir su promesa a la esposa y ordenó que iniciara la construcción del edificio más bello del mundo según muchos.
En 1631 comenzó la construcción de lo que sería el bellísimo monumento de amor del Taj Mahal.20 mil obreros fueron dispuestos para levantar esta alhaja arquitectónica, y se llevaron 22 años para poderla terminar. Los materiales fueron traídos desde todas partes de la India y Asia, y una flota de mil elefantes fue requerida para transportar tanto material. El arquitecto iraní Istad Usa diseñó su estructura, y los restos de Mumtaz reposan en el Taj. Al lado de la tumba de Mumtaz yace Sha Jehan, quien murió de pura tristeza en 1666 después de haber sido depuesto por su propio hijo Aurangzeb en 1658, quien se aprovechó que su padre quedó tan amocepado por la muerte de Mumtaz que quedó prácticamente inservible para gobernar.Sha Jehan además sufrió horrores cuando Aurangzeb se dio a la tarea de matar a sus hermanos para poder gobernar sin competencia. Desde su cautiverio en el Fuerte Rojo, Sha Jehan podía ver los progresos en la obra maestra mientras sus negros ojos se cuajaban de lágrimas recordando a su mujer. Gracias al recuerdo de este monarca, el Taj Mahal pudo ser construido y hoy figura entre los grandes monumentos del mundo.

No hay comentarios: