Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 13 de abril de 2008

desde mujeres hasta estampillas

LOS COLECCIONISTAS DE LA HISTORIA
Cecilia Ruiz de Ríos
"Hubieran sido perfectos mis ratones para el viejo chismoso de la Busca del Tiempo Perdido, verdad, mamá?" me comenta mi hija Elizabeth chineando a Gabo y Mercha, su pareja de obesos ratones blancos. El "viejo chismoso" a quien se refiere es a Marcel Proust, el novelista francés que adoraba coleccionar ratones para luego eviscerarlos. A lo largo de la historia, muchos grandes personajes se dieron a la tarea de coleccionar los objetos y momentos más variados, convirtiéndose en coleccionistas compulsivos.
Aurangzeb, monarca de la India perteneciente a la dinastía mugala, era el hijo de la muy bien avenida pareja de Sha Jehan y su esposa Mumtaz Mahal(la mujer que motivó la construcción del bellísimo Taj Mahal). Era fanático musulmán, pero en sus pocos ratos libres era un apasionado estudiante de la taxidermia. De esa forma, Aurangzeb logró disecar a numerosas especies para su colección, entre ellos 7 preciosos murciélagos de hocico azul, los cuales hoy ya están extintos y los pudimos conocer gracias a la colección del emperador taxidermista. En nuestro siglo, Marcel Proust descolla como un coleccionista de ratones para fines de tortura, y Daniel de Armati adoraba desde chico coleccionar cucarachas. Cuando era apenas un preadolescente quiso enamorar a una prima regalándole unos cuantos ejemplares, lo cual motivo que la chica casi se muriera de un infarto al abrir el paquete de obsequio. Felipe de Borbón, el hermosísimo Duque de Orléans que quedó de regente de Francia a la muerte de su tío Luis XIV, sentía pasión por los insectos. También coleccionaba monedas de todos los países, además de hermosas mujeres para su lecho. La hermosa reina de Cerdeña Leonor de Arborea coleccionaba halcones vivos, les daba vida de reyes y hasta hizo leyes para protegerlos. Era experta en cetrería.
Yukio Mishima, gran novelista japonés, era un coleccionista nato. Cuando comenzó a hacer fisicoculturismo, coleccionaba trajes deportivos y zapatos para hacer ejercicios, llegando a tener hasta 80 pares de sneakers y 700 calzonetas de spandex en un momento dado. No fue lo único que coleccionó en su vida, pues también sentía pasión por las espadas antiguas usadas por los samurais, y su idolatría por los gatos no conoció límites. Llegó a tener hasta 20 micifuces de las más bellas razas, a los cuales alimentaba con una dieta de filete, salmón ahumado y langosta. Jawaharlal Nehru, padre de la independencia de la India, sentía una galopante fascinación por los animales, y entre él y su hija Indira llegaron a tener tigres, pandas, lagartos, ardillas, perros, gatos, loras, faisanes y tortugas en un genuino zoo casero.
Otros personajes se dieron a la tarea de colectar cosas más inverosímiles. Giovanni Jacopo Casanova, el playboy más célebre de todos los tiempos, fue un coleccionista no solo de mujeres, sino que muchas veces se quedaba con vellos púbicos de sus amantes como reliquia de momentos inmencionables. El zar Pedro I de Rusia era un dentista aficionado, y nadie podía escaparse de su macabra tenaza cuando quería "brindar consulta." De esa forma, su colección de muelas y colmillos humanos llegó a calcularse entre 300 y 400 piezas. El rey inglés Jorge III, destinado a quedarse loco gracias a una
monstruosa porfiria, coleccionaba modelos de barcos, monedas y medallas, mientras que el desafortunado Carlos I Estuardo(decapitado por orden de Oliverio Cronwell) era adicto a las pinturas al óleo, particularmente si eran de Van Dyck.Otro loco por las obras de artes fue el Loco Luis II, rey de Baviera, quien además coleccionaba amantes homosexuales. Carlos IV de España era un rey pusilánime y cornudo que se distraía con su colección de relojes mientras su fea y lasciva esposa, María Luisa, coleccionaba amantes como los hermanos Luis y Manuel Godoy, el Conde de Lancaster y un viejo apellidado Pignatelli.
Federico Guillermo, papá de nada menos que del célebre Federico II de Prusia, armó un ejército estupendo coleccionando hombres que midieran más de 6 pies de estatura. Era adicto a los gigantes cheles, sonsos y dóciles, y su latente homosexualismo fue heredado por el fabuloso Federico, quien a pesar de su manito caída tenía talento para casi cualquier cosa. Eduardo II, el amariconado hijo del monarca inglés Eduardo I Pataslargas, coleccionaba muchachos para amantes y perritos falderos a los cuales decoraba con encajes, mientras que el monarca inglés Enrique VII coleccionaba propiedades confiscadas a los que se negaban a pagar sus impuestos leoninos. Su hijo Enrique VIII habría de coleccionar mujeres para su lecho y las cabezas de todos aquellos que se negaban a obedecerle. Leonardo da Vinci coleccionaba cadáveres para disecarlos y compraba avecillas en el mercado para coleccionar momentos gratos al momento de dejarlas ir hacia su libertad abriendo las jaulas en las afueras de Florencia. Tanto Eduardo VII como Carlos II Estuardo de Inglaterra coleccionaron amantes, mientras que Luis XV de Francia les hizo competencia con su infame prostíbulo privado del Parque de los Ciervos. La contraparte femenina en cuanto a colección de amantes las dieron las reinas Margot de Valois de Francia, Catalina I de Rusia(la viuda de Pedro I que comenzó su vida amatoria como humilde prostituta),Catalina II (cuyo marido, el tarado Pedro III coleccionaba soldaditos de juguete), Isabella de Angulema(esposa de Juan Sin Tierra de Inglaterra) y la ñoña Isabel II de España. Cristina de Suecia se antojó de coleccionar genios, entre ellos a Renato Descartes como pieza clave, y Edgard Allan Poe guardaba las botellas del licor que tanto bebía. El rey portugués Alfonso de Braganza coleccionaba momentos sádicos porque le gustaba salir de noches a cometer crímenes y organizar orgías, mientras que a la bailarina negra estadounidense Josephine Baker le dio por coleccionar niños al verse frustrada en su intento de ser madre. La Baker llegó a adoptar hasta 11 niños de diferentes razas. Imelda Marcos, esposa del dictador filipino Ferdinand Marcos, coleccionaba zapatos lujosos y los zares Nicolás II y Alejandra gastaban buenas sumas en huevos enjoyados de Fabergé mientras el pueblo ruso comía filete de aire con rebanadas de viento. El rey Mongkut de Siam coleccionaba libros en inglés y fue uno de los monarcas más ilustrados de su tiempo, mientras que una adolescente gringa llamada Nan Britton coleccionó tantas fotos del presidente Warren Gamaliel Harding que casi se muere de la emoción cuando por fin se vio en el lecho con él como su querida estelar.
Mientras José Stalin y Winston Churchill coleccionaban puros, la historia registra al genial irlandés Oscar Wilde como coleccionista de chicos de placer y recetas de cocina, pero el zar ruso Alejandro II lleva el triste distintivo de haber coleccionado un buen número de atentados contra su vida hasta que se lo despacharon con una bomba en marzo de 1881.

No hay comentarios: