Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

viernes, 21 de marzo de 2008

Marylin Monroe


MARYLIN: LA CHELA MAS LINDA DEL MUNDO

Cecilia Ruiz de Ríos
Mercedes Aburto viuda de Hernández, hermosa matrona de la vieja Managua que no lloraba ni con bombas lacrimógenas, dejó caer el periódico y por una fracción de segundos, sus ojos se nublaron. El travieso y gordo diablo que era yo en ese entonces, asustada ante la reacción de mi abuela, le pregunté en mi media lengua qué pasaba."Qué barbaridad, se murió la chela más linda del mundo," me dijo. Mercedes, al igual que millones de personas, había gozado inmensamente con películas como Cómo Pescar un Millonario, la Comezón del Séptimo año y Los Caballeros las Prefieren Rubias. Un 5 de agosto de 1962, Marylin Monroe fue encontrada muerta por sobredosis de barbitúricos, alargando la mano hacia un teléfono.
La leyenda tejida en torno a la figura de esta norteamericana frondosa como una obra de Rubens y sexy como ella sola sigue siendo uno de los íconos más grandes de todos los tiempos.
Curiosamente, nadie hubiera podido predecir que la niñita ilegítima que le nació a la neurótica Gladys Baker un 1o. de junio de 1926 en California iba a llegar lejísimo. Traía varios factores en contra suya, dado que su madre-quien era montadora de películas en Hollywood, era muy laboriosa, muy libidinosa y bastante inestable de la "azotea."El padre de Norma Jean Baker Mortenson-así se llamaba originalmente Marylin Monroe- era de origen noruego y nunca duraba más de dos días en cada trabajo, y no se supo de él más después de que Norma cumplió un mes de nacida. Norma Jean, rolliza y bella desde niña, tuvo una infancia triste. Su madre la colocó con distintas familias adoptivas, y supo de privaciones y pobreza. Gladys, sufriendo de esquizofrenia, no podía hacerse cargo de ella. Grace Goddard, amiga de su madre, se ocupó de ella desde los once años de edad hasta que Norma se casó precipitadamente con Jim Dougherty a los tiernos 16 años. Este matrimonio habría de durar poco, y cuando Jim fue enviado al servicio militar a ultramar en 1944, Norma lanzó un largo suspiro de alivio. No era buena ama de casa, y se había aburrido de su soso pero trabajador marido. Norma se buscó un empleo en una fábrica de pertrechos bélicos, y ahí fue descubierto por un fotógrafo llamado André Dienes, quien pasó a retratarla y a convertirse en su amante. Obtuvo el divorcio de Jim, se negó a casarse con el enamorado Dienes, y en 1946 se presentó a la 20th. Century Fox, donde la encontraron atractiva "con impacto carnal." La gente del estudio procedieron a decolorarle el cabello rubio cenizo hasta dejárselo platinado. Dejó de ser Norma para responder al nombre de Marylin Monroe.
El primer gran protector de Marylin fue Joe Schenk, un productor de cine sesentón a quien le temblaban las dentaduras postizas al ver moverse a Marylin. Marylin correspondió a su ayuda dejándose tocar sin reservas y entregándose a diversas prácticas sexuales con el pobre viejo. Fue Schenk quien le presentó a la rubia a Harry Cohn, por aquellos entonces el dictador de la Columbia Pictures. En la Columbia Marylin fue despedida tras el rodaje de su primera cinta, al parecer porque se negó a irse al lecho con Harry Cohn. En ese entonces su vida amorosa era una miasma de promiscuidad, dado que compartía momentos íntimos con Fred Karger, Milton Berle y el joven Anton LaVey. Posteriormente habría de seducirlaMarlon Brando y Bob Slatzer, mientras que Schenk como protector fue sustituido por Johnny Hyde, quien padecía de arritmia cardíaca. Hyde también se enamoró de su pupila y hasta le ofreció boda, pero ella prefirió pedirle un nuevo guardarropa y joyas y que le pagara las facturas de cirugía estética en la nariz y la barbilla. Fue Hyde quien le consiguió los roles en películas como Jungla de Asfaltoo en 1950 y Eva al Desnudo en ese mismo año.
Cuando llegó al estrellato, Marylin ya llevaba tras de sí un rosario de amantes. Habiendo conseguido éxitos con cintas como Hagamos el Amor(1960), Los Caballeros las Prefieren Rubias(1953), Cómo Pescar a un Millonario(1953) y Vidas Rebeldes en 1960, Marylin enloquecía a las multitudes. En 1954 el gran beisbolista Joe Di Maggio, apodado Yankee Clipper, se enamoró perdidamente de ella y se casaron. Joe, procedente de una familia italiana con valores muy conservadores, esperaba domesticarla recetándole cocina, costura, aspiradora y hasta hijos. Marylin no quiso abandonar su carrera de estrella fílmica, y Joe, maniáticamente celoso, decidió dejarla después de que filmó aquella provocativa escena en la cual la falda de su vestido halter blanco se levantaba con una corriente procedente de un tren subterráneo. Tras un ruidoso divorcio y sin dejar hijos que Joe tanto ansiaba de ella(había quedado estéril tras un aborto provocado al inicio de su carrera fílmica), Marylin se casó en 1956 con el gran dramaturgo norteamericano judío Arthur Miller y hasta expresó deseos de convertirse a la fe hebraica.En 1960 este tercer matrimonio habría de culminar en divorcio. Marylin además tuvo sonoros affaires con Frank Sinatra, el cantante y actor Yves Montand(quien era el esposo de la actriz francesa Simone Signoret) y con el presidente gringo John F. Kennedy y su hermano menor Robert. Marylin llegó a ilusionarse con el donjuanesco John F. Kennedy, y le ronroneó como gata en celo un sensualísimo Feliz Cumpleaños Señor Presidente en ocasión de los 45 años del mandatario en una enorme fiesta en el Madison Square Garden.
Marylin Monroe, la chela más linda del mundo, se autocalificaba como "una mujer con mucho amor que dar", pero en realidad fue poco cariño el que ella recibió. Tras su divorcio de Miller, se rumoraba que Joe Di Maggio quería volver a llevársela al redil matrimonial. Marylin, harta de verse vilipendiada por los que rodeaban a los poderoso Kennedy y herida por el desprecio de Robert, quien no le devolvía las llamadas, habló de publicar un libro cantando ciertas verdades... Por eso, cuando apareció muerta un 5 de agosto tras ingerir muchas pastillas, hasta se habló de un complot urdido por allegados al gobierno que trataban de callarla haciendo aparecer su muerte como un suicidio. Marylin vivió siempre frustrada por no haber podido tener hijos, y hasta se sometió a cirugías para ver si lograba parir. Tras la imagen sensual y glamorosa estaba una pobre mujer adicta a los tranquilizantes, poco amiga del baño, perezosa y que solía llegar tarde a las filmaciones(razón por la cual varias veces le jalaron la chaqueta. Marylin tenía problemas gástricos que le producían eructos y ventosidades que dejaba escapar sin ningún pudor, no observaba una dieta balanceada y se decoloraba "el plumaje de las menudencias." Sus modales eran atroces, comía en la cama y se limpiaba en las sábanas... y no respetaba al hombre ajeno aunque fuera el consorte de su mejor amiga. Pero "la chela más linda del mundo" sigue suscitando suspiros de admiración y una devoción casi religiosa aún en aquellos que nunca tuvimos el privilegio de verla en persona y que nos limitamos a admirarla en sus películas. El célebre pianista y cantante homosexual Elton John sucumbió ante su hechizo al componerle la canción Candle in the Wind (Candela en el Viento) y Joe Di Maggio, probablemente el hombre que más la amó aunque de forma enfermiza, marca la pauta de este fervor llevando todas las semanas rosas rojas a su tumba.