Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 30 de marzo de 2008

Paavo Nurmi, la saeta blanca

El Finlandes Volador: Paavo Nurmi
Cecilia Ruiz de Ríos
A pesar de que en Nicaragua solo hay una buena dosis de interés y una pizcachita de patrocinio$ para pugilismo y béisbol, varios atletas me han solicitado, en ocasión de los Juegos Olímpicos que se están verificando en Sydney, que me ocupe en esta columna de los grandes corredores de todos los tiempos. El finlandés Paavo Nurmi se encuentra entre las grandes leyendas del atletismo, y las marcas impuestas por este chele siguen maravillando no solo al público sino también a atletas de diversas disciplinas.
Paavo Nurmi vino al mundo un 13 de julio de 1897 en Turku, un puerto finlandés, y desde chiquito mostró una voluntad de acera y un temple como pocos muchachos. Le encantaba saltar, jugar y hacer largas caminatas con su perro, pero no era muy aficionado a las matemáticas en el colegio. Cuando en 1912 se dan los Juegos Olímpicos en la vecina Estocolmo, Paavo se ve muy impresionado por las tres medallas de oro que trae a casa por alto rendimiento en carreras de larga distancia su paisano Hannes Kolehmainen. Paavo a los quince años ya tenía tres de estar laborando y ahorró de su salario para comprarse los primeros zapatos deportivos. Solía entrenar corriendo tras los tranvías en las callos de su ciudad natal. Midiendo 174 centímetros y pesando 65jkilogramos, Paavo Nurmi estaba construido para correr. Cuando en 1919 se lo llevó el servicio militar, mas bien intensificó su ritmo de entrenamiento.
Nítido, pulcro, silencioso y muy reservado, Paavo no le hacía caso al dolor ni al cansancio. En 1920 Finlandia lo incluyó en su delegación para los Juegos Olímpicos. Paavo se llevó un gran chasco al no poderse llevar la medalla de oro en los 5 mil metros, aprendiendo que no solo debía correr contra el cronómetro sino que también contra los otros competidores. Con esa amarga lección aprendida, Paavo tomó nueva perspectiva para correr los 10 mil metros, logrando llevarse la presea de oro a casa. En 1923 Paavo asombró al mundo al imponer el record de 410.4 en la milla clásica.

No hay comentarios: