Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 30 de marzo de 2008

Mustafá Bajáme la Jaula


El loquito de la Jaula: El Sultán Mustafá de Turquía
Cecilia Ruiz de Ríos
Una de las aberraciones más pavorosas de la historia fue la Jaula, método mediante el cual los otomanos trataron de ponerle coto a la salvaje práctica de que el sultán que ascendiera al trono ejecutara a todos los hermanos varones, según leyes puestas en vigencia por Mehmet El Conquistador. La jaula consistía en un edificio hermético donde los hermanos del sultán reinante eran encerrados para que no fueran objeto de atención pública ni instigadores de guerras civiles. Cuando el sultán Ahmed I arribó al trono en 1603, su hermano menor de once añitos Mustafá fue recluido en la Jaula.
La jaula era un edificio sin ventanas ni puertas, y la misma puerta por donde metían a los muchachos luego era sellada con una pared nueva.Lo más seguro es que Mustafá, nacido en 1592 con algunas taras congénitas, ya estuviera bastante enfermo de su pobre azotea cuando lo metieron ahí, y las condiciones en que viviría no harían nada por mejorarle. Los médicos que le atendieron desde chico mencionaban que era paranoico, siempre con miedo de ser eliminado. Dado el historial sangriento de la Casa de Osman, no era de extrañarse que Mustafá, al igual que otros futuros sultanes otomanos, tuviera complejo de persecusión y bastante justificado.
La alborotada vida de su hermano mayor Ahmed I habría de tener consecuencias graves para Mustafá. Ahmed como sultán se arrogaba el derecho de llevarse una mujer distinta a la cama cada noche. Sus favoritas seguían siendo Hadice y Kosem, nacida en 1589 y muerta en 1651. Hadice era la mamá de Osman II y Kosem parió a Murad IV, Bayaceto y el Desquiciado Ibrahim I.
Al morirse Ahmed de tifoidea en 1617 a los 28 años de edad, Kosem como concubina más poderosa se opuso a la sucesión de Osman, el primogénito, temiendo que este joven ejecutaría a los hijos que ella había tenido con el sultán. Gracias a la influencia de esta atribulada madre fue que Mustafá fue soltado de su jaula para que lo declararan sultán. Para entonces Mustafá ya tenía visiones y como algunos locos eran vistos como santos en la sociedad oriental, llevaba buenas de ganar.
A poco de ser ungido, Mustafá dio muestras de estar más loco que una cabra que almorzó con hongos. No sabía ni quería aprender a gobernar. Nombró a dos pajes favoritos suyos como gobernadores de Damasco y Cairo, y reemplazó a un alto funcionario de confianza por un finquero que en una ocasión le había regalado un refresco. Tras solo 3 meses de desórdenes y disparates, Mustafá fue destronado por el cuerpo de eunucos y remitido nuevamente a la jaula acompañado de dos hermosas pero bobaliconas esclavas a las cuales nunca pudo preñar.
Mustafa I se vio sucedido por Osman II, el primogénito de 13 años de Ahmed I. Osman II gustaba mucho del tiro al blanco, y disparaba flechas a objetivos vivientes, preferiblemente prisioneros de guerra y esclavos. Antes de irse a campaña militar hacia Polonia, Osman II ordenó la ejecución de su hermano menor Mehmet en enero de 1621. Osman logró conseguir apoyo popular exiliando a los que apoyaban al ahora enjaulado Mustafá, y cambió el aparato gubernamental nombrando nuevos visires.
Prohibió el consumo de vino y el tabaco y mandaba a los soldados ebrios a servir de esclavos.Osman también quiso ponerle mano dura a los Genízaros, la élite militar que acompañaba al sultán, considerando que tenían demasiado poder, y castigándolos de paso por no haber rendido bien en la campaña en Polonia. Los Genízaros, al sospechar que Osman quería cabar con ellos y largarse en paz a otro lado, se metieron en horda al palacio y capturaron al sultán. Forzaron al sultán Osman a montarse en un caballo cholenco para ser objeto de las burlas del pueblo, y luego lo enllavaron en la prisión de las Siete Torres. Cuando quisieron asesinarlo, Osman luchó con la fuerza de un loco, matando a seis de sus captores antes de ser vencido.
La muerte de Osman II fue muy violenta: mientras unos lo estrangulaban otros le apretaron los testículos. Una oreja le fue cortada y llevada de macabro regalo a su mamá, la cual casi se muere cuando le presentaron tan horrible obsequio... Este fue el primer acto de regicidio en el imperio otomano, aunque el fraticidio ya tenía rato de existir entre los osmanlíes.
Cuando abrieron la Jaula para sacar a Mustafá para que reemplazara a su sobrino en el trono, éste se negaba a salir. Los Genízaros entonces hicieron un hoyo en el techo para extraer al nerviosísimo Mustafá, quien estaba desnudo con sus dos mujeres riendo a carcajadas del susto. Estaba Mustafá completamente débil y sucio, pues en medio de los conflictos palaciegos, nadie había recordado enviarle comida o toallas y agua para que se aseara. Tras darle una especie de «baño ruso» Mustafá fue sacado de la jaula mediante una canasta con cuerdas a través del hoyo del techo. Mustafá una vez de nuevo en el trono ejecutó a todos los que habían conspirado para matar a su sobrino Osman II. Pero la locura se apoderó de Mustafá en días posteriores, y olvidando que su sobrino había sido asesinado, corría gritando su nombre por el palacio en una búsqueda inútil.
En sus arranques de locura, Mustafá llamaba a su sobrino para pedirle que lo relevara de los dolores de ser monarca. Mustafá cambiaba de gran visir con la frecuencia que una modelo cambia de atuendo en un desfile de modas, y la cosa se puso peor cuando nombró a un conductor de mulas como muezzin de la mezquita Hagia Sofía. El caos creció cuando los gobernadores se rehusaban a obedecerle o mandarle el dinero de los impuestos a sultán Mustafá. Los Genízaros, al quedarse sin salario, estaban en pleno hervor. En agosto de 1623 el cuerpo de eunucos intervino cuando Mustafá ordenó la ejecución de sus otros sobrinos.
El líder religioso Gran Mufti declaró que ningún loco podía dictar órdenes semejantes ni gobernar como sultán. Mustafá entonces renunció al trono poniendo a su sobrino Murad IV a bailar con la loca, perdón, a asumir el trono. Fue cuando el mismo Mustafá, con la razón completamente nublada, en un ataque de llanto voluntariamente se fue a meter a la Jaula, de donde nunca más asomaría ni el tobillo y en la cual moriría completamente desquiciado a los 47 años de edad.

No hay comentarios: