Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 30 de marzo de 2008

Nerón, el nefasto que acabó en suicidio teatral!



Nerón, el depravado que quiso ser artista
Cecilia Ruiz de Ríos
Para muchos, el nombre del emperador Nerón es sinónimo de depravación, pero pocos saben que Nerón en realidad comenzó siendo muy amado por el pueblo y es el genuino creador del sorbete, ya que mandaba a sus corredores veloces a traerle nieve montañesa para comerla con pulpa de fruta y miel. Era el hijo de la quinta esposa del famoso historiador-emperador Claudio, la famosa Agripina la Joven, y de un marido anterior. Claudio adoptó a su hijastro y cuando Lucio(que era su nombre original)cumplió los 16 años lo casaron con la hija de trece años de Claudio, la linda Octavia. En el año 49, el sabio Séneca fue llamado del exilio para que educara a Nerón, siempre que no le enseñara filosofía.
Claudio tenía la sana intención de nombrar como sucesor a su hijo Británico, pero Agripina se le adelantó y en el año 54 le sirvió tremenda ensalada de hongos venenosos, muriendo el pobre Claudio tras haber perdido el habla. Siendo Agripina la que impulsó la subida al trono de Nerón, al inicio se disgusta de ver que su hijo es justo y equilibrado. Agripina quiere gobernar por él, pero Séneca y Burrus le aconsejan que no se deje dominar por mami. Furiosa, Agripina comienza a chillar que Británico es el genuino heredero y la da la espalda a Nerón, quien acabó por envenenar a Británico y enviar a su madre con sus gritos a retirarse a una lujosa villa. Una vez libre, Nerón comenzó a mostrar el cobre. Odiaba toda forma de religión, y en una ocasión se meó encima de una estatua de la diosa Cybele. Comía como chancho de engorde, iba a los burdeles, le daba vida de perro sarnoso a su mujer, agredía a los trasnochadores y hasta le gustaba hacer el amor con sus concubinas en público. Su querida, Claudia Acte, era una ex esclava con sospechosos nexos con los cristianos.
En medio de sus correrías, el regordete Nerón se enamoró perdidamente de Poppea Sabina, una aristócrata que estaba muy casada pero no atada a su marido Salvius Otto, quien estaba tan prendado de su belleza que la vestía ostentosamente para que la admiraran aún más. Nerón no se abstuvo de mandar al cornudo consorte de Poppea a Lusitania (ahora Portugal) para quedarse en su lugar. Poppea se resistió a ser solamente una amante, y exigió que Nerón se divorciara de Octavia, cosa que no le convenía a Agripina. La posesiva madre de Nerón hasta se le ofreció de concubina a Nerón ofreciendo calmarle si solo de lujuria se trataba. Poppea le calentó el oído a Nerón afirmando que Agripina planeaba el derrocamiento de Nerón y que la señora quería asesinarla a ella. Nerón no pudo envenenar a su madre, y tampoco la pudo ahogar pues era excelente nadadora. Cuando los soldados de Nerón por fin la capturaron , Agripina se desnudó y pidió que la mataran con un golpe de espada en su vientre, dado que de ahí había salido su desnaturalizado hijo. Para colmo, tras ver desnuda a su madre, Nerón comentó,"De haber sabido que estaba tan bella..."Un tipo de nombre Aniceto fue quien la mató.
Nerón no solamente quería ser aclamado por su poder como emperador, sino que buscaba además reconocimiento como poeta, músico, actor y hombre de letras. En el año 59 se fue a los ludi juvenales(Juegos de la Juventud) y dio concierto público como arpista. El senado estaba horrorizado mientras Nerón cosechaba aplausos dejando el taburete solo. Nerón además había ordenado que en los combates del circo no hubiesen muertos, y los complots para deponerle se fraguaban por doquier. Nerón había agotado el erario, y comenzó a confiscar las propiedades de ciudadanos que dejaban poco monto en herencia al emperador. Saqueó los templos de sus riquezas para llevárselas a casa, y en el año 62 despidió a Séneca por haberlo criticado. En el año 65, tanto Séneca como Burrus llegarían a muertes seudonaturales (suicidio obligatorio para Séneca para ser exactos, a como veremos más adelante.)
En el año 62, Nerón había logrado divorciarse de Octavia al manchar la reputación de ésta una falsa confesión de adulterio por parte de Aniceto(el mismo que asesinó a Agripina).Este se fue a exilio dorado en Cerdeña. Muerta a los 22 años, Octavia tuvo el más triste final al ser asesinada en Pandateria por sicarios de Nerón, quienes le trajeron la cabeza de la pobre mujer. En el año 63, Poppea le había dado a una hija a Nerón, pero al morirse la niña fue deificada por su padre.
Nerón encontraba feo el crecimiento urbano de Roma y quería reconstruir la Ciudad Eterna con el nombre de Nerópolis. El 18 de julio del año 64, el fuego dio inicio en el Circus Máximus y arrasó todo a su paso por 9 días, destruyendo buena parte de Roma. Nerón, quien andaba por Antium, entró estrepitosamente a la Roma en llamas. Se regaron rumores que él había causado el incendio. Sacó alimentos de sus bodegas, dio de comer a los damnificados y culpó a los cristianos de la desgracia. Luego se dio a la jubilosa tarea de reconstruir Roma. Pero una gran tragedia personal se cernía sobre el gordo Nerón.
El depravado emperador había regresado de una noche de copas cuando Poppea, quien estaba encinta, le reclamó por sus andanzas. E igual que cualquier donjuan nica que confronta a su airada esposa, Poppea sencillamente recibió como respuesta una olímpica patada en el vientre, muriendo tanto ella como la criatura que esperaba. Una vez sobrio, Nerón lamentó el hecho. Hizo que el cuerpo de la infeliz fuera embalsamado en carísimas especies exóticas como si se trataba de aderezar un filete relleno. Inmediatamente, Nerón encontró a un joven que era como un gemelo idéntico de Poppea en lo físico, lo hizo castrar y se casó con él con toda pompa y ceremonia. Los aristócratas estaban endemoniados. Fraguaron un complot en el año 65 para poner como emperador a un Calpurnius Pisón, y cuando Nerón se enteró, encontró a su antiguo maestro Séneca entre los involucrados, obligándolo al forzoso suicidio ya mencionado. El poeta Lucano, involucrado también, murió recitando su propia poesía.
En el año 66, Nerón se fue a Grecia a participar en los Juegos Olímpicos. En Olympia hizo el ridículo conduciendo un carruaje que casi acabó destartalado. Los jueces lo coronaron, logrando que el orgulloso Nerón eximiera de impuestos a Atenas y Esparta. Volvió a Roma en el 67, y en marzo del 68 el gobernador galo en Lyon, Julio Vindex, anunció la independencia. Nerón ofreció 2,500,00 sertercios por su cabeza. En abril Galba, comandante de las fuerzas romanas en España, se unió a Julio. Los guardias pretorianos perdían aumento salarial. Julio y Galba marcharon hacia Roma, el senado proclamó a Galba emperador.Nerón no halló valor para suicidarse y fue declarado enemigo público. Su ex esclavo Epafrodito tuvo que empujar la daga con la cual se cortó la garganta para morir. Qué buen actor muere conmigo!"exclamó antes de fallecer. Pidió que no violaran su cuerpo y su ex amante, la cristiana Claudia Acte, le dio sepultura mientras el pueblo de Roma aplaudía por su deceso.