Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

jueves, 7 de febrero de 2008

Diabètico, homòfobo y enemigo de las madres solteras


ELVIS LA PELVIS: UN "REY" BASTANTE ATRIBULADO

Si he de ser sincera, nunca le he encontrado "nada en la pelota" a como se dice popularmente a Elvis, ni a su música (nada raro porque prefiero a Vivaldi y a Durán Durán) ni a la carita de máscara de Gueguense (porque prefiero machos feos como Belmondo y Depardieu). Pero hasta mi abuela admitía que "tenía su gracia el hombre" y mi mamá suspiraba mirándolo girar las caderas, y un día de estos un marine me preguntó cuándo iba a mencionarlo... Como no se puede tapar el sol con un dedo, hoy estoy recordando a Presley al cumplirse una efemérides más de su nacimiento en Tupelo, Mississippi, un 8 de enero de 1935.
Elvis venía de orígenes muy humildes, su papá era granjero y su madre Gladys lo amó con locura desde el momento en que lo puso en este mundo. Gladys lo crió como un tesoro andante y Elvis era el típico hijito de mami, pueblerino y apocado que se desquiciaba por la música. Era pésimo alumno, jugaba beisbol bastante bien y se vanagloriaba de ser buen hijo. Su padre trasladó a la familia a Memphis tras vender sus propiedades y Elvis tenía apenas once años cuando le regalaron una guitarra. Con eso crearon al futuro monstruo. Los fines de semana, allá por 1950, reunía a otros mozos locos por la moda y el baile para ensayar con un grupito de aficionados durante los fines de semana. Una vez que Elvis sacó su diploma de high school, se metió a laborar de chofer de camión en una empresa de electricidad. En 1953, parqueó su vehículo frente al sello disquero local de Memphis llamado Sun Records para grabar una canción que sería regalo de cumpleaños para su venerada mamá. Sam Phillips, dueño de Sun Records, quedó impresionado con la voz y sensualidad del "muchacho blanco que cantaba con la pasión de un negro."
En 1955 Tom "Colonel" Parker se hizo el representante de Elvis. Elvis firmó contrato con la RCA y compró un escandaloso Cadillac rosado subido para su madre. El meneo de pelvis del cantante escandalizaba a las madres y alborotaba a más no poder a las muchachas. Hedda Hopper lo calificó de escandaloso y los pastores evangélicos lo consideraron la encarnación bailable del vivito diablo. Billy Graham prohibió a su hija que fuera a conocerlo. En 1955 la policía de la Florida lo obligó a cantar sin menear el rabo, para 1956 ya tenía un millón de dólares en su haber y en 1957 le compró una inmensa mansión llamada Graceland a sus padres en Memphis. En 1965 Elvis era el cantante mejor pagado y se calcula que en vida ganó más de mil millones de dólares. En 1960 se fue a hacer su servicio militar y una vez que dejó el uniforme en el clóset hizo una serie de películas bastante comunes para Hollywood. En 1968 hizo un especial musical para la NBC que causó sensación.
Para entonces ya Elvis era la víctima de su inmensa fama. No podía salir ni al supermercado porque las multitudes lo seguían, y su mal genio se mantenía a flor de piel. Tenía a quince asalariados llamados La Mafia de Memphis que eran especie de acólitos que se encargaban de protegerle y cumplir sus más mínimos deseos. Consumía kilos de medicamentos entre tranquilizantes y estimulantes y analgésicos, y estaba más gordo de un chancho. Comenzó a obsesionarse por los autos veloces y las armas de fuego. Ninguna compañía femenina le duraba mucho pues las mujeres no le aguantaban tanto maltrato. La raíz de su problemática vida amorosa pudo radicar en que Elvis era un hijo de mami de tomo y lomo. La mujer que amó fue solamente su madre, Gladys. Cuando su madre murió en 1958 creyó volverse loco.
Estando en el servicio militar en Alemania, Elvis conoció a Priscilla Beaulieu, quien apenas contaba con espléndidos 14 añitos. Era hija de un militar gringo, bonita y femenina. Tras haber admitido que se había acostado con casi mil mujeres, entre ellas Ann Margret, Tuesday Weld y Juliet Prowse, pero que Priscilla era la que buscaba para siempre, se casó con ella en 1967 cuando ella llegó a los 21 años de edad. Para entonces Elvis ya llevaba 6 años de relaciones sexuales con ella, pero no fue hasta exactamente nueve meses después de la boda que vino al mundo la hija de ambos, Lisa Marie, tristemente destinada para ser la primera esposa del manoseador de chicos Michael Jackson.
A Priscilla le caía gordísimo el no tener privacidad con su famoso esposo, tener que desayunar con los groseros bufones-sirvientes-guardaespaldas de la Mafia de Memphis y no poderlo acompañar a Hollywood porque él se lo prohibía para que no se enterara de sus correrías. Tras cinco años de encierro matrimonial, Priscilla se aburrió de su esposo estrella y le anunció que dado que estaba enamorada de Mike Stone, su instructor de karate, sencillamente se iba con su música para otro lado. La separación se dio en 1972 y en 1973 el divorcio fue final. Priscilla recibió 2 milloncitos de dólares por el arreglo judicial y aunque el divorcio nunca fue reñido, Elvis se sintió herido en su orgullo de macho cuando su mujer prefirió a un anónimo por encima de él.
Elvis se consoló con comida, mujeres como la ex Miss Tennessee Linda Thompson y drogas. Linda Thompson entregó su virginidad al Rey Elvis y se fue a vivir a Graceland sin boda, pero Elvis le restregaba a otras en la cara. En el último año de su vida Elvis tuvo relaciones con una chica de 19 años, Ginger Alden, quien fue Miss Seguridad del Tráfico en 1976. Ginger estaba con él cuando murió en Graceland el 16 de agosto de 1977.
Elvis en materia de sexualidad tuvo graves problemas de impotencia a causa del exceso de drogas en sus años finales, pero cuando estaba joven se consideraba a sí mismo todo un garañón en celo. Se acostó con miles de hembras. Le fascinaban las mujeres de senos menudos y piernas hermosas, así como un trasero rotundo y caderas bien torneadas.
Odiaba los pies grandes en las mujeres y a los hombres homosexuales. No le gustaba sostener relaciones con mujeres que ya hubieran sido casadas o que hubieran sido madres y una vez plantó a una sensual beldad cuando se dio cuenta que ya tenía un hijito. Al parecer Elvis prefería coleccionar virgos, y afirman las malas lenguas con la mía en la punta que era porque se sentía inseguro de poder satisfacer a una mujer que ya llevara buen andadura de cama... Otra aberración del gran rey del rock era que le encantaba mirar a otras parejas copulando, siendo un voyeur que no respetaba a nadie. Pagaba bien a prostitutas para que le protagonizaran encuentros sáficos con él de espectador. Sin embargo, todos estos defectos del atribulado rey de la música norteamericana se han venido olvidando para ceder paso a una leyenda incandescente de este excelente hijo, tornando su mansión Graceland en un museo y hasta aterrizando su rostro gracioso en estampillas de correo que figuran entre las más vendidas.

No hay comentarios: