Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 3 de febrero de 2008

El inconsolable viudo de Merchita



Alfonso XII, el Epitome del Romanticismo Español
Cecilia Ruiz de Ríos

Uno de los reyes más populares de la historia es indudablemente un guapísimo, alegre y patilludo hombre que llamándose Alfonso XII, se ganó el corazón de su pueblo al declararse abiertamente liberal(aunque no con las connotaciones que dicha palabra tiene en este país!)y al casarse por amor en primeras nupcias. Hijo de una de las reinas más inservibles de todos los tiempos, Alfonso cumplió con aquelllo de "saliendo de una espina, una rosa."
Nacido un 28 de mayo de 1857, Alfonso era el hijo de la gorda reina española Isabel II de Borbón, y nominalmente del esposo de ésta, el amariposado Francisco de Asís de Borbón. Lo más probable es que Alfonso hubiera sido manufacturado por un hermoso militar llamado Enrique Puig Moltó, quien fue amante de la reina entre tantos que tuvo. Otros le adjudican la paternidad de Alfonso a José María Ruiz de Arana "El Pollo", quien al parecer también hacía cacarear del gusto a doña Isabel.Algunos se inclinan a tomar como papi al militar, ya que tanto Puig Moltó como Alfonso padecerían de tuberculosis y la tez marmórea del rey era igualita a la del militar. Alfonso se vio presentado en público sobre bandeja de oro-lo cual le hacía bromear cuando ya era grande que lo habían presentado como "a un lechoncito a punto." Alfonso recibió la más esmerada educación posible, y cuando su madre fue destronada para irse al exilio en Francia, se educó con maestros que llegaron a ser grandes amigos suyos. El Duque de Sesto tomó al muchacho bajo su ala protectora, y le presentó a muchos personajes que luego le servirían de mucho. Alfonso sabía que tarde o temprano estaba destinado a tomar las riendas de España, y se fue preparando para eso. Alfonso estudió entonces tres años en el Colegio Teresiano de Viena.Luego estuvo en la Academia Naval de Sandhurst, mejorando su inglés y el amor por el parlamentarismo.
Alfonso entró de nuevo en España en 1875 por Barcelona, donde lo recibieron con entusiasmo. A los 17 años iba encaramado encima de un gran caballo blanco, y la multitud se apasionó por el rey adolescente.El rey al pasar por un mercado encontró a unas vivanderas de la Plaza de la Cebada vitoreándolo animadamente. Al agradecer los vivas a las mozas, ellas le dijeron si asomo de pudor al monarca teenager,"Más gritábamos acá cuando echamos a la puta de tu madre del trono, pero esperamos que contigo vayamos mejor...por eso también gritamos."
Alfonso debió visitar a las tropas mientras Cánovas le preparaba una Constitución que mas bien parecía testamento.Al visitar la primera línea de las tropas en la batalla de Lácar casi lo echan preso,y escapó de puro milagro.
La salud de Alfonso siempre fue frágil, aunque su a´nimo no decaía.En 1876 escupió sangre por primera vez, y la tuberculosis que no le advirtieron cuando tosía chiquito, se le fue desarrollando. Se hacía urgente que se casara, y comenzaron a buscarle novia. Pero el lío es que ya había fijado los ojos en la bellísima María Mercedes, prima suya por ser hija de su tía Luisa Fernanda y el Conde de Montpensier. Algunos en las cortes se oponían a que la hija de un asesino fuera la reina, pero el amor incandescente de Alfonso por Merceditas hizo que aún contrariando a Isabel II, se casara con ella mientras el pueblo lloraba de emoción."El buen rey se casa como nosotros los pobres, solamente por amor,"rezaban las coplas que se hicieron para la boda de Alfonso con Merceditas. Isabel II en su rabia le echó a Alfonso como distracción a la cantatriz Elena Saénz, sin lograr que el enamorado muchacho desistiera de su boda. El 23 de enero de 1878 Alfonso y Merceditas se casaron embargados de felicidad, pero esta dicha no habría de durar mucho. Merceditas estaba más tísica que Alfonso, y un 18 de junio tuvo un fuerte ataque que la remitió al lecho. El 24 de junio cuando la reina cumplía 18 años lo pasó en cama. Solo oraciones por la vida de la reina se oían. El 26 de junio de 1878 muere a mediodía Merceditas, dejando a Alfonso en un estado deplorable. Lloraba como un niño. Ma. Mercedes fue enterrada en El Escorial, y el pueblo adolorido cantaba coplas alusivas al dolor de su rey:" Donde vas Alfonso XII, donde vas pobre de ti, voy en busca de Mercedes que ayer tarde no la vi..."
Alfonso a pesar de estar tísico era un hombre de sana líbido y pronto se consoló en las arrumacos de la cantatriz Elena Saenz, quien con todo descaro cantó el rol estelar en la ópera La Favorita cuando por fin contó con el favor del rey. Elena tendría dos bastardos de Alfonso, Fernando y Alfonso, y gozaba de la simpatía de Isabel II, quien fue malísima suegra con la difunta Merceditas.
Al no tener descendencia legítima, Alfonso debía casarse de nuevo y un 29 de noviembre de 1879 lo casaron con María Cristina de Habsburgo Lorena, una fría archiduquesa austríaca.Alfonso antes de la boda la había ido a conocer, llegando a expresar que le gustaba más la madre de su futura prometida que la novia en sí. Del matrimonio nacieron dos hijas y el futuro Alfonso XIII, quien vendría al mundo después de la muerte prematura de Alfonso XII, la cual se dio la madrugada del 25 de noviembre de 1885 cuando le faltaban tres días para ajustar los 28 años de edad. María Cristina, celosa y arrogante, no soportaba que su marido hubiera tenido dos bastardos con Elena y los aborrecía con pasión. No le perdonaba tampoco que hubiera tenido un devaneo público con Adela Borghi, otra cantante de ópera.Adela era rubia, desafiante y se negaba a soltar al rey, quien en su afán por vivir a plenitud la vida que poco a poco se le acababa, no escatimaba gastos o esfuerzos por andar bacanaleando.
El gobernador Elduayen se vio forzado a tomar de las mechas a Adela y ponerla en un tren expreso hacia Francia porque la reina se desbordaba de celos. Elduayen cayó en desgracia con el rey, quien no le perdonaba que hubiera metido manos a favor de la reina. Alfonso y su segunda esposa nunca se llevaron bien dado que era un matrimonio por razones de estado. Un 17 de mayo de 1886 nació Alfonso XIII, el hijo póstumo de Alfonso XII, y quien habría de llevar la corona hasta 1931.
Aún hoy, la figura de Alfonso XII goza de gran popularidad en España. Su nombre quedó grabado como el primer monarca en declararse liberal aún antes de ceñirse la corona, y muchos le recuerdan en literatura, canción y anécdotas como un monarca popular, alegre, bromista y siempre accesible para un pueblo que siempre lo adoró. Su romance con su primera esposa además forma parte de una de las paginas más tiernas de la historias de amor de famosos.

No hay comentarios: