Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

martes, 12 de febrero de 2008

Le negra ironìa del superhombre rubio


NIETSZCHE:LA IRONIA DEL SUPERHOMBRE
Cecilia Ruiz de Ríos

Resulta curioso que el hombre que para muchos fue precursor del nazismo y promulgó la teoría del superhombre... fuera un dechado de malestares y problemas, pero Federico Nietszche, filósofo alemán que murió de una apoplejía un 25 de agosto de 1900, reunió en sí mismo a toda una serie de aberraciones y dolencias que resultaba casi irónico que la idea de un superhombre y hasta la muerte de Dios saliera de su atorbellinada existencia.
Federico Nietszche vino al mundo en Sajonia, Alemania, un 15 de octubre de 1844 y le pusieron ese nombre con esperanzas que tuviera un poco de la grandeza de esa monumental figura prusiana que fue Federico el Grande. Su padre era un pastor luterano muy ceñudo, y dos años después del difícil parto que fue Federico, habría de nacer su hermana Elisabeth-quien dominaría la siquis de Federico cuando ambos fueron adultos. El padre de Federico duró poco, merced a una serie de dolencias entre las que se contaba la migraña y miopía, y Federico se vio inmerso en su niñez en un mundo de faldas, muchas de ellas castrantes y posesivas. El niño Federico fue un almanaque de enfermedades como para que un patólogo se diera gusto...desde meningitis, rubeola, jaquecas, reumatismo y posteriormente una infección sifilítica, pero aún así nunca perdía la vitalidad y la alegría. Siendo muy niño estudió piano y escribía poemas, era el orgullo de su nutrida parentela y a los 14 años fue a parar becado a una institución de los frailes cistercienses(los herederos del famoso e intransigente San Bernardo de Clairvaux). En su juventud formó con unos amigos un grupo musical llamado Germania. En 1866 se topó por accidente con un libro de Schopenhauer, y la lectura de esos escritos filosóficos iban a incidir en la disminución de la fe religiosa de Federico. Un 9 de octubre de 1867 Federico ingresó a un regimiento de caballería para cumplir con su servicio militar. Ya para entonces tenía un bigote de escobillón y buena musculatura, pero su servicio se vio interrumpido cuando se cae de un brioso corcel y se rompió una costilla. Se refugió en la lectura y la autocomplacencia sexual, dos cosas que muchas veces realizaba al mismo tiempo. Un 8 de noviembre de 1868 conoció al gran compositor alemán Ricardo Wagner, en Leipzig. Así se inició una gran amistad entre estos dos odiadores de judíos, admiradores de las viejas leyendas de la Germania bárbara, y ególatras de cuidado. Cuando concluyó su servicio militar en octubre de 1868 su maestro Wilhelm Ritschl lo propuso para que impartiera la cátedra de Filología en la Universidad de Basilea, pero como Federico aún no tenía su doctorado, ese nombramiento no es efectivo hasta el 13 de febrero de 1869.Federico no duda en dejar su nacionalidad germana a un lado para hacerse suizo, condición para poder ejercer en Basilea. Wagner y Federico se hacen yunta inseparable, y la posesiva Elisabeth Nietszche se hace cargo de los hijos del matrimonio Wagner para que su hermano pueda salir tranquilo con el genio operático. Federico sintió una incipiente infatuación con Cósima Liszt Wagner, la segunda esposa de Wagner, pero nunca le dijo nada. Pero la felicidad con Wagner es breve, pues al estallar la Guerra Franco-Prusiana Federico se ve obligado a irse a Prusia para integrarse a las tropas como conductor de ambulancia. En el fragor del combate, se contagia de difteria y disentería. Tras restablecerse bajo los mimos de su madre, Federico publica su primer gran ensayo un 31 de diciembre de 1871: El Nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música. Esta obra no hizo mucha cosquilla, y en 1873 sale a luz Consideraciones Intempestivas, seguido en 1878 por Humano, demasiado humano, en su primera parte(la segunda parte saldrá en 1880).
En 1878 Federico rompió sus relaciones con Wagner, y muchos especulan que esta ruptura se dio tras un intento de estar solos en la cama...En 1878 publicó Un Libro para Espíritus Libres, dedicado a la memoria de Voltaire. En 1881, ya contagiado de una sífilis galopante por sus relaciones con damas de la noche, publica Aurora.Reflexiones sobre los prejuicios Morales. En 1882 el amor flecha de una vez por todas a Federico. Conoce a una joven judía rusa de 20 años con un cerebro brillante y piernas flacas y feas:Lou-Andreas Salomé. Al encontrarla, cree olvidar el rechazo que un 11 de abril de 1876 le había propinado Mathilde Trampedach al negarse a casarse con él. Federico pierde el sentido por Lou, la idolatra y vive 8 meses de felicidad a tres(porque Federico, Lou y el filósofo Paul Reé viven con la rusita en un extraño ménage a trois en el cual cualquier variante sexual se practica, menos el acto en sí...), pero ella tampoco querrá hacerse cargo con anillo y todo de un genio enfermo y cuya sífilis le hace pasar por arranques de locura. Elizabeth, la posesiva hermana de Federico, trató de agriar las relaciones entre la judía y su adorado Federico y al final logró separarlos. Esta relación incestuosa entre Federico y su hermana quedará plasmada en el libro de confesiones Mi Hermana y Yo de Federico. Los raros amores entre Federico y su hermana fueron unas relaciones tormentosas que alternaban entre pleitos y bochinches y escenas de pasión y ternura. En 1883 Federico publicó su obra más famosa, Así Hablaba Zoroastro, cuya última parte no saldrá a luz hasta en 1891.Otras obras como Más Allá del Bien y del Mal le siguieron en la década de los 1880s, y cuando Wagner muere en 1883 suelta lágrimas a escondidas. En 1889 la locura por fin se adueñó de él de una forma total.
Un 3 de enero de ese 1889 el creador del Superhombre que tanto exaltaba al chacal Hitler en este siglo cayó al suelo en la Plaza Carlos Alberto en Turín, tras haber protagonizado un aparatoso ridículo abrazando mientras lloraba a gritos a un aterrorizado caballo cuyo dueño había maltratado. Luego aporrea un piano con los codos y lo hallan cantando a gritos. Después de este incidente, Federico fue llevado a una clínica en Basilea, y al diagnosticársele parálisis progresiva su madre se lo llevó a Jena. El hombre que había hablado de una superraza de hombres de ojos azules y en su obra El Anticristo, maldición contra el cristianismo osó pronosticar la muerte de Dios, murió en Weimar en medio de pavorosos dolores, autoacusándose de incesto con su hermana Elisabeth y maldiciendo en contra de la "mona asquerosa y judía"(léase Lou Andreas Salomé, su gran amor.)