Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 3 de febrero de 2008

no gustas de un "bloody Mary"?


LA INMENCIONABLE ELIZABETH BATHORY,LA CONDESA SANGRIENTA
Cecilia Ruiz de Ríos
Elizabeth Bathory, condesa húngara que asesinó a más de 600 mujeres para consumir su sangre.
La historia no ha sido escrita solamente por santos y personas perfectamente respetables que fueron fieles a sus cónyuges, a como quisieran algunos teachers de la materia. Para bien o para mal nuestro, la historia ha sido protagonizada por gente de la más diversa estofa, desde lesbianas, aberrados, homosexuales, beodos y locos hasta sádicos y maniáticos. Tratar de obviar esto es como tapar el sol con un dedo.
Elizabeth Bathory, a quien llaman la Condesa de Sangre, es la vampiresa más conocida de la historia. Nacida un 7 de agosto de 1560, era la mimada hija de la prominente, rica y rancia familia húngara de los Bathory. Sus padres eran los barones Jorge y Anna, y le impartieron una esmerada educación en una época en que muchos monarcas apenas sabían firmar su nombre. Elizabeth llegó a ser proficiente en matemáticas, húngaro, alemán y latín y le encantaba leer. Además, era una bellísima hembra con pelo de caoba con unos ojos de topacios.
A los 11 años, Elizabeth se vio comprometida por interés con Férenc Nadasdy, el futuro "Héroe Negro" de Hungría. A la hermosa muchacha no le cayó muy de perlas que digamos su compromiso con Ferenc, sobre todo porque la familia del muchacho estaba bastante venida a menos y muchos le susurraban a Elizabeth que era una mésalliance en la cual ella llevaba todas las de perder. Elizabeth fue enviada a vivir con su futura suegra Ursula(una viuda adusta) antes de casarse con su prometido. La suegra, a pesar de que recibía buenas entradas por tener viviendo a Elizabeth con ella, la maltrataba. En una de las escapadas de la chica, Elizabeth halló refugio en los brazos de un campesino guapo, y de la relación quedó encinta. Al nacerle una hija, la ogresa suegra obligó a la atribulada Elizabeth a entregar a su niña a la familia del muchacho, añadiendo dinero para asegurarse que no se hablara más del asunto.
Al momento de la boda, Elizabeth exigió que su apellido fuera tomado por su esposo, dado que ella venía de mejor linaje que él. Desde entonces Ferenc Nadasdy fue conocido como el Conde de Nadasdy-Bathory. Fue precisamente cuando Elizabeth se preparaba para su ceremonia nupcial el 8 de mayo de 1575 que descubriría su pasión por la sangre. Elizabeth estaba siendo peinada y vestida por varias sirvientas. Una de las criadas notó que el tocado de Elizabeth estaba imperfecto, y se lo quiso corregir, pero Elizabeth, nerviosa y alterada, le quitó el cepillo a la doncella y la golpeó con él. De la herida de la sirvienta manó abundante sangre, y unas gotas cayeron sobre el brazo de Elizabeth. Elizabeth se limpió con mueca de asco, pero posteriormente se fijó que el sitio donde habían caído las gotas de la joven lucía más fresco y lozano.La inquietud quedó en la mente de Elizabeth.
Ferenc, quien había obtenido permiso breve para venir a casarse con Elizabeth, regresó después de una breve luna de miel a sus combates contra los turcos, y la joven esposa pronto se vio libre para dedicarse a su obsesión. Elizabeth parió, tras 10 misteriosos años de infertilidad conyugal, a su primera hija Anna, y en los próximos 9 años dio a luz a dos niñas más y a su hijo Paul. Reza la leyenda que tras el nacimiento de sus bebés Elizabeth se comía la sanguinolenta placenta afirmando que así se revitalizaba.Las largas ausencias del esposo permitían que Elizabeth frecuentara a su tía Klara, una acaudalada lesbiana que la introdujo a los placeres perversos.
Elizabeth comenzó a distraerse mandando a traer jóvenes vírgenes campesinas para practicar las más diversas torturas en ellas, además de tenerlas como viviente banco de sangre inmediatamente disponible. Elizabeth primero las sometía a la tortura de miel-que consistía en bañar a una doncella desnuda y luego dejarla a merced de insectos-o las remitía a la jaula de empale(donde una enorme estaca se introducía en las entrañas de las chicas, mientras Elizabeth se colocaba desnuda debajo de la goteando jaula para bañarse en sangre). Otras iban a parar a la doncella de hierro, que era una especie de catafalco en forma de mujer con miles de filosos hierros y estacas adentro. Elizabeth además gustaba de acariciar a sus víctimas si éstas andaban menstruando, y las prefería de caderas rotundas y senos voluminosos para refocilarse mordiéndolas...
Las campesinas asesinadas por los métodos más macabros llegaron a ser más de 600, y todo hubiera continuado igual si Elizabeth no hubiera decidido probar con la sangre "azul" de varias chavalas aristócratas.Para entonces el pastor protestante(Andras Berthoni), a quien Elizabeth le pedía el favor de brindar cristiana sepultura a las chicas, comenzó a negarse a ser cómplice. Fue entonces que un primo de la condesa, el conde Thurzo, denunció las atrocidades cometidas por su pariente.A esas alturas del campeonato, Elizabeth ya había vendido dos castillos que fueron de su familia para poderse costear tan extravagante estilo de vida.
Elizabeth fue sometida al primer juicio un 2 de enero de 1611 en Bytca. 17 testimonios fueron brindados en contra de ella, incluyendo datos que involucraban a sus cómplices helena Jo, Dorka, Catharina y el criado Ficzko. Una sirvienta que se hizo llamar Susana afirmó que ella había visto una lista con más de 600 nombres, de puño y letra de su ama, y redactada con sangre de las víctimas. El segundo juicio se verificó el 7 de enero de 1611. Elizabeth, debido a su alta posición social y por el hecho que el rey húngaro de turno(Matías II) de turno le debía hasta sus zapatos a la familia Bathory, no estuvo presente en ninguno de los juicios y no salió convicta de ninguno de ellos. Esto pudo haberse dado para proteger a los Bathory y al rey endeudado. Tres de sus secuaces fueron sentenciados a horribles muertes y mutilaciones, incluyendo la extracción de los dedos de las manos con pinzas al rojo vivo, azotes y una muerte en las llamas. Ficzko, su criado, fue sentenciado a ser decapitado, demembrado y luego quemado.
Elizabeth permaneció el resto de su vida bajo arresto en el castillo, donde fue encerrada en su cuarto tras haber construido una gruesa pared sin puertas. Se le pasaba comida por un agujero pequeño. El 21 de agosto de 1614, el guardia de turno quiso satisfacer su curiosidad en cuanto a que si Elizabeth de veras era una de las mujeres más bellas de Hungría. Asomó un ojo y pudo ver el cadáver inerte de la hermosa noble, la cual al parecer murió de un ataque al corazón mientras dormía una siesta y soñaba con baldes enteros de sangre para nunca envejecer. Tenía solo 54 años, y aparentaba apenas unos 24. Al parecer la sangre consumida pudo detenerle el envejecimiento, pero no la muerte.