Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

lunes, 11 de febrero de 2008

El Mago del Concierto de Aranjuez


EVOCANDO A JOAQUIN RODRIGO

Cecilia Ruiz de Rìos


La noticia del fallecimiento de Joaquín Rodrigo me llegó durante una clase de laboratorio de idiomas cuando era una teacher malpagada en el Colegio Americano, y súbitamente, la pantalla de mi monitor parece tambalearse. El genial autor del Concierto de Aranjuez para guitarra y orquesta forma parte de mi galería de recuerdos al haberlo conocido en mis tiempos de estudiante en Europa.Era familia suya?, me pregunta un pupilo al verme los ojos en aguas, pues no sabe quién era el finado aunque al tarearearle el adagio reconoce la música.
Muchos han escuchado el precioso adagio del Concierto de Aranjuez-ya sea en su versión original o en cualquiera de los arreglos para rock, jazz y hasta cumbia vallenata que se han hecho-incluso, se han enamorado con esta música como telón de fondo, ignorando que el autor era un español no vidente que hasta anteayer todavía estaba entre nosotros.
A Joaquín Rodrigo yo lo conocí durante una breve visita a Madrid en compañía de varios condiscípulos. Una tarde, el modesto estudiante de guitarra que era entonces el hoy célebre concertista marroquí Alí Soussin, me dijo en su afectado español,"Hoy te tengo reservada una gran sorpresa, chiquiña. Vas a conocer a un viejo extraordinario."Para no desanimar a mi amigo árabe, no le contesté que preferiría que me presentara a un joven extraordinario y nos montamos en un taxi. No tenía la menor idea donde me llevaba. Llegamos a la casa del famoso guitarrista Iñaque Castilla, y sentado en el sofá con gruesas gafas oscuras, en efecto, estaba un viejito sonriente, muy aseado y ataviado con elegante sencillez.
"Chiquiña, el maestro Joaquín Rodrigo, autor del Concierto de Aranjuez,"me dijo Alí. Acto seguido, el compositor tomó mis manos en las suyas, y luego me palpó la cara lentamente."Maja, muy maja.Preséntenme siempre majas, jóvenes y frescas, porque para tocar arrugas ajenas, mejor me toco las mías..." dijo el sonriente músico valenciano. Cabe mencionar que a estas alturas del campeonato yo tenía el estómago helado de emoción y las rodillas convertidas en flan a medio cuajar, pues desde chiquita siempre me fascinó el Concierto de Aranjuez. Dicharachero, dulce y muy modesto a pesar de su inmenso prestigio, Joaquín Rodrigo conversó con los tres estudiantes que éramos entonces durante más de dos horas, tiempo precioso que jamás olvidaría aunque viviera las proverbiales 9 vidas del gato. Hoy que ha desaparecido físicamente, no es precisamente un obituario lo que estoy escribiendo.
Joaquín nunca va a estar muerto para todos aquellos que admiramos intensamente su obra como uno de los creadores más brillantes que ha dado España. Nacido el 22 de noviembre de 1901 en Sagunto, a los tres años perdió la vista a consecuencia de una pavorosa epidemia de difteria que asolaba su terruño. Trasladándose su familia a Valencia, comenzó sus estudios musicales ahí mismo desde 1910. Inicialmente Joaquín compuso sus primeros pinitos en Braille, pero posteriormente habría de dictar sus opus a un copista. Su ceguera no fue impedimento para que el exigentísimo maestro francés Paul Dukás, el perfeccionista autor de El Aprendiz de Brujo y La Péri, lo aceptara como alumno en la Escuela Normal de Música en 1927. Cabe mencionar que Dukás, quien como compositor era insoportable hasta consigo mismo, era un cascarrabias que no aguantaba a cualquier alumno, y a muchos hizo estallar en llanto con sus regaños...
Sin embargo la genialidad y el dulce carácter de Joaquín permitió que existiera una relación de gran entendimiento y profundo afecto entre maestro y pupilo, a tal punto que cuando murió Dukás en 1935, Joaquín le dedicó una Sonata de Adiós y pasó varios meses fuera de color evocando a su adorado teacher. En 1928 Joaquín se vio flechado de una vez por todas cuando conoce a la brillante pianista turca Victoria Kamhi, con quien contraerá nupcias el 19 de nero de 1933 para conformar un matrimonio tan bien avenido que parecerán eternos novios. Joaquín en 1933 se enamoró de la docencia y daba clases en el colegio de Ciegos de Madrid cuando le otorgaron una beca para continuar estudiando en París.
Esta vez fue al Conservatorio Nacional de París y a la Sorbona, donde aún se conservan sus excelentes notas. La docencia volverá a reclamarlo en numerosas ocasiones en el futuro tanto a nivel de España como en países como Puerto Rico, pero no es hasta en 1939 que saltará a la fama mundial a través de la composición de una obra llamada Concierto de Aranjuez para guitarra y orquesta. Esta obra se la sugirió el guitarrista Regino Saiz de la Maza y contó con el apoyo del Marqués de Bolarque Luis Urquijo. La obra en sí fue estrenada el 9 de noviembre de 1940 en Barcelona, con la orquesta de esa ciudad bajo la batuta de César Mendoza y con Regino en la guitarra. En 1941 nació su hija Cecilia, llamada así en honor a la Santa Patrona de los Músicos.
En 1953 le galardonaron con la Gran Cruz Alfonso X El Sabio como reconocimiento a sus valiosos aportes a la música española, y pusieron una lápida conmemorativa en su casa natal en Sagunto. En 1958 se anotó otro éxito internacional al estrenar Fantasía Para Un Gentilhombre en California, Estados Unidos, y en 1960 el gobierno francés le concedió la orden de Officier des Arts et Lettres. En 1964 la Universidad de Salamanca le dio l Doctorado Honoris Causa y en 1975 los mexicanos le otorgan la Espuela de Plata. Galardones, premios y distinciones siguieron lloviendo sobre Joaquín sin que cambiara su carácter humilde y tierno, y en 1990 el monarca español Juan Carlos de Borbón le otorgó el título nobiliario de Marqués de los Jardines de Aranjuez.
En 1997, Joaquín recibe un golpe del destino: su mujer Victoria fallece un 21 de junio. Durante un concierto en honor suyo que montan a fines del 98 luminarias de la guitarra como Iñaque Castilla, Siva Shankar(nieto de Raví Shankar) y Alí Soussin las lágrimas asoman a sus ojos al evocar a su mujer, y se le oye decir,"Creo que pronto voy tras ella."
Joaquín Rodrigo, al fallecer anteayer, fue sepultado en la ciudad que hizo célebre a través de las notas inmarcesibles del Concierto de Aranjuez. Aunque su menudo cuerpo fue remitido a la tierra, todos aquellos que hemos pasado momentos de deleite escuchando su música lo seguiremos recordando como si todavía estuviera entre nosotros.