Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

viernes, 8 de febrero de 2008

No tendrìa nada mejor que hacer Ibrahim?


EL SULTAN MAS PELIGROSO DE TURQUIA
Cecilia Ruiz de Ríos
Ibrahim I "El Desquiciado" de Turquía.
Desde que Osman fue el primero de los sultanes turcos otomanos, de todo hubo en la viña de esos señores, desde aguerridos monarcas como Bayaceto I el Rayo, inspirados poetas soberanos como Solimán el Magnífico y ridículos gordiflones como Selim el Borrachín.Pero el hombre que se lleva las palmas en lo que a locura y barbaridades se refiere es nada menos que un gordo barbudo llamado Ibrahim "El Desquiciado", de Turquía, nacido en 1616 y fallecido en 1648.
Para entender por qué Ibrahim perdió la chaveta, es preciso recordar que un ancestro suyo, Mehmet II el Conquistador(el que deschincacó el imperio bizantino)había dictado leyes que exigían que todos los hermanos varones del sultán debían ser eliminados al momento en que éste se calzara la espada de Ayub y fuera ungido como gobernante por los danzantes derviches.
Esta bárbara costumbre se siguió fielmente hasta que el sultán Ahmed I llegó al trono y no quiso matar a su hermano menor, el imbécil Mustafá I. En sustitución al asesinato de estado, se implementó lo que se llamaría "La Jaula". Esto consistía en encerrar en un enorme edificio sin puertas ni ventanas a los hermanos varones del sultán, permaneciendo así los príncipes sin contacto con el mundo exterior. El problema es que cuando a alguno de estos príncipes le tocaba
salir de la Jaula porque heredaba el trono del sultán anterior, no estaban capacitados para gobernar y albergaban serios trastornos causados por el encierro. La jaula fue abolida en 1789, pero para entonces el daño ya estaba hecho y ya formaba parte de la agitada y sangrienta historia del imperio otomano el reinado de Ibrahim I El Desquiciado.
Volviendo a nuestro tarado amigo, Ibrahim como hermanito menor de Murad IV había estado recluido en la jaula desde chiquito. En 1640 Murad, ya en su lecho de muerte, había ordenado la ejecución de Ibrahim porque opinaba que era mejor que la dinastía se acabara en lugar de continuar con lo que él llamaba "semilla insalubre." Sin embargo, la mamá de ambos, Sultana Kosem, intervino a favor de Ibrahim y éste quedó vivo para ocupar el trono tras la muerte de Murad.
Cuando una muchedumbre llegó a buscar a Ibrahim a la jaula, éste sintió tanto miedo que trató de trancar el paso creyendo que su hermano le estaba haciendo otra broma pesada. Ibrahim se negó a salir de la jaula hasta que le trajeron el cadáver de Murad. Una vez que se convenció que él sería el próximo sultán, Ibrahim celebró la muerte de su hermano Murad danzando por el harem y cantando "se murió el carnicero del imperio."
Ya instalado en el trono, Ibrahim continuó la salvaje práctica impuesta desde 1607 de matar a los hijos de las princesas otomanas para que no posaran amenaza al sultán. Las hermanas de los sultanes desde esa fecha no gozaban de la maternidad, pues al momento de nacer sus bebés estos eran eliminados de inmediato.
Buscando cómo reponer los años perdidos, Ibrahim a los 23 años decidió dedicarse a todos los placeres posibles. Su mamá la Sultana Kosem era quien en realidad gobernaba, y ella se cercioró de proporcionarle un desfile de vírgenes y chicas gordas para su placer. Ibrahim las adoraba rellenitas y fofas, y cuando la impotencia comenzó a atacar al perverso joven, su madre le consiguió los equivalentes de aquellos entonces del Viagra de hoy.
Ibrahim no gustaba de las esclavas, a quienes cnsideraba bajas y fáciles conquistas. Tenía preferencia por esposas ajenas, o mujeres que no quisieran nada con él. Ibrahim a menudo ordenaba a sus mujeres que anduvieran completamente desnudas, corriendo él entre ellas como garañón alborotado y copulando desenfrenadamente siempre que pudiera...En una ocasión Ibrahim se encaprichó con la hija del gran Mufti(el más alto dignatario religioso del imperio)y pidió a la chica en matrimonio, pero el padre aconsejó a su hija que no lo aceptara dado que sus perversiones ya eran legendarias.
Ibrahim secuestró, sopapeó y violó por varios días a la joven y luego la devolvió como mala mercancía a su casa. En 1641 una de las concubinas de Ibrahim, Turhan Hadice, parió a su primogénito Mehmed. Este chavalo salió bastante enfermizo y pronto Ibrahim comenzó a odiarlo a tal punto que en una ocasión, aprovechando que Turhan Hadice y él reñían, Ibrahim lanzó a su propio hijo en una alberca. Afortunadamente Mehmed sobrevivió.
Ibrahim solía hacer pillajes en las joyerías para satisfacer los gustos de sus concubinas. Ibrahim se sumergía en caros perfumes desde la barba hasta los pies, pero no siempre se bañaba con agua. La combinación de perfume con tufo era insoportable. Ibrahim era un sensualista que coleccionaba pornografía de todo tipo y libros sobre erotismo. En una ocasión al ver las menudencias de una vaca pidió que le buscaran por todo el imperio a una mujer con proporciones iguales en sus partes nobles.
Una señora a su medida fue hallada en Armenia y se la llevaron al harén.Era una gordaza de 150 kilos a quien él llamó Sechir Para(Cubito de Azúcar), y el loco sultán solía pasar en arrumacos eróticos con ella por días enteros. Sechir Para y Turhan Hadice serían las dos únicas mujeres de su harén que se salvarían de ser asesinadas por el mismito Ibrahim cuando éste pescó un berrinche de rabia y ordenó que sus 280 hembras fueran echadas al mar en el Bósforo amarradas en sacos con piedras. Sultana Kosem odiaba a Sechir Para a tal punto que la invitó a cenar, y una vez ahí la hizo estrangular, sin embargo le dijo a su hijo que la voluminosa dama había muerto de misteriosa dolencia.
Como gobernante, Ibrahim fue igual de chancho que en su vida privada. Vendía los puestos al mejor postor sin importarle que fueran asesinos o ladrones reconocidos. Subieron los impuestos y a Ibrahim le importaba un comino la caótica situación del imperio. En 1648 los Jenízaros(tropa élite del sultán), al verse sin salario durante meses, pescaron al Gran Visir(especie de primer ministro), cortaron su cuerpo en trozos y lo vendieron en las calles.
El Gran Mufti, quien nunca perdonó la violación de su bella hija, apoyó un golpe de estado y el desquiciado Ibrahim fue retornado a su jaula. Encerrado de nuevo, se puso peor de la azotea. Gritaba a toda hora, y una semana luego de ser depuesto, los verdugos entraron a la jaula para matarlo. Con el sagrado Koran en mano, Ibrahim intentó salvarse, pero fue en vano. Fue estrangulado con cuerda de arco y sepultado en la mezquita del Hagia Sofía al lado de otro regio loco de la dinastía osmanlí, el Loco Mustafá.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente artículo Cecilia, bastante deschavetado este sultan, enfermo de la cabeza y con poder, pfff, enferma combinacion.

Julio

Anónimo dijo...

Este articulo es bastante viejo, pero aun asi voy a dar mi opinion.
Creo q cuando se habla de historia y sobre todo de aquellos paises cuya historia es velada por tradicion, no se puede asegurar las cosas tan enfaticamente pues por mas q esta señora crea conocer pudiera estar equivocada.
Por otro lado, su articulo ni siendo verdadero puede ser presentado de forma tan irrespetuosa pues quizas para los descendientes y pueblos de esos señores no les parezca bien.
Señora respete, y si quiere divertirse, riase de la historia de su propio pais q no se cual es. Todos los paises tienen esqueletos en sus armarios.

Elizabeth Diaz dijo...

Se justifica la locura despues de vivir tal desdicha en un encierro cruel y enfermizo pero estoy segura y tu los llamas asi peyorativa mente creo que antes de levantar el dedo contra esos sultanes y regentes de ese imperio primero deberías mirar y estudiar las locuras de los de tu pais hay que tener moral mija.

Anónimo dijo...

Demaasiado sarcástico ,hay maneras más objetivas de narrar hechos históricos, denotan me cho la personalidad de quién lo comenta.