Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

martes, 5 de febrero de 2008

el ìdolo de Brahms


El Eterno Soberano del Vals: Juan Strauss jr.
Cecilia Ruiz de Ríos

"Teacher, cómo es posible que se haya olvidado de Juancito el Rey del Vals?" me protesta mi alumno estrella Miguel González Lazarévic, quien se sabe el Danubio Azul en guitarra desde los 9 años. La realidad es que no se trata de olvido, sino que me han pedido tantos personajes para esta columna que a veces no sé ni por dónde comenzar...sobre todo cuando se trata de un genio a quien siempre he admirado personalmente.
Juan Strauss junior era hijo de tigre, y por eso salió rayado. Su papá Juan y dos hermanos(José y Eduardo) eran consumados músicos, y aunque papi inicialmente no quería que Juancito le siguiera los pasos y lo orientó hacia la contabilidad, genes y medio ambiente se conjugaron para hacer de Juancito todo un monarca de la música.Nacido un 25 de octubre de 1852, Juancito era el primogénito de los cinco chicos del matrimonio.La madre de Juan-Anita- era su alcahueta, y sabiendo ejecutar el violín con cierta destreza, ella le daba lecciones en secreto cuando papi andaba en gira de conciertos. Juancito intentó escribir su primer vals a los 6 años de edad. Desde 1841, Juancito fue llevado a la Escuela Politécnica y no mostró mayor interés por llegar a ser contador. A los dos años de estar sacando malas notas fue expulsado de dicho centro por mala conducta.Furioso Juan padre le puso un tutor privado, con quien no le fue mejor.Mami le seguía enseñando violín y logró sacar un permiso con la policía para poder tocar con una orquesta de unas 15 personas en sitios públicos. En octubre de 1844, tocó su primer concierto y poco después sus obras de primera cosecha fueron publicadas por Mechetti.
Juan padre comenzó a molestarse por la competencia que le hacía su propio hijo. En 1845 a los 20 añitos de edad, Juancito ya dirigía la orquesta de un regimiento civil, algo que su padre hacía desde 1834. Cuando habían desfiles militares, padre e hijo se consideraban rivales mutuos. Al morir Juan padre en septiembre de 1849, Juancito quiso hacerse cargo de la orquesta de papi, pero muchos de los músicos viejos no querían obedecerlo recordando las agrias reyertas y "faltas de respeto" que el joven había tenido con papi. Entre 1852 y 1865 Juancito dirigió varias agrupaciones estudiantiles en bailes de carnaval. Estas agendas de trabajo musical solo se vieron interrumpidas en 1853 en una ocasión en que Juancito se enfermó, siendo sustituido momentáneamente por su hermano menor José. En 1854 ya estaba componiendo nuevamente y trinando como jilguero en primavera.
Juancito era gran admirador de la belleza femenina, pero el 27 de agosto de 1862 se casó con la cantante Henriette "Jetty" Treftz en la catedral de San Esteban. Jetty se convirtió en su manager, coordinaba su agenda de conciertos y respondía a la correspondencia. Fue ella quien le sugirió a su amoroso marido que se dedicara a la operetta también dado que se ganaba buena plata ahí, cosa que pudo confirmar posteriormente cuando produjo sus famosas operetas El Murciélago y El Barón Gitano. En 1870 la desdicha tocó a la puerta de Juancito:murieron su madre, su hermano José y una tía muy querida. Ocho años luego, la felicidad conyugal de Juan se vino a pique cuando Jetty murió un 8 de abril de un ataque al corazón.Juancito estaba tan afligido que se enfermó y no pudo atender el sepelio de su idolatrada esposa.
Juancito afirmaba que no podía vivir solo y a las 7 semanas de muerta Jetty, a los 52 años de edad, el gran músico se casó con la también cantante Angélika "lili" Dittrich, a quien le llevaba 25 años. A Lili le cayó mal que su esposo fuera un workaholic de la música, y en 1882, tras haber tenido otros amantes para adornar la testa de Juancito con cuernos, Lili huyó con otro director de orquesta. Muerto de bochorno por la huida de Lili, Juancito buscó y encontró consuelo en los brazos de la joven y bella Adela Deutsch, quien encontraba al mostachudo Juancito de 56 años irresistible. Aunque la Iglesia Católica no reconocía el divorcio de Juancito de su segunda en infiel esposa, Adela desafió los convencionalismos y se mudó bajo el mismo techo que el músico. Juancito y Adela no se verían legalmente matrimoniados hasta en 1887, pero eso no restó un ápice de felicidad a la pareja. Juancito siguió trabajando a todo motor, ganándose la admiración de Raimundo y todo mundo. Entre sus fans más ardientes estaban el emperador Francisco José I de Habsburgo(a quien dedicó el Vals Emperador)y su encantadora esposa Sissy, quien cubría de besos y lo abrazaba como oso a Juancito cada vez que podía. Juancito estaba componiendo un ballet cuando pescó una opípara neumonía, muriendo el 3 de junio de 1899 a la edad de 73 años en brazos de su fiel Adela.
El autor del Danubio Azul era un hermosísimo macho provisto de ojos soñadores y una gran mostacho. que sabía vestir con gran elegancia. Bromista y alegre,las mujeres se morían por él.Juancito era admirado por cualquiera que tuviera oídos, desde animales hasta grandes compositores como Juan Brahms, el judío alemán considerado como el mejor sinfonista después de Beethoven. Cuando Juan Brahms y Juan Strauss por fin se conocieron en Viena, casi bailan juntos del deleite. Conversaron como loras viejas en guanacaste y al momento de darse autógrafos, el gran monstruo sagrado Brahms le escribióa Strauss los compases iniciales del Danubio Azul, firmando luego "lamentablemente no de mi inspiración."
Tadea Mirszlac, la gitana que fue amante de Francisco José I y luego del hijo de éste(Rodolfo), afirmaba que su gata persa Mota no podía escuchar las notas del Danubio Azul porque comenzaba a girar y girar como si estuviera bailando. Sissy emperatriz afirmaba que un vals de Strauss le quitaba los cólicos mejor que cualquier medicamento, la reina María de Rumanía le enseñó a una lora suya a silbar el vals Emperador y el gran compositor ruso Pedro Ilitch Tchaikovsky solía decir que la fórmula instantánea para crear una sonrisa era oír algo de Juancito.La obra de Juancito Strauss ha sido plagiada por otros músicos clásicos así como por estrellitas actuales como Chayanne con su Tiempo de Vals, el cual tiene un pavoroso "parecido no casual" con "La Boda de Silvia", una obra que fue un regalo de boda de Juancito para la hija mayor de un amigo suyo.
Las notas de Juan Strauss acompañaron la última época dorada de Viena como asiento del poder de los Habsburgos, y han estado presente en miles de fiestas de quince años para que la agasajada baile con su padre en su début de adulta. Aún mucha gente que jamás escucha música clásica conocen las primeras notas del Danubio Azul, el cual yo me tuve que aprender al piano-alejándome momentáneamente de mi dieta usual de Liszt, Chopin y Villalobos de aquel entonces- para complacer a mi abuela Merceditas, quien siempre afirmó con pasión que Juancito era y seguiría siendo "lo mejorcito de la pelotita del mundo en música."
Una estatua dorada de Juancito fue desvelizada en Viena el 26 de junio de 1921 como tributo al Rey del Vals, pero el mejor homenaje que podemos rendirle a este monarca absoluto del tiempo ternario es cuando sin darnos cuenta, mientras corregimos exámenes, peinamos al gato o cocinamos en casa, las notas de un Vals Emperador o su Danubio Azul salen silbando de nuestra memoria.