Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

viernes, 8 de febrero de 2008

el trompudo màs nefasto


HIROHITO: FUE DIVINO SU CASTIGO?
Cecilia Ruiz de Ríos

Según la tradición, al nacer Hirohito en 1901 venía con la divinidad en el cuerpo, siendo descendiente de la diosa del sol. Cuando él nace, Japón tiene unos 50 años de haber reabierto sus puertas al occidente. Hirohito como niño no fue precisamente feliz. Nadie lo puede ser si ve a su madre una vez por semana y a su padre solo en contadas ocasiones. Desde chico fue educado por los mejores tutores.Conforme fue creciendo, comenzó a ejercitar el derecho a decir no, pero solo en unas cuantas ocasiones. Era tabú que alguien tan cercano al trono usara gafas en público(huy, símbolo de debilidad,y los dioses no padecían de la vista!) pero Hirohito se negó a apearse los anteojos porque sin ellos era más ciego que un topo.Otro estruendoso no del casi siempre dócil Hirohito fue cuando escogió consorte. El quiso tener por esposa a Nayako, pero los que se oponían le inventaron todo tipo de peros a la futura emperatriz...que había genes de daltonismo en su familia, que era inconveniente, que roncaba, etc. etc. Para sacarle la fiebre de la infatuación a Hirohito lo mandaron de viaje a Europa. Fue el primer heredero imperial del Japón que salía tan lejos. Al fin y al cabo, Hirohito pudo regresar al Japón a cumplir su promesa de boda a su adorato tormento. En 1926 falleció el emperador de turno, y entonces Hiorhito pudo subir al trono. Su período fue llamado el de showa(que significa de paz iluminada, algo que no iba a cumplirse ni en los cachos de la luna). Comenzó a levantarse a las 6 de la mañana y a desayunar a la inglesa a las 7 a.m., pero la tarde la pasaba con su mujer. Fue coronado con toda pompa en Kyoto un 11 de noviembre de 1928.También quedó investido como sumo sacerdote del shintoismo. De esta forma Hirohito asumía en pleno los poderes de dios viviente.
Pero no todo era un lecho de rosas para el emperador. El nuevo mandamás había reconstruido Tokyo, el cual ostentaba nuevos boulevards en sitios que quedaron dañados tras el pavoroso sismo de 1923. Algunos criticaron estos boulevards diciendo que Hirohito quería fotocopiar los de París(construidos bajo Napoleón III). Algunos también insistían que Hirohito debía tomar una concubina para lograr el ansiado heredero varón para continuar la línea. Hirohito se negaba horrorizado a tocar a otra mujer que no fuera su adorada esposa(toda una lección para los maridos infieles de hoy!). Tras el nacimiento de 3 niñas, por fin vino al mundo en 1933 el ansiado varoncito, Akihito. La pareja real tuvo en total 7 retoños.
Al inicio del reino "a distancia" de Hirohito(porque el emperador y su familia vivían completamente divorciados del hombre común) hubo gran boom en la industria, los salarios eran bajos y habían muchas exportaciones.Pero cuando en la década de los 30 azotó la depresión, el Japón no pudo capearse de ella. Los militares estaban inquietos, como con ganas de tomarse el poder. En 1928 China estaba unificada, y en septiembre de 1931 unos oficiales japoneses apoyados por caudillos chinos hicieron saltar un trozo de la línea férrea en Manchuria, y el muerto se lo echaron a los chinos. Hirohito, no soportaba que los militares fueran tan independientes. Shanghai fue bombardeada por aviones nipones, estando Chiang Kai Chek en el poder en China. Hirohito se mordía la uñas de pavor pensando que a EEUU le atraería mandar una intervención armada. Los japoneses acabaron deschincacando a los chinos y 4 meses después de las acciones bélicas las tropas japonesas ase fueron a casa tras haber marchado por las calles de Shanghai. Las hostilidades siguieron y aunque en 1933 el embajador japonés en China denegó cuantos cargos le hacían, la Liga de Naciones estaba horrorizada. Japón tuvo que retirarse de esa organización y a Hirohito esto le dejó un sabor amargo en la boca.Hirohito seguía en casa en su tira y encoge con los militares. En 1930 algunos rebeldes militares habían eliminado a un puñado de ministros del gabinete. Era en una de las pocas ocasiones en que Hirohito botó la gorra y actuó. 17 de los rebeldes oficiales habpían sido ejecutados. Hirhito sin embargo no sacó temple de este incidente, sino que cada vez se hizo más timorato en cuanto a actuar drásticamente. Los japoneses desde niños eran adoctrinados en el bushido, o código de honor del samurai. Aprovechando el poco contacto del emperador con los campesinos y obreros, los militares aprovechaban para poner en boca del emperador palabras de empuje militarista. Por ende, los campesinos urgían a sus varones a que fueran a hacerse soldados. En 1937 la guerra con China escaló en violencia. Hirohito quería detener la guerra, pero el engranaje bélico no admitía un alto. El populacho japonés estaba sediento de sangre china. En diciembre de 1937 se dio la atroz violación a Nanking, donde unas 2 mil personas fueron torturadas y eliminadas. Los soldados nipones cometían atrocidades en nombre del atemorizado emperador. Las familias niponas comenzaron a pensar dos veces en mandar a sus chicos, pues demasiados venían en cajas convertidos en cenizas.
Cuando estalla la 2da. Guerra Mundial, el Japón ya sabía mucho de guerra. En 1940 Alemania iba ganando, y en septiembre de ese año Japón se unió al eje al lado de Hitler y Mussolini. El primer ministro, que era violentamente antigringo, creía que Alemania ganaría. En abril de 1941 este político-Matsuoka- se fue a ver a Stalin en Rusia, con la aprobación de Hirohito para el tratado que se firmó. FDR desde su presidencia en Estados Unidos les lanzó un embargo petrolero al Japón. Antes que se acabara el combustible el Japón optó por atacar Pearl Harbor un 7 de diciembre de 1941. En esa ocasión el emperador no dijo nada y 384 aviones japoneses soltaron sus explosivos confites sobre los gringos. 6 buques de guerra, 120 aviones y 2400 soldados yanquis perecieron. Posteriormente Hirohito diría que él hubiera preferido declarar la guerra formalmente antes de atacar, pero su comentario cayó tarde. La industria de la guerra floreció. Nació el piloto kamikaze, en destino suicida en aras del emperador y el imperio. Japón ganó las primeras batallas. Hirohito se paseaba en un caballo blanco que le quedaba demasiado grande y no faltò quien dijera que el caballo acabarìa fucsia por sentir verguenza y sonrojarse andando semejante inùtil a tuto. Cayó Singapur arrebatado a los ingleses, Corregidor en mayo del 42, y los japoneses fueron derrotados en la Batalla de Midway en junio de 1942. En 1944 MacArthur les arrebató las Filipinas. La batalla de Okinawa dejó a los japoneses como cúcalas desarboladas, y ya Hirohito estaba preocupado. Los bombardeos aliados sobre el Japón dejaban miles d emuertos y heridos. En agosto habría de llegar lo peor después de Iwo Jima: las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki. Muchos culparon a Hirohito, quien al fin y al cabo se quedó en el trono como elemento estabilizador después de que se firmó a las 2: 40 a.m. de un 2 de septiembre la rendición del Japón a bordo del Missouri. Hirohito se salvó de la gran humillación de estar presente en la firma de la rendición. En 1946 dejó de darle atole con el dedo a su gente anunciando que no era divino. En febrero de ese año hizo gira nacional por ciudades bombardeadas, vestido de civil y portándose como cualquier ciudadano de clase media. Ahora era un inofensivo biólogo marino, con la familia a la vista. Su hijo Akihito se casó por amor con una plebeya católica y burguesa que jugaba tenis:Michiko Shoda, quien antes había sido prospecto de boda para el gran homosexual novelista Yukio Mishima. En 1960 Hirohito y su mujer fueron en un tour mundial y el viejo emperador gozó de los suyo en Disneylandia, donde le obsequiaron un reloj de Mickey Mouse. Este relojito habría de acompañarlo hasta su última morada cuando murió el 7 de enero de 1989, siendo enterrado un 24 de febrero siguiendo la tradición a la cual representó tan bien, y por la cual se ganó la fama de ser o un atroz criminal de guerra o un pusilánime de cuidado que recibió castigo divino por no saber decir no a tiempo.
foto: rendición del Japón. El gran ausente fue Hirohito, a quien se le capeó de la humillación de presenciar su derrota final.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy buen título de artículo