Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 4 de noviembre de 2007

Amina, la lecciòn para los machos


La aguerrida reina Amina de Nigeria, mejor comandante que cualquier macho

Cecilia Ruiz de Ríos

Hace unos años, cuando publiqué un artículo sobre militares con faldas, a un militarzote más inflamado que butifarra le dio por espetar que “era feo que una mujer hablara o hubiera participado en guerra.”Indudablemente que la reina Amina de Zaria (hoy Nigeria) le hubiera propinado su merecida dosis de nalgueadas a este colesterólico macho, ya que ella figura como una de las mejores estrategas militares de la historia.
Nacida en junio de 1533 a los 7 meses de gestación de su madre, Amina fue la primogénita de la reina Nikatau Bakwa Turunku, quien era hija del monarca quien fundase el reino Zazzau sobre el río Níger en Africa, durante los gloriosos días del Imperio Songhai. Su padre, aunque tenía excelentes relaciones con el emperador Songhai, prefirió mantener su autonomía. La madre de Amina había tenido buena disposición hacia el entrenamiento militar cuando joven, y de ella fue que la linda negrita sacó su talento para las armas. A los 16años de edad, tras haber mostrado gran inteligencia en sus estudios y la promesa de ser una gran belleza, Amina se convirtió en la princesa heredera al trono cuando su mamá Nikatau la puso al mando de las tropas del reino. Tras la muerte de la vigorosa madre en 1566, su hermano Karama calentó primero el trono tras la muerte de la reina, pero Amina no se durmió en sus laureles, por lo tanto cuando en 1576 el trono quedé vacante, la guerrera estaba más que lista para asumir el cetro. Viendo que el vecino imperio Songhai estaba en franca decadencia y los europeos merodeaban por doquier con la cruel cacería de negros para enviarlos como esclavos al Nuevo Mundo, Amina optó por fortificar sus ciudades con fuertes murallas que protegieran a los habitantes de cualquier invasor. Comenzando por Zaria, todas las ciudades-estado de Hausa pronto tuvieron sus fortificaciones.
Una vez que la hermosa morenaza tuvo bien resguardadas sus ciudades, comenzó su plan de expansión.

Recordemos que el imperio Songhai había estado proporcionando mansamente un 60 por ciento del oro circulante en Europa, y la presencia de los cheles en África cada vez era mayor, para disgusto de Amina. Los europeos se relamían pensando en caerle encima alas minas que estaban en territorio de Amina, y ella no iba a ceder sus tesoros así nomás. Anticipando que en 1588 el imperio Songhai comenzaría su desmoronamiento total como una torta con demasiadas pasas podridas, Amina tomó las medidas pertinentes al caso. Sabiendo que tras la nalgueada que le pegó Elizabeth I de Inglaterra a la “Armada Invencible” española en 1588 dejando a su ex cuñado Felipe II como perro regañado, los ingleses tenían un fuerte grupo mercenario en Marruecos, Amina reforzó su propio ejército. Muchos hombres del debilitado ejército del imperio Songhai se cruzaron a pelear al lado de Amina. La reina entonces comenzó a conquistar más territorio para su propia nación, añadiendo más ciudades –estados, expandiendo así sus fronteras y dominio militar.
Amina siempre marchaba a la cabeza de sus huestes y jamás retrocedía en las batallas. Entre los enemigos políticos de Amina se contaban a varios fofos entreguistas: el califa islámico de Marruecos y el sultán Ahmed Al Mansur, quienes solamente sabían responder con sí señor a los europeos.
Askia Isshac, último emperador Songhai, también parecía tan pusilánime como un eunuco ante los mandatos de los europeos, y a él le echan el muerto los historiadores de algo tan horrible como la caída del imperio bajo su mando. Los territorios conquistador por Amina se expandieron hasta llegar a la ciudad de Kano. No en balde llamaban los soldados a Amina como “Yar Bakwa ta san rana”, lo cual en su lengua significa “Amina hija de Bakwa, mujer tan capaz como un hombre.”Otros gobernantes comenzaron a rendirle tributo, enviándole nueces de kola y eunucos como regalos. Otros le pagaban fuertes impuestos. Durante 34 años más o menos, Amina demostró que era la mejor guerrera de toda la pelotita del mundo. También Amina favoreció el comercio trayendo prosperidad a su nación a través de la exportación de sal, oro, corceles y algodón. Pero tanto éxito en el campo de batalla habría de costarle caro. Zahsa, su sobrina predilecta e hija de su hermano Karama quien había sido gobernante antes que ella, murió embarazada durante una de las batallas. Amina, quien la amaba como hija propia, nunca se perdonó a sí misma el haber dejado que la chica gestante participara en combate. Amina no dejó hijo varón dado que en tres ocasiones, estando gestante se fue a batallar y acabó perdiendo las criaturas que esperaba. Se cree que tras el último malparto, la soberana quedó imposibilitada de volver a quedar encinta, lo cual es una lástima pues a mujeres como ella sería bueno sacarles raza. Amina siempre priorizó el bienestar de su tropa y era la mejor camarada de los soldados, mostrándose accesible y risueña todo el tiempo aún cuando la artritis, mal que la aquejó desde los 25 años de edad, le estuviera dando lata. Amina Sarauniya Zazzua-nombre completo de esta reina-era muy amante de los niños y los animales, y entre sus favoritos estaban su camello Ki, varios corceles de extracción árabe y el malcriado elefante Sou, quien una vez se le perdió por 20 días haciéndola derramar las únicas lágrimas que se conoce que ella soltara en público. Afortunadamente, el travieso paquidermo le fue devuelto por unos comerciantes árabes tras cobrar un rescate fabuloso.
Amina moriría en 1610, el mismo año en que Ravaillac le hizo salpicón la barriga al buen rey francés Enrique IV, y cuando se supo la noticia en Europa, muchos sucios comerciantes de la trata de esclavos soltaron un suspiro de alivio. Quizás ese fue uno de los tantos piropos disfrazados que esta reina coleccionó a lo largo de su vida como guerrera infatigable, monarca proba y justa, y mujer incomparable que merece ser colocada al lado de africanas inmarcesibles como Nzingha de Ndongo y Matamba y la fabulosa Nandi madre de Shaka Zulú.

2 comentarios:

Anacelia Blanco Suárez dijo...

Buenos días:

Me encuentro trabajando en un texto para el grado séptimo del área de sociales, de educación básica.
Uno de los temas reifere sobre la princesa Jinga, el cual requiere ir ilustrado, me gustaría saber si usted nos puede otrorgar su permiso para utilizar la foto que de ella tiene publicada en su bloc.
Agradezco pronta respuesta y de ser posible enviarnos una fotografía con buena resolución y los datos que deben aparecer en créditos, en caso de que como espero su respuesta sea afirmativa.

Nuevamente muchas gracias.

Anacelia Blanco Suárez
anaceliablanco@hotmail.com
colmenaresn@santillana.com.co

Anacelia Blanco Suárez dijo...

Buenos días:

Dejé una petición en su blog.
Equivoqué el nombre del personaje que necesito. En realidad la foto que necesito es la de la Reina Amina, que efectivamente es la que tine publicada en su la página.


Nuevamente muchas gracias.

Anacelia Blanco Suárez
anaceliablanco@hotmail.com
colmenaresn@santillana.com.co