Bienvenidos a El Mundo según Cecilia

Ni en broma ni en serio sino que en ambas formas y gracias a la guìa de mi hija Elizabeth, aquì estoy dando a luz a mi cuarta intervenciòn en Internet, siendo mis anteriores websites www.cablenet.com.ni/historyarte , www.cablenet.com.ni/historia/histoper y www.cablenet.com.ni/rubendario .Soy Cecilia, historiadora y profesora de idiomas tan orgullosamente nicaraguense como nuestro rìo San Juan, tengo 48 años y 27 dìas al momento de comenzar este parto, y es un intento por saltarme la barrera de las censuras, derribar el muro de Berlìn de los convencionalismos gazmoños y evitar que mis aportes se vean entorpecidos por la mediocridad. Aquì encontrarèis mis artìculos sobre historia, mis relatos de terror que sacan tinta de la sangre de los campos de guerra de la Nicaragua violenta de los años80, mis pensamientos filosòficos y mi amor incondicional por los animales. Quizàs sea la màxima expresiòn del egocentrismo militante y el sadismo utilitario, pero os prometo que no estarèis indiferente a nada, que ya es algo en este mundo de tedio y aburrimiento. Pasad adelante y gozad, o a como dicen los "cops" en Estados Unidos: Relax and enjoy it!
Cecilia Ruiz de Ríos
31 de octubre de 2007,Managua

domingo, 25 de noviembre de 2007

las damas del trono del Crisantemo


LAS INMARCESIBLES EMPERATRICES DEL JAPON
Cecilia Ruiz de Ríos
8 mujeres en total ocuparon el trono del Crisantemo en la historia del Japón, y algunas de ellas fueron excelsas gobernantes y estadistas, cumpliendo con la frase que en el siglo XX hiciera el gran Winston Churchill respecto a que “muy bien está el país bajo el mando de una mujer.”Lástima que solo machos corruptos han ensuciado la silla presidencial acá, a excepción de doña Violeta!
La emperatriz Suiko del siglo VI de la era cristiana encabeza la lista de emperatrices siendo el mandamás # 33 de acuerdo al orden tradicional de sucesión en el Trono del Crisantemo. Fue la primera hembra en gobernar sola. Se le conoce también como Princesa Nukatabe y póstumamente como Toyomike Kashikiya, y fue la tercera hija del emperador Kimmei. La habían casado con su medio hermano el emperador Bidatsu después que la primera consorte de éste falleció. Suizo pasó a ser la esposa oficial y en el transcurso de los años le tuvo dos varones y tres hijas a su esposo. Tras la muerte de Bidatsu, el hermano de Suiko (Yomei) llegó al poder, pero la fiesta le duró solo 2 años pues enfermó gravemente y murió. Tras la muerte de Yomei hubo una cruenta lucha por el poder entre los clanes Soga y Mononobe, ganando los Soga al poner en el trono al emperador Sushun en 587, quien tampoco duró mucho pues lo asesinaron en 592. Fue cuando eligieron a Suiko como la primera mujer gobernante, y una vez en el poder supo mostrar que era una mujer de armas tomar. Aunque ella había tomado votos de monja budista antes de acceder al trono, Suiko obviamente no pasó su reinado solamente rezando. Ella reconoció oficialmente al budismo como religión estatal, en 604 se adoptó una Constitución de 17 artículos. En su lecho de muerte un 15 de abril de 628 ella solo dejó vagas indicaciones sobre quién de los 2 herederos debía reinar: el príncipe Tamura,quien llegaría al trono como el emperador Jomei en el año 629. No sería hasta unas décadas después que en el año 642 una bisnieta de Bidatsu-el marido de Suiko-llegaría al trono como la emperatriz Kogyoku. Al nacer era la princesa Takara y era la esposa del emperador Jomei.Ellos habían tenido 3 hijos. Kogyoku ascendió al trono como mandamás no.35 y luego de nuevo como gobernante no.37 como Emperatriz Samei en 655. Durante su primer reinado se vio opuesta por uno de sus hijos, quien planeaba darle un golpe de estado. Profundamente dolida por eso, la emperatriz abdicó al trono.Cuando su hermano Kotoku, quien estuvo en el trono su abdicación, murió ella retomó las riendas del poder. Durante su segundo reinado la emperatriz se pasó buen tiempo en guerra, y el conflicto fue con Korea.Ella se alistaba a guerrear contra los miembros del reinado Silla en Korea cuando el 24 de agosto del año 661 tuvo la sal de morirse en el palacio Asakura antes que sus huestes marcharan hacia el enfrentamiento. No fue hasta en noviembre del mismo año que le darían sepultura a su cuerpo, y su hijo por fin pudo acceder al trono como el emperador Tenji.
La emperatriz Jito fue la gobernante número 41 en la larga lista de emperadores nipones. Hija del emperador Tenji, era la esposa del emperador Temmu , quien para colmo era su tío también. En el año 687 ella tomó el trono y gracias a su férrea voluntad sería que su nietecito Mommu pudiera posteriormente convertirse en monarca. Esta hermosa abuela abdicaría a favor de Mommu en el 697 y sería la mejor consejera de Mommu hasta su muerte el 22 de diciembre del año 702.
El cuadragésimotercer gobernante imperial del Japón también sería una mujer: la emperatriz Gemmei. Hija del emperador Tenji y esposa del príncipe KUsakabe no Miko, era la nuera de la emperatriz Jito. En la maraña de relaciones endogámicas, Gemmei era tía de su esposo. Cuiando el hijo de ambos, Mommu, murió en 707, ella aceptó el trono para calentarlo para Sho Mu, quien era nietecito de ella. Pero en 715 Gemmei abdicaría a favor de la hermana de Mommu, la emperatriz Gensho. En 708 Gemmei movió la capital del Japón hacia el oeste de la ciudad de Nara, dando así inicio al período histórico que conocemos como período Nara del Japón.Gemmei moriría un 7 de diciembre del año 721, siendo sucedida en el trono por la emperatriz Gensho.
Como gobernante no.44, nació como la princesa Hidaka. Era la hermana mayor del emperador Mommu, hija de la emperatriz Gemmei, nieta de los emperadores Temmu y Jito, y a través de la línea materna nieta del emperador Tenji. Mejor linaje no pudo haber pedido la señorita, ya que la recordamos como una de las solteronas más empedernidas de la historia. Gensho fue colocada por su mami a calentar el trono para el futuro emperador Mommu, quien estaba demasiado chiquito para gobernar solo. Bajo su reino en 720 fue publicado el Nihonshoki, primer libro de historia del Japón. En 724 ella abdicaría a favor de OSMU. Jamás quiso casarse ni dejó hijo alguno.
Nacida en 718 y fallecida el 28 de agosto de 770, Koken fue la emperatriz número 46 y 48 de la larga lista sucesoria, ya que primero rigió el destino del Japón entre 749 y 758 como emperatriz Koken y luego como emperatriz Shotoku en su segundo período entre 764 y 770 de la era cristiana. La primera vez fue sucedida por su primo el emperador Junnin, pero 6 años después de haber abdicado se arrepintió y le quitó la corona al primo para volverla a usar ella. Hoy en día se le recuerda como una mujer caprichosa y por su tórrido affair con el monje budista Dokyo, un hombre a quien le pagó su cariño con títulos y riquezas. Este amorío ilustraba el creciente poder del budismo y fue factor primordial para que el emperador Kammu decidiera mover la capital fuera de Nara en 784. Shotoku moriría desfigurada por una galopante viruela y fue sucedida a su muerte por el emperador Konin.
La emperatriz Meisho, nacida un 9 de enero de 1624 y muerta un 4 de diciembre de 1696, fue la gobernante número 109 del Japón imperial. Reinó desde el 22 de diciembre de 1629 hasta el 14 de noviembre de 1643. En realidad se llamaba Okiko. Era la segunda hija del emperador Go-Misunoo y su mamá era la hija del segundo shogún Tpkugawa Hidetada. Ella no pudo tener hijos propios, pero fue excelente madrastra para los hijos de su marido. Ella rindió tributo a dos anteriores emperatrices (Gemmei y Gensho) al unir sílabas de los nombres de las para formar su nombre imperial de Meisho. Ella se vio emperatriz cuando su papá el emperador abdicó tras el Incidente de las Ropas Púrpuras(no pudo mantener el poder ante los impulsos de los shogunes, quienes lo anulaban), pero el papá quiso mantenerla a mecate corto durante su reinado, a tal punto que ella abdicó luego a favor de su medio hermano menor, el emperador Go-Komyo.
La emperatriz Go-Sakuramachi sería la gobernante número 117 del Japón imperial. Ella fue la última de las emperatrices del Japón, estando en el poder desde el 13 de septiembre de 1762 hasta el 9 de enero de 1771 antes de abdicar a favor de su sobrino el emperador Go-Momozono. Ella moriría un 24 de diciembre de 1813. Había nacido con el nombre de Toshiko y tras de ella solo vendrían hombres en el trono del Crisantemo, pero ella llegó a reinar gracias a un decreto especial. Ella había llegado a gobernar tras 119 años de no haber una mujer mandamás, después de la emperatriz Meisho. Durante su reinado se abarcaron las eras Horeki y Meiwa, y al morir ella a los 73 años de edad dejó escrito un libro llamado Kinchu-nenju no koto (Asuntos de años en la corte Imperial) con contenido de sus poemas, cartas imperiales, crónicas y otros pensamientos, todos ellos de alta calidad literaria.